Por la legalización de la mariguana

Por la legalización de la mariguana

Las plantas existen y tienen un cúmulo de sustancias químicas las cuales, en principio, no tienen que ver con la forma en cómo las representemos o la construcción simbólica que hagamos de ellas. Así se construyó la idea de “droga”, para denominar productos de la naturaleza que tienen algún efecto ‘no deseado’ sobre el consumidor. Y la sociedad califica esos efectos como intolerables. Empero, ¿por qué se permite el peyote a los huicholes y se prohíbe para el resto de los mexicanos? ¿No hace el mismo efecto en ambos o se experimenta de manera distinta? ¿De qué depende ese cambio en la manera de experimentarse? Para unos es una ‘droga’ y para otros es un vehículo sagrado. El problema, por tanto, no está en la planta, sino en la forma simbólica que le damos. Los contenidos químicos de las plantas, ¿son todos indeseables? Hay seguramente, en todos los casos, usos positivos, desde medicinales hasta recreativos.

Un argumento muy socorrido por las autoridades de salud contra la permisión de ciertas sustancias es por el daño que hace su consumo a la salud de las personas. Esto es, se prohíbe porque ‘son dañinos a la salud’. Si esto es así, no está claro cómo es que no han prohibido el uso del azúcar. Esta sustancia ha resultado de muy alto daño a la salud humana. Hoy tiene a la nación completa en emergencia sanitaria por la prevalencia de enfermedades crónicas que han generado hasta insolvencia financiera del Estado para hacerles frente. Pero en lugar de prohibir el azúcar clasifican a la obesidad y diabetes como ‘enfermedades culturales’. ¿No podían catalogar al consumo de mariguana como una enfermedad cultural también? Además, lo mórbido del consumo es cuando deriva en adicción. Y es el mismo caso con un sinfín de productos de ingesta, hacer la lista de aquellos que pueden generar dependencia son muchos, desde el café hasta los quesos. Por tanto, los motivos sanitarios de la prohibición son difusos y ambiguos.

Pero otro motivo para cuestionar la prohibición de la mariguana y otras ‘drogas’, es no sólo el poco rigor en la definición de sus daños, sino los efectos extremadamente nefastos de su proscripción. Porque si la prohibición quedara en eso, otra cosa sería; sin embargo, no es así: el efecto social de hacerlo ha generado un problema social mayúsculo con la generación de bandas organizadas de comerciantes de las mismas que, al hacerlo, construyen imperios violentos que hacen más daño a la sociedad que lo que pudieran hacer la existencia de adictos a dichas sustancias. Esto es, la propia interdicción creó un problema que no existía. Eliminar todas esas prohibiciones nos permitirá tanto enfrentar el problema de la prevención de un consumo mórbido, como aprovechar el consumo positivo y además, eliminar el nefasto problema del narco.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ