‘De rodillas chicos’: felación y homofobia

‘De rodillas chicos’: felación y homofobia

La Gualdra 346 / Cine / Desayuno en Tiffany’s, mon ku

 

Felación consentida entre ambos, felación inducida por tradición sexual, felación chantajeada para conservar la pareja y evitar infidelidades, felación deseosa por el simple gusto de hacerla: éstos son los tipos de felaciones puestas en escena por el realizador francés Antoine Desrosières en su A genoux les gars (Sextape).

Proyectada en la categoría Una Cierta Mirada del Festival de Cannes 2018, Desrosières puso a sus actrices Souad Arsane (Yasmina) e Inas Chanti (Rim) delante de un guion -que ellas mismas coescribieron- basado en largos planos secuencias para contar una historia de violencia y descubrimiento sexual.

Las hermanas cursan la preparatoria y tienen novio o pareja esporádica: ellos quieren tener sexo y tener sus primeras felaciones; ellas apenas se animan a toquetearse; ellos juegan a burlarse de los homosexuales; ellas ríen también; ellos son mejores amigos y ellas hermanas y mejores amigas; por un breve tiempo ellas se separan y ellos acusan soledad y necesidad de tener, por lo menos, sexo oral para mantener la unión de la banda; conservar la banda es una buena excusa pero mantener la fidelidad del novio de la hermana pesa más, y aún pesará más un video de la otra hermana con uno de ellos… resultado, o ella sigue satisfaciéndolos o la escuela puede verlo.

Sextape, que se filmó en noviembre de 2016 y tardó más de un año en posproducción, tiene un guion de 408 páginas que no dieron espacio a la improvisación de las actrices (sólo un par de réplicas y breves escenas que ayudaron a aligerar las tensiones) quienes estuvieron cuatro meses de repeticiones intensas para conseguir aprenderse escenas de entre 15 y 30 páginas.

Desrosières quiso dar naturalidad a las escenas, por eso, a pesar de las condensaciones narrativas, buscó mantener secuencias largas. Para conseguirlo utiliza una estrategia en dos momentos de filmación: primero hace una toma corriente en donde de los actores hacen la escena como la aprendieron sin corte hasta que ellos terminan y entonces son muy largas, de unos 40 minutos; y la segunda, la de aire (soufflant) es la que normalmente va dirigida y afinada. El resultado se puede ver en dos escenas: una de sensación narrativa larguísima por las réplicas constantes y otra de duración temporal real en el espectador, ambas de casi 10 minutos cada una.

El segundo asunto que puede llamar la atención y que es una intencional inversión de clichés, es la exposición de desnudos integrales en los hombres y la ausencia de desnudez femenina. Elemento que apoya la intención de Desrosières en señalar que se trata también de un filme sobre homófobos, porque es el cuerpo masculino el expuesto al deseo del espectador: Así el amor carnal –en el sentido pasional y espiritual- de los amigos queda evidenciado.

De rodillas chicos es ciertamente una película en la que hay dos frases que vuelven todo el tiempo relacionadas con la felación. Por tanto, puede lastimar ciertos oídos más púdicos. Justo por eso, es una cinta que se sitúa sin problema en la ola de empoderamiento femenino y de denuncia homofóbica. Un documento que puede funcionar, incluso, en las aulas escolares.

 

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70