Ser indígena y tener la piel oscura, condiciones que provocan desigualdad

Ser indígena y tener la piel oscura, condiciones que provocan desigualdad
El estudio de Oxfam describe los efectos de las características étnico-raciales en la desigualdad de oportunidades en México ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Estudio de Oxfam México reabre debate del racismo en México

■ En acceso a educación, las personas que no hablan una lengua indígena, 23% tiene concluida la educación superior frente a 6.2% de quienes sí son hablantes de lenguas indígenas

■ 40.5% de los mexicanos indígenas trabaja en los peores puestos laborales y sólo un 10.4% en los mejor posicionados

■ 18.8% de los blancos o mestizos están en trabajos de baja calificación y un 25.7% se desempeñan como empleadores o en los servicios

 

En México ser indígena, hablar una lengua originaria y tener la piel oscura son tres condiciones que provocan una desigualdad de condiciones para poder acceder a la educación, a ocupar mejores posiciones en el ámbito laboral y a formar parte del sector con mayor riqueza del país.

Oxfam México publicó en días pasados el estudio llamado “Por mi raza hablará la desigualdad: efectos de las características étnico-raciales en la desigualdad de oportunidades en México” y los resultados mostraron una evidente disparidad de oportunidades basada en el tono de piel, la pertenencia a comunidades indígenas y el habla de lenguas originarias.

Particularmente, en las conclusiones del análisis, se destaca que son las dos últimas condiciones, hablar una lengua originaria y ser indígena, las que generan las brechas más amplias de desigualdad.

Por ejemplo, en el acceso a la educación se refiere que de las personas que no hablan una lengua indígena el 23 por ciento tiene concluido el nivel de educación superior frente a sólo el 6.2 por ciento de quienes sí son hablantes de lenguas indígenas.

La diferencia también es significativa al tener en cuenta la denominada en el análisis como autoadscripción étnico-racial ya que el 25.5 por ciento de quienes dijeron ser blancos o mestizos tiene educación superior, mientras que entre quienes señalaron ser indígenas el porcentaje sólo es del 8.5.

En cuanto al tono de piel también una brecha amplia ya que el 25.5 por ciento de las personas de tez claras tiene un nivel educativo superior, frente a un 11.7 de quienes tienen un tono oscuro.
Al hablar del aspecto laboral el estudio divide las posibilidades en cinco grupos siendo el más bajo el de los “trabajadores/as manuales de baja calificación” que hace referencia a los trabajadores agrícolas, trabajadores asalariados informales y por cuenta propia en ocupaciones no agrícolas de baja calificación.

Mientras tanto, en el lado opuesto como mejor calificados, están “los empleadores y la clase de servicios” que se relaciona con las personas que emplean trabajadores, así como las asalariadas con cargos directivos, profesionales y técnicos calificados.

En la primera categoría está el 55.2 por ciento de la población hablante de lenguas indígenas, mientras que sólo un 7.4 por ciento ocupa los mejores puestos. En el caso de quienes no hablan lenguas originarias, el 20.3 por ciento están en las posiciones más bajas y el 24.1 por ciento en las mejor calificadas.

El 40.5 por ciento de los mexicanos indígenas trabaja en los peores puestos laborales y sólo un 10.4 por ciento en los mejor posicionados, frente a un 18.8 por ciento de los blancos o mestizos que están en trabajos de baja calificación y un 25.7 por ciento que se desempeñan como empleadores o en los servicios.

También el tono de piel influye para ocupar mejores o peores posiciones laborales pues sólo el 13.9 por ciento de quienes tienen la tez oscura está en puestos directivos, mientras que el porcentaje de personas de piel clara en estos niveles es del 26.5 por ciento.

El tercer ámbito que analiza el estudio de Oxfam México es el de la riqueza y divide a la población en cinco quintiles. El primero está conformado por los mexicanos más pobres y el quinto es el que incluye a los habitantes con mayor nivel de riqueza.

Más de un 60 por ciento de los mexicanos que hablan lenguas indígenas están en el quintil uno y sólo un 2.9, en el quinto; mientras que sólo el 15.2 por ciento de los no hablantes está en el grupo más bajo y un 22.3 por ciento en el más alto.

El 41.7 por ciento de los indígenas está en el grupo más pobre y sólo un 9.5 por ciento forma parte del quintil cinco; y, en cuanto al tono de piel, de las personas de tez oscura el 30.3 por ciento está en el quintil uno y solamente el 12 por ciento se ubica en el nivel más alto de riqueza.

Oxfam México señala, tras exponer estos resultados, que “las estadísticas son claras” en las tres dimensiones analizadas que son la educación, el ámbito laboral y la riqueza.

“En las tres dimensiones la condición de hablar una lengua indígena, identificarse dentro de una comunidad indígena, negra o mulata, o tener el color de piel más oscuro resultan en probabilidades menores de avanzar en el sistema educativo, progresar en el ámbito laboral o pasar a la parte más alta de la distribución de la riqueza”.

Incluso resalta que el hablar una lengua indígena es la condición que genera una mayor brecha de desigualdad y por ello concluye que “en México mantener la lengua materna indígena, en lugar de ser un recurso cultural y lingüístico valorado socialmente, se asocia con desventajas en el acceso a las oportunidades educativas, ocupacionales y económicas”.

Esto explica, apunta el documento, que desde una perspectiva económica y de movilidad social ascendente algunos padres hablantes de lenguas indígenas no quieran que sus hijos mantengan el uso de esta lengua.

Asimismo, Oxfam México sostiene que “la desigualdad de oportunidades de hoy todavía se alimenta de la discriminación y el racismo del pasado”.

Esto lo señala porque el estudio ha evidenciado que las personas que tienen antepasados indígenas o afro “aún sufren en carne propia las desventajas asociadas con haber nacido o crecido en familias y territorios que acumularon las desventajas sociales a causa de la discriminación”.

Por tanto, se señala que las políticas públicas en México, para acabar con esta discriminación, el racismo y la desigualdad que esto provoca, deben enfocarse tanto a revertir las desventajas históricas como las del presente.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70