Homenaje a Manuel Cervantes Mascorro, autor del himno UAZ [A un año de su deceso]

Homenaje a Manuel Cervantes Mascorro,  autor del himno UAZ  [A un año de su deceso]

La Gualdra 371 / UAZ / Personajes

 

“Ser universitario implica sentirse protagonista en la creación de un mejor mundo posible ¿si no es eso, qué es? ¿Acaso basta estudiar, trabajar, cobrar en la universidad para ser universitario? No, ello implica simplemente estar, pero no ser. Se puede estar sin ser. Ser universitario implica sentirse, reconocerse, expresarse como universitario”, según nos señala César Carrizales.

Para estar dentro de la universidad, y a la vez sentirla dentro de nosotros, es importante fomentar la identidad universitaria a través de todo un proceso que incluye el hecho de compartir valores, historia y símbolos institucionales, que de acuerdo al Artículo 4 del Estatuto General de la UAZ, son el himno, escudo, y lema, cuyo conocimiento sirve de vínculo para todos los integrantes de la comunidad, generan lealtad y son motivo de orgullo; además, constituyen parte del patrimonio intangible de nuestra alma mater.

A un año de distancia, la Universidad Autónoma de Zacatecas recuerda a manera de reconocimiento póstumo el fallecimiento del maestro Cervantes Mascorro, autor de la música de su himno, ocurrido el 30 de enero de 2018; dicha participación artística lo ligó a la Máxima Casa de Estudios de los zacatecanos. Mi obligación gustosa hoy, como cronista, como universitario, como ciudadano zacatecano, es expresar públicamente el agradecimiento a Manuel Cervantes Mascorro por su servicio generoso, pleno de méritos académicos y artísticos.

Para abundar con relación a su destacada trayectoria de vida, diré que nació el 26 de diciembre en 1955 en la ciudad de Zacatecas. Su madre, María de Jesús Mascorro, y su padre −también músico- Manuel Cervantes Mares, fueron inspiración para su espíritu musical. En su adolescencia formó parte de la Banda de Música del Estado bajo la dirección del maestro Juan Pablo García Maldonado; luego se fue a radicar a la Ciudad de México. Gradualmente fue mostrando su versatilidad como compositor -autor de la marcha Villa de Guadalupe, Zacatecas y el pasodoble Monosabio– e instrumentista.

José Manuel contrajo matrimonio con Ana Laura Inguanzo Natera, en 1974. De su gran amor nacieron dos hijas, Ana Gabriel y Ximena Aldonsa, que lo motivaron en su trayectoria.

Como regularmente regresaba a Zacatecas, en esas oportunidades trabajó, entre otros, con Luis Félix Serrano y fundó un ensamble propio, La Séptima Galaxia, que amenizaba eventos políticos de la juventud zacatecana de los 70. Además, fue parte de la primera generación de la Sociedad Coral de Zacatecas.

Como todo un virtuoso en superación constante, Juan Manuel alcanzó metas notables. En 1982 partió a Estados Unidos a especializarse en dirección orquestal sinfónica. Fue el arreglista musical de cantantes famosos, valga mencionar a Juan Gabriel y Julio Jaramillo. De regreso a Zacatecas, nuestro querido “Merques”, como lo llamaban sus amigos, se desempeñó profesionalmente en la Sinfónica de Zacatecas, ensamble que se constituyera al interior de la entonces Escuela de Música de la UAZ, dirigida por Alfonso Vázquez, y que hoy es conocida como OFILZAC.

En el campo de la música para publicidad creó, entre otras melodías emblemáticas, la famosa Chiquiti bum; además musicalizó videos para National Geographic que muestran los arrecifes mayas y orquestó para la pantalla grande. Desde 1999 radicó en Playa del Carmen, Quintana Roo, donde se desempeñaba como productor de 21 ensambles musicales de diversos géneros. Allá disfrutó sus últimos años de vida.

 

Su participación en el himno universitario

En 2005, durante el rectorado de Alfredo Femat Bañuelos, salió la convocatoria para hacer la letra del Himno a la UAZ, concurso que fue ganado por Pablo Parga Parga; posteriormente, al maestro Cervantes Mascorro correspondió musicalizarlo.

El himno se cantó por primera vez el 6 de septiembre de 2006, interpretado por el grupo coral universitario dirigido magistralmente por Alfonso Vázquez Sosa. Desde entonces, el himno, significativo emblema del orgullo universitario, se entona al inicio de ceremonias y actividades formales. Su letra y su música hacen vibrar el corazón de quien lo escucha, sea universitario o no.

El maestro Cervantes Mascorro no tuvo muchos reconocimientos oficiales en vida, porque siempre prefirió tomar los derroteros de la discreción. Después de su fallecimiento, el 7 de febrero de 2018 el zacatecano fue recordado en un homenaje póstumo en el Teatro Fernando Calderón que organizó la comunidad artística de Zacatecas con el apoyo de la UAZ y el Instituto Zacatecano de Cultura Ramón López Velarde; estuvieron presentes el rector Antonio Guzmán Fernández y el director Alfonso Vázquez Sosa.

En aquel homenaje se entregó un testimonio de gratitud a los familiares presentes y todos escucharon las interpretaciones musicales de sus amigos Héctor Saucedo, Sheila López, Martín Ortiz y Antonio Sigala. Estuvieron también el maestro Luis Félix Serrano y Salvador García y Ortega. La comunidad universitaria interpretó el Himno a la UAZ con los acordes de la Orquesta Sinfónica Juvenil, de la Unidad Académica de Artes, dirigida por Cristina Pestana.

Sirva este texto para ratificar el agradecimiento por su obra y en reconocimiento por la trayectoria del maestro, el artista, el amigo, y sepa que donde el Himno a la UAZ se toque, estará promoviendo la unidad de los universitarios y de los zacatecanos.

Manuel Cervantes Mascorro, orgullo universitario, como faro luminoso tu espíritu ya forma parte de la identidad de nuestra UAZ. Te recordamos con gratitud.

 

 

*Cronista de la UAZ. [email protected]

cró[email protected]

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-371

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70