Sacudiendo humanos y la enseñanza de las pestes

Sacudiendo humanos y la enseñanza de las pestes

Cada cierto periodo, el planeta sacude a los humanos de distinta manera como una forma de preservar el equilibrio o tal vez como estrategia de supervivencia o experimento genético, lo que es innegable es que cada vez que sucede una catástrofe global, surgen nuevos análisis, nuevas estructuras y transformaciones sociales profundas. Siempre creí que nuestra casa común se uniría ante alguna amenaza venida del Universo o ante la falta de control de un fenómeno creado por la misma especie humana, pues sin duda, algunos de ellos al considerarse únicos o elegidos, estúpidamente manipulan desde la ciencia, virus, bacterias, enfermedades o pandemias que son utilizadas en forma de ataque de país a país para generar el caos y obtener beneficios económicos. Estoy convencido de que el coronavirus es una estrategia de desestabilización económica y social que vamos a tener que pagar los más desprotegidos, los países pobres y, ya inmersos en el desconcierto, en el miedo, la muerte, el desabasto de medicinas y las pésimas estrategias gubernamentales, la ensalada caótica está lista para servirse y para afectar a todos. Históricamente, la peste de Atenas, de Agrigento, de Justiniano, la Peste Negra de 1346 que mermó a una gran parte de la población, la Viruela, la Gripe Española de 1918 que costó la vida de 50 millones de personas en todo el mundo, la Gripe Asiática de 1957 (Un millón de muertes), la Gripe de Hong Kong de 1968 (Un millón de víctimas), el VIH SIDA de 1982 con más de 25 millones de muertes y la gran pandemia llamada Diabetes con afectación de 108 millones en 1980 a 422 millones al 2014 y que será la principal causa de muerte al 2030, forman entre otras, grandes sacudidas a la humanidad que ponen en entredicho el avance científico y que colocan al descubierto nuestras actitudes más humanas o las más nefastas como dos caras de una misma moneda. Tal parece ser, ya pasando el tiempo entre una pandemia a otra, olvidamos como actuar, como prevenir, bajamos la guardia y aparece otra funesta estrategia de exterminio más efectiva que los hornos de Hitler, más barata que la fabricación de armas nucleares y más efectiva, pues antes que la muerte, el miedo, el desasosiego, la crisis previa y la posterior acaban por mermarnos; además, motivará que el capitalismo surja más fuerte que nunca pues la necesidad económica de los países que quieren emerger ante la desaceleración financiera originará y justificará, grandes endeudamientos que comprometerán soberanías, recursos naturales y generaciones presentes y futuras. Las pandemias deben enseñarnos que hay un origen, un daño y alguien que resulta favorecido con dicho mal; ya de paso, la gente se abraza a su religión, a su familia, llora a sus muertos y enfrenta heroicamente los embates de políticas fallidas, la simulación de donaciones de salarios para curarse en salud y grandes oleadas de desinformación e infecciones de pánico que hacen del encierro, un verdadero viacrucis. En este contexto, el mundo está manipulado por unos pocos, el coronavirus cumple con un fin económico y sus víctimas son la factura que engrosan las cifras de los grandes préstamos que vienen y, ya para no seguirle tanto el juego a los manipuladores, aproveche el encierro para fortalecer los lazos familiares, lea aquellos libros que tiene arrinconados y polvorientos, limpie los lugares que nunca puede por el cúmulo de trabajo, active su mente y su cuerpo pues ahora que termine la cortina de humo tan espesa, nuestra realidad será otra, las estructuras habrán cambiado y los arreglos en los oscurito habrán cuajado. Nuestro encierro facilitará a muchos operar en el subsuelo, así que genere sus propias estrategias personales para resurgir del caos, es lo menos que podemos hacer por nosotros. Aprendamos del coronavirus, seamos muy objetivos, por lo pronto, no salgamos del hogar para no motivar más encierro y peores estrategias, estemos atentos y construyamos una sociedad más informada, coherente y participativa. Finalmente, lo invito a no perder la brújula, el ajuste mundial que está emergiendo del coronavirus ocupará de nuevos guías sociales, vienen grandes cambios en los sistemas de gobierno, en los universitarios y, después del puente que termina al 30 de Abril, encontraremos más violencia, feminicidios, manipulación política, más pobres, más carencias y endeudamiento y, en general, un incremento en aquellos fenómenos sociales que ya de por sí, nos afectaban. Preparémonos, tenemos un mes para fortalecernos internamente. El coronavirus no es, ni será, la última pandemia. ¡¡¡Ánimo!!! ■

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos y
Secretario General del Consejo Zacatecano
de Protección al Ambiente
[email protected]
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ