Autosuficiencia Alimentaria. Una meta real

Autosuficiencia Alimentaria. Una meta real

En campaña Andrés Manuel López Obrador prometió lograr la autosuficiencia alimentaria del país. Tan simple y tan complejo: dejar de importar alimentos y consumir sólo los que se produzcan aquí.
La búsqueda de la autosuficiencia en cuanto a alimentación es una de las búsquedas prioritarias del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en especial porque la situación económica de gran parte de la población no les permite a millones de personas acceder a alimentos de importación cuyo precio les resulta prohibitivo.
Para un amplio sector de nuestra sociedad el apoyo a las pequeñas y medianas unidades de producción agrícola, un cambio del modelo productivo en la agricultura y una política de Estado que apunte a la soberanía alimentaria y recupere la meta de la autosuficiencia en este terreno, representa prácticamente la única vía para superar su estancamiento y su escasez de perspectivas a futuro.
Tan sólo unos cuantos datos que muestran la complejidad de la tarea que la 4ª transformación se ha echado a los hombros. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), México está entre los principales productores mundiales de sorgo y limón, cuarto de coliflor y brócoli, y quinto de frijol, naranja, papaya y fresa, aunque los productos que pesan en el platillo de dicha balanza no son los de consumo diario entre las familias mexicanas.
México no es un país autosuficiente en alimentos.
Entre 1985 y 2011 se dejaron de sembrar 2.5 millones de hectáreas, lo que ha provocado que la importación de comestibles sea cada vez mayor. De 2007 a 2012, las importaciones de alimentos fueron de 65.5% superiores al sexenio de 2000 a 2006.
La dependencia de México de las importaciones para satisfacer la demanda de los principales granos, oleaginosas y forrajes ha crecido en los recientes 20 años. Para 2014, 79% de arroz, 50% de trigo y 22% del maíz consumido en México provino del exterior.
México compra el 43% de los alimentos que consume y es el segundo país importador de comestibles per cápita después de Japón.
Tenemos que construir los mecanismos para que apoyar a los productores del campo para que nuestros trabajadores del campo produzcan en su totalidad todo lo que la población consume México dejará de comprar en el extranjero lo que consume.
Hoy, tenemos que erradicar la corrupción creada por los sistemas del PRI y el PAN que encontraron en los programas de apoyo al campo, la forma de crear clientelas electorales y tenemos que garantizar que los subsidios al agro mexicano sean entregados directamente a los productores, ejidatarios, comuneros, colonos y pequeños propietarios, lo cual impulsará el renacimiento del campo.
Sugerimos fortalecer y profundizar la atención al pequeño productor. Transformar la banca de desarrollo rural, integrando los servicios, y actualizar los sistemas de Administración de Riesgo.
El apoyo al campo y la búsqueda constante para la autosuficiencia alimentaria también reducirá la migración, pues habrá suficiente trabajo. Y cómo dijo desde la campaña nuestro presidente electo: “Que el mexicano pueda trabajar, pueda ser feliz donde nació, donde están sus familiares, donde están sus costumbres”.
Si bien ningún país puede ser autosuficiente al 100 por ciento, sí es posible aumentar la producción, sobre todo en el sur de México. La autosuficiencia, implica aumentar la participación local en el abastecimiento nacional implicar un cierre al comercio exterior.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70