Un rockcito para todos los roles / Las andanzas de Lorenzo por el rock…

Un rockcito para todos los roles / Las andanzas de Lorenzo por el rock…
FOTO: Material que contiene el libro ‘Zacaroll, las andanzas de Lorenzo por el rock de aquí’, de su servidor. Algunos de los pocos discos de rock que grabaron grupos zacatecanos en tres décadas

“Para todos, todo, para nosotros, nada”, rezaba el estribillo del sub comandante Marcos, que rifó desde mediados de los noventa hasta que se volvió una costumbre, como tantas y tantas situaciones anómalas que suceden en este alicaído México. “Pobre loco, caminando va, por la senda de la soledad, buscando lo que perdió una vez, en el mundo de la libertad”. Desde entonces, Lorenzo intentaba resumir, en unos cuantos escritos, la mayoría de sus cotorreos por el circuito del rock nacional, estatal y guadalupano, claro, antes de que los estudiosos corrigieran el término – de todas formas, Lorenzo es del mero mero Guadalupe viejo – siempre en sentido contrario a las manecillas del reloj, siempre contra la corriente, rolando a la izquierda, a la usanza contestataria (para ser contestatario hay que hacerlo, no decirlo). Por fin, un día, recopiló algunos escritos, realizó entrevistas con los pioneros del rock zacatecano, rescató las discografías de entre los más connotados coleccionistas, y el resto se los agenció de los puestos piratas del mero corazón de Tepito. Para hablar de los sesenta, era necesario conocer las raíces y, claro, hasta allá se trasladó un chavo de doce años, que a esa edad ya andaba moviendo el esqueleto con Palillos Chinos y los rock´n chá de Beto Díaz y la Orquesta de la Provincia. Ya escuchaba por la radio a Los Zosers, el grupo rocanrolero que identificaba a los zacatecas con la juventud de nuestro país. Conseguir sus discos fue una verdadera odisea, uff, nadie los quería soltar, unas verdaderas joyas que sólo los que las poseen, saben en realidad la valía de los dos acetatos que grabaron – el asunto monetario sale sobrando – para beneplácito de los eufóricos y aferrados al rocanrol. Los primeros, los auténticos, los únicos que grabaron piezas compuestas por ellos, composiciones que si las escuchaste a mediados de los sesenta, aún las seguirás escuchando con frenesí. Manicomio, Tema de los Zosers, Verano tormentoso o Problemas, siguen vigentes; aunque el sonido rocanrolero zacatecano perdura a través de sus rolas, poca gente las comparte. Luego a Los Gup Zak y a Los Tick’s, grupos guadalupenses que han quedado para siempre en el devenir zacatecano, pues a pesar de los avatares, siguen activos. Tres años después, fue seguidor de Fórmula Uno, Criollo, Fire Fly Company, Mr. Máquina, Séptima Galaxia y los que fueron integrando el circuito estatal. Sólo Fórmula Uno dejó constancia de sus inclinaciones poperas en un larga duración para Discos Karma en 1972, y posteriormente, un CD para Orbital Discos, otro de los grupos ancestrales que sigue rocanroleando como en los sesenta.

 

Viene la sicodelia, el rock pesado y el Lorenzo cada vez más metido con los artífices de la música para inconformes, en la música que la radio no tocaba, en las líneas que poco a poco iban ganando terreno en el desarrollo de los subgéneros del rock. A mediados de los setenta ya estaba en primera fila escuchando a la banda original por antonomasia, Toncho Pilatos, en inolvidable concierto en Fresnillo, donde el sonido jalisquillo se hizo presente para envolver en su atmósfera a los pocos rockeros que declaraban la guerra a la música de consumo. Spiders, Mara, Garabato, La Sole, Rock Mex, Dug Dugs, abriendo paso a la diversidad; el circuito estatal comenzaba a tener poder de convocatoria; el teatro del IMSS, el teatro Calderón, Humanidades, palenque de la feria, el gimnasio del IMSS se llenaban con la visita de una banda de carácter nacional; entonces, el rock se estaba diversificando y ya podías escuchar El punk rock de Dangerous rhythm o Size, que había nacido en cuna de seda – caso insólito en el mundo. México proponía los gritos de rebeldía desde la clase alta, aunque al poco tiempo surge el verdadero punk marginal, el de la banda, el de la realidad neta con Rebel’d punk, el Síndrome o Los Yaps.

Chac Mool, La Caja de Pandora, Iconoclasta, Praxis, Nobilis Factum, Flught en la progresión, en la música arte, dando el rol esporádicamente por doquier, aquí sólo algunos le cayeron.

Euterpe, Amanecer, Four Winds, alternando con Luzbel, Alucard, TNT, Newspaper, Rockdrigo González, Banda Elástica, Eskirla, Juguete Rabioso, Café Tacuba, Caifanes, hasta llegar a integrar un sólido conglomerado de los engendros del metal, que en brutales ataques de death y thrash, se extendieron desde fresno y Zacatecas en las propuestas de Séptimo Ángel, Necrosis, Velatorio, Noxious Creed, Crucifijo, Pacal, Pietrasanta, Ansuz y la alternancia de la banda punk La Orquídea Polternwinter, para dar inicio a la música del tercer milenio.

Lorenzo siempre presente en los eventos, disfrutando y percibiendo la evolución del rock de aquí, hasta el final de los tiempos. El rock zacatecano estaba multiplicándose antes de ser olvidados por las nuevas generaciones. Los que vivimos plenamente el rock-rock, los soñadores, los seguidores de la música que se está haciendo clásica nos rebelamos ante la inminente construcción de las barreras que los necios intentan colocar en detrimento de los actos culturales, de convivencia o de sobrevivencia, que auspiciados solamente por la inercia, la independencia y la indiferencia, nos manifestamos con un cúmulo de escritos que dentro del Colectivo Zacatecano de Rock se han constituido en un pequeño texto titulado Zacaroll, las andanzas de Lorenzo por el rock de aquí, donde se mencionan las agrupaciones que han tenido que ver con el rocanrol en el estado y su aportación a la música de los jóvenes desde el cincuenta y nueve. Por supuesto que esto es el comienzo, y en verdad, no es un tratado estricto sobre la historia del rock zacatecano, eso que lo hagan los historiadores, esto es sólo una reseña de las andanzas de Lorenzo en los conciertos que aquí se narran.

El texto en mención se presentará a la sociedad cual ansiosa quinceañera, el viernes 7 de abril del presente, en El Foro, Sala de Espectáculos, a las 18:00 horas, con el aporte cultural de las bandas de rock Deldesierto, Ixion, Nsepulto, Mutilated, Urbanicidio, Alpha, Exion, Diakósmesis, Fonquis y Segundo Lugar, en dos etapas, la de la presentación del libro y la de la presentación de Deldesierto en su gira por el norte. Presentadora: Ariz; comentadores: Alba Hunter y Rogelio Aguas. Como verán, pura banda rockera; los intelectuales andarán ese día discutiendo sobre las notas que no hacen ruido, las notas que no mueven los sentidos. Te espero banda, habrá un mezcalillo por allí.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ