¿Y después de la pandemia qué?

¿Y después de la pandemia qué?

Todos hemos estado al pendiente del avance y evolución de la pandemia derivada de la propagación del COVID-19, esperanzados a que las acciones implementadas por las autoridades de los tres niveles de gobierno tengan impacto y logren disminuir el número de personas contagiadas por el virus y por ende la cantidad de personas que pierden la vida por complicaciones derivadas del mismo.

Los mexicanos que mayor consciencia han tenido respecto a las consecuencias de la propagación sin control de dicho virus, han hecho un esfuerzo por resguardarse en casa, otros tantos también conscientes de la situación pero que no tienen la posibilidad de quedarse en casa por la necesidad de llevar el pan de cada día hasta sus hogares, atienden las medidas requeridas por las autoridades y muchos otros mexicanos han creído que todo es una mentira o simplemente no les interesa y continúan realizando reuniones masivas, visitan centros comerciales sin atender las medidas y no se preocupan por generar consciencia respecto a la situación.

El debate público ha sido centrado en lo que se está haciendo para enfrentar la crisis derivada de la pandemia, no solamente en materia de salud, sino también en materia económica, pues el virus ha orillado a las autoridades a que vigilen la apertura de negocios y establecimientos, cerrando todo aquel que no se dedique a una actividad esencial, como si toda la actividad económica no lo fuera.
Es así que los mexicanos nos hemos centrado tanto en el debate sobre lo que se está haciendo bien o mal que hemos olvidado cuestiones importantes como el por qué se complica la salud de personas contagiadas con el virus, por qué no centramos también el debate en los millones de personas que padecen de diabetes, obesidad y otras enfermedades cardiovasculares que complican la vida de los pacientes con COVID-19 y que en todo el mundo son las víctimas de este virus.

Muchos se preguntan por qué es necesario debatir lo que han hecho o no hicieron las autoridades pasadas, en qué nos afecta y por qué no estamos pensando en lo que tendremos que hacer después de que todo esto pase. En lo personal creo que analizar lo que otras autoridades hicieron o dejaron de hacer, es importante para entender en dónde estamos parados en la actualidad, con qué herramientas se cuenta y con cuáles no para hacer frente, de igual forma es necesario que los mexicanos entendamos la realidad con base en el análisis de todo ello para mejorar nuestro criterio frente al bombardeo de información al que somos sometidos diariamente, luego para comprender qué es lo que se requiere cambiar, mejorar o construir para en un futuro no padecer lo mismo, por ello es importante analizar lo pasado.

Una vez que logremos entender por qué somos un país con altos índices de obesidad infantil, personas con problemas cardiovasculares y una población con una gran cantidad de enfermedades como la diabetes que pueden ocasionar miles de muertes por las complicaciones que de estas se derivarían por otro virus como el que actualmente padecemos, es necesario voltear hacia el futuro. Entender los orígenes de estas enfermedades ayudará a que no solamente las autoridades implementen acciones para disminuir dichos índices, sino que también ayudará a que los mexicanos cambiemos radicalmente nuestra forma de vida, nuestra alimentación y la vida tan pasiva físicamente que llevamos diariamente.

Resulta necesario y urgente que los mexicanos en conjunto con nuestras autoridades de todos los niveles, nos centremos también en el futuro, después de que la pandemia pase, es necesario exigir a las autoridades un cambio de modelo político, económico y social que se vea reflejado en una mejora de la vida de todos los mexicanos, que logre impactar directamente en la conducta de los mexicanos, en nuestra forma de relacionarnos colectivamente, en la alimentación de los hogares y que modifique nuestra relación con lo público y lo político, que los empresarios (aquellos que tanta resistencia han puesto a mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados) busquen cambiar dicha relación y sean más humanos, que una vez que pasemos la crisis sigamos informándonos respecto a la toma de decisiones, que modifiquemos nuestra relación con la naturaleza y seamos capaces de cuidarla y respetarla para que le toque a futuras generaciones.

En fin, todos nos hemos estado centrando en el aquí y en al ahora, pero ¿cuándo comenzaremos a pensar en cambiar lo que está mal en el presente para mejorar el futuro? ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ