Historia y Poder. Pobreza infantil en Zacatecas, más datos aterradores

Historia y Poder. Pobreza infantil en Zacatecas, más datos aterradores
Miles (de niños) trabajan en lugar de estudiar, jugar, divertirse. Y se les paga mal. Se les condena, señala el colaborador Foto: La Jornada Zacatecas

La historia de Zacatecas registra con dolorosas cifras las más elevadas cumbres de la desigualdad y la ignominia, al dejar solos durante centurias a los niños pobres que, con las consecuencias del maltrato y la desnutrición, dejaron las listas negras y los promedios alarmantes, principios aterradores de todo desorden, abulia y desdén que ocasionó el quiebre moral de generaciones enteras.
Durante siglos el trabajo infantil en el territorio zacatecano fue obligatorio y una gama de oficios se vio envuelta en medio de su vorágine por alcanzar bienestar a cambio de duras y tristes jornadas y en las minas y en el campo y en quehaceres cotidianos.

Años y años en que las enfermedades y sus gritos dejaron huellas en las colonias periféricas y el esfuerzo de miles de niños se vio envuelto en caminos muy difíciles por cumplir y tratar de sobrevivir ante el acoso del hambre, el frio, los golpes, la desolación total reiterada ante el discurso frívolo y la acción detenida, sumisa, nunca sin llegar al fondo de su drama.
Las naciones indígenas encabezadas por los indios zacatecos durante siglos cuidaban con más esmero a sus niños y a la llegada de los españoles la vagancia de los miles de huérfanos fue motivo de acciones represivas tratándolos como delincuentes en lugar de asentarlos en escuelas, comunidades agrícolas productivas, talleres y telares, voluntad pues de apoyo.

En cambio, el desprecio fue y es muy doloroso, delirante, desafiante a la concordia y la roña, los piojos, el cáncer y las pulgas, la difteria y las enfermedades en todo su apogeo los borró del mapa, no sin antes usarlos como objetos sexuales, como soldaditos en las refriegas, como esclavos en plantaciones, como campesinos en el arado y el azadón congelados y un largo etcétera que pide asilo en la razón y no la locura y la total indiferencia. Miles trabajan en lugar de estudiar, jugar, divertirse. Y se les paga mal. Se les condena.
Niños zacatecanos, niños mexicanos, niños del mundo, sagrados y abriendo caminos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70