La Pandemia Social y los enfermos del COVID-19

La Pandemia Social y los enfermos del COVID-19

Al Dr. Renzo Ramírez con mis
deseos de pronta recuperación.

 

La salud constituye un preciado bien que muy poco aquilatamos cuando lo tenemos y, en cualquier momento podemos perderlo por distintas enfermedades, sin importar nuestra condición económica, personal o familiar, preferencias políticas o religiosas, así, las enfermedades no son selectivas y cualquiera de nosotros podemos pasar de estar sanos a enfermos. Pensemos ahora que esta enfermedad causa un gran dolor a las personas que nos son más allegadas ya sea nuestra pareja, nuestros hijos, parientes y amigos, sumemos también que nuestra enfermedad nos está mermando y las fuerzas empiezan a sucumbir pues resulta que el coronavirus ha hecho mella en nuestro sistema respiratorio. Aunado a lo anterior, las redes sociales nos empiezan a satanizar, publican nuestra foto y empieza el linchamiento virtual que sin duda tiene afectación en nuestros seres querido pues se busca cuáles son nuestros vínculos más cercanos, olvidando nuestra vida entera, nuestra trayectoria profesional, nuestra calidad como padres, esposos o hijos; de pronto y junto con tu salud, todo se derrumba y ya para coronar el virus, de manera por demás estúpida, te declaran muerto sin estarlo, se genera la psicosis social y te llaman ahora el caso 1, el primer contagiado entre otros calificativos, ya ni siquiera te llaman por tu nombre como si por el solo hecho de haber tenido la mala fortuna de contagiarte hayas perdido en automático tu calidad como ser humano, pues les vale madre todo tu entorno personal. Así de peligrosas son las redes sociales, queman más rápido que los incendios de Australia y sirven de arma para delincuentes cibernéticos encubiertos detrás de movimientos sociales y tendencias políticas, son en mi opinión, que no es humilde, una pandemia social cuando no son bien empleados. Urge reglamentar al respecto pero los legisladores están aletargados y, mientras tanto, se debe llamar al orden pero hasta ahora los poderes estatales se han visto rebasados y no hay una sola postura al respecto, así que el Facebook y el Twitter, operan en la total barbarie con información falsa, cierta o a medias tintas. Regreso al caso de la pandemia COVID-19 de la cual, está pululando lo mejor y lo peor de cada persona por lo que debemos dejar a salvo los Derechos Humanos Fundamentales de cada individuo que se encuentra enfermo, recordemos que desde el Código de Hammurabi (1700 A. C.) ya sancionaba al médico que generaba un daño en la salud, en Roma la Ley Aquilea estableció la culpa gravis o el Juramento de Asaf e Hipócrates, de igual forma, el Código de Nüremberg de 1946 estableció un decálogo de principios que deben ser respetados cuando se afecta la dignidad humana de los enfermos, también importante es el Código Internacional de Ética Médica que se adoptó por la Asamblea General de la Asociación Médica Internacional en su tercera edición de 1949 en Londres. En este contexto, deben adoptarse irrestrictamente los puntos propuestos por la Carta de los Derechos Generales de las y los pacientes que a continuación detallo: 1. Recibir atención médica adecuada. 2. Recibir trato digno y respetuoso. 3. Recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz. 4. Decidir libremente sobre su atención. 5. Otorgar o no su consentimiento válidamente informado. 6. Ser tratado con confidencialidad. 7. Contar con facilidades para obtener una segunda opinión. 8. Recibir atención médica en caso de urgencia. 9. Contar con un expediente clínico. 10. Ser atendido cuando se inconforme por la atención medica recibida. En relación con lo anterior, el Dr. Carlos Tena Tamayo ha considerado que como ser humano, el enfermo posee los derechos que la ley le reconoce y le otorga; empero, sus derechos deberían ser preponderantes respecto a los del hombre sano, pues el enfermo se encuentra en desventaja y para que la ley sea justa, debería velar por proteger a la parte más frágil sobre la que se legisla: el ser humano enfermo. Retomo en particular dos puntos importantes, la dignidad y la confidencialidad de los enfermemos del coronavirus y desde esta trinchera hago un llamado a no promover en las redes sociales el agravio a la integridad y dignidad de los pacientes, a respetar su entorno familiar y humano y, a reflexionar en que podríamos ser cualquiera de nosotros y sería terrible padecer una enfermedad y tener que soportar tanta miseria humana. Pido al Universo, salud en abundancia para mi amado Zacatecas y mi México querido.

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos y
Secretario General del Consejo Zacatecano
de Protección al Ambiente
[email protected]
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ