Apuntes en medio del contagio

Apuntes en medio del contagio

1. La providencia y la mala fortuna le están Jugando una mala pasada a nuestro presidente. Ni Maquiavelo ni Vico lo acompañan para que su proyecto transformador sea exitoso. En su largo periplo de político opositor nunca imaginó que en su segundo año de gobierno, se le atravesaría una devastadora pandemia acompañada de una no menos terrible recesión económica que generará recesión y millones de desempleados, echaría a perder sus planes. Como ha de extrañar el tabasqueño los años en que puebleando de plaza en plaza le resultaba tan cómodo criticar a los gobiernos neoliberales. Qué diferencia estar gobernando con la situación tan crítica que estamos enfrentando. El tiempo dirá si las políticas y decisiones que tome según su pretensión, lo lleven a ocupar en la historia el sitial de ser el mejor presidente de México. Sólo de esta forma habrá de confirmar que fue un aserto aquello de que la pandemia, según afirmó, le cayó “como anillo al dedo”.

2. La gran paradoja de la pandemia según se desprende de lo escrito por Jorge Volpi en días pasados, radica en que las élites como ocurría en la Edad Media, se encierran en sus casas a cal y canto, mientras millones de desafortunados se arriesgan al contagio del virus malvado al tener que salir a trabajar para producir los bienes y servicios y de esta forma, luchar por su sobrevivencia.

3. Ya entrados en la fase tres el gran desafío para el gobierno obradorista de la mano de la población podrá controlar la pandemia lo más pronto que sea posible dosificando las camas y equipo hospitalario para salvar el mayor número de vidas. Nuestro destartalado y saqueado sistema de salud pública no ofrece los mejores augurios. Desearíamos que ocurriera un milagro de la diosa casualidad.

4. ¿Salvaremos con éxito el ciclo escolar? Uno más de los daños colaterales del Covid 19 además del encierro fue el cierre de las escuelas. Estas que son guarderías en el mejor sentido de la palabra llevo a que bajo la vigilancia de los padres los niños y jóvenes deben seguir acumulando los aprendizajes propios de los programas educativos que están cursando. Así de la enseñanza presencial de golpe y porrazo se pasó a la enseñanza virtual. Este tipo de enseñanza una vez que pase la epidemia se podría adaptar y extender en amplios sectores de la población escolar. El Estado vería este sistema de enseñanza como una forma de optimizar gastos y ahorrar presupuesto. A partir del 20 de abril, concluidas las vacaciones que ahora con el confinamiento no se tomaron como tales, autoridades y maestros arrancaron con el programa “Aprende en casa”. Este plan emergente se apoya en programas televisivos con guías de estudio y tareas para los alumnos. Los contenidos se apegarán a los currículos con capacitación y acompañamiento de los maestros, se integraran carpetea de experiencias que reunirán los aprendizajes plasmados por los alumnos. El programa incluye visitas de los mentores a los domicilios de sus alumnos sobre todo en aquellos lugares remotos y con carencias de medios audiovisuales electrónicos. Este programa emergente reflejara la inequidad educativa que aún padecemos por el simple hecho de que no se cuenta en todos lados con la estructura tecnológica con los dispositivos (electricidad, televisores y computadoras con internet) que se requieren para su implementación. Para no ir tan lejos, el INEGI ha reportado que el 39 por ciento de los hogares no cuentan con conectividad de internet.

5. El sábado 18 de este abril dejó de existir Amparo Dávila, zacatecana que alcanzó el estatus de ser una de nuestras glorias literarias nacionales. Estimada por Alfonso Reyes de la que fue su mecanógrafa por un tiempo y reconocida por el “gran Cronopio”, la pinense es considerada como pionera del cuento fantástico. Hay están para demostrarlo “El patio cuadrado”, “Árboles petrificados” y “El huésped” por citar tres ejemplos. Durante unos años fue esposa del pintor Pedro Coronel. Los gobiernos del estado y de Pinos deben hacerle un reconocimiento más allá de poner una placa o asignarle su nombre a una biblioteca o centro cultural.

P.D. Impotente. Con su rostro triste, patético y compungido se vio el Presidente en una de sus mañaneras al reconocer el reparto de despensas que hacen los carteles al pueblo bueno y sabio pero también jodido, menciono, casi implorando de favor a los carteles delincuenciales, “ya bájenle…”. Mejores leyes y una estrategia disuasiva es lo que está faltando para atacar a la delincuencia. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ