‘De izquierda’. Un recorrido por el cambio [Primera de dos partes]

‘De izquierda’. Un recorrido por el cambio [Primera de dos partes]

La Gualdra 281 / Libros

Dirigir la política, “en el mejor de los casos”, era una de las aspiraciones elementales señaladas por José Revueltas (1914-1976) para toda agrupación de izquierda.

En una de sus últimas entrevistas (concedida a Ignacio Hernández) expresaba la preocupación por la incapacidad, en otro momento inexistencia, de una fuerza organizativa capaz de conducir de manera racional las aspiraciones sociales.

Lo que años antes tipificaría en profundidad como un proletariado sin cabeza.

“Yo creo —dice Revueltas— que si no hay una vanguardia democrática capaz de pensar y racionalizar los fenómenos no se puede dirigir la historia.

Creo que es posible dirigir la historia, pero en cierta medida. Como dice Trotsky en todos sus estudios, nosotros no aspiramos a dirigir toda la historia, hay cosas que no podemos aspirar a dirigir, ni la ciencia, ni el arte, ni otras cosas [….].

Y ejemplos de este tipo de partido nos lo dieron los jacobinos franceses y los bolcheviques rusos”.

Recientemente —en la coyuntura político-social del pleno restablecimiento del viejo régimen, y en vísperas también de una nueva elección presidencial— ha aparecido una serie de obras tendientes a contribuir en los debates del devenir de eso que llamamos la izquierda mexicana.

Esfuerzos que insisten también y por fortuna en la mirada reflexiva al pasado. Ejemplos de éstos son el magno proyecto La izquierda mexicana del siglo XX, a cargo de Arturo Martínez Nateras, cuyo Libro 2, Movimientos sociales, compilado por Joel Ortega Juárez, circula en librerías bajo el sello de la UNAM.

Como también, en la colección Revistas Mexicanas del FCE, El Machete, versión facsimilar de la revista —propiedad del entonces Partido Comunista Mexicano— que en los 80 dirigiera Roger Bartra. Una publicación sui generis con quince entregas mensuales que tiraba 20 mil ejemplares.

 

Movimientos sociales

Ahora sabemos que casi la totalidad de los movimientos sociales del siglo XX mexicano, conceptuados éstos como las “empresas colectivas que pretenden luchar por un interés común o garantizar que se alcance un objetivo compartido mediante una acción que tiene lugar al margen de las esferas institucionales establecidas”, fueron de marcado perfil libertario: de izquierda.

Escapan a ello unos pocos ejemplos. El vasconcelismo y el henriquismo (ambos acotados a sendas campañas electorales), la cristiada (extendida en tiempo y territorio), y en tanto expresiones en contra de un poder estatal, el surgido de la envolvente Revolución Mexicana, pueden también incluirse en la travesía del cambio.

Es este largo recorrido el que analizan los más de cuarenta autores de La izquierda mexicana del siglo XX, Libro 2. Movimientos Sociales, parte de una historia general de seis tomos (circula igualmente el primero, Cronología) tendiente no sólo a la reinterpretación de los aconteceres sino al rescate de la memoria.

Tarea emprendida, consecuentemente, tanto por observadores como por protagonistas de cada uno de los apartados.

Se trata de una extendida y rica lista de temas. Al grado que se desbordan a la periodicidad presupuestada.

De la Convención de Aguascalientes al Movimiento urbano de los 80; del Cardenismo al Movimiento estudiantil; del Feminismo a Ayotzinapa. Un gran número de estaciones en las que la presencia de la izquierda, si bien constante, tiene sus altibajos de acuerdo a los mismos estudios compilados en el nuevo libro.

Revisitada la complejidad la sociedad mexicana y sus movimientos, Ortega Juárez reitera la tesis acerca del agotamiento de la ideología de Revolución Mexicana, pieza del mecanismo de dominación que, “probablemente, esté llegando a sus últimos espasmos”. Pero también matriz de la llamada cultura nacional, cuyas más altas expresiones se manifestaron entre los años veinte y cuarenta: Muralismo, Contemporáneos, Estridentismo, novela de la Revolución, nacionalismo musical, instituciones.

Realidades que en el tiempo llegarían a plantearse la gran pregunta, bien resumida por Carlos Fuentes, acerca de nuestra capacidad de identificación de política y cultura “haciéndolas cada vez más auténticas, más completas y más constantes con nuestra realidad más profunda”.

La izquierda mexicana del siglo XX, Libro 2. Movimientos Sociales incluye textos de Gema Lozano, Ignacio Carrillo Prieto, Gerardo Peláez, Sara Lovera, Roxana Rodríguez, Verónica Oikión, Eliezer Morales, Arturo Whaley, Alberto Pulido, Oscar Moreno, Marco Rascón, Donovan Garrido, Porfirio Muñoz Ledo, Jorge Castañeda, Alejandro Varas, Mauricio Flores, et. al.

 

 

“Memoria, presente, porvenir

Estoy convencido de que en la interpretación de la historia, en el rescate de la memoria se libran batallas políticas fundamentales. Es en este escenario donde se sitúa nuestro empeño. Venceremos en la política, venceremos en la memoria y en la historia si entendemos que el proceso de transformación democrática de nuestro país es permanente, largo, continuo, que la lucha es cuento de nunca acabar y que la inconformidad es la fuerza motriz de la historia.

La historia de México está llena de aportaciones y episodios, de luchas y del trabajo de miles, de cientos de miles de mexicanos de izquierda y en su memoria la que intentamos rescatar y vencer en la batalla del exterminio histórico. La izquierda mexicana tiene historia y memoria, tenemos presente y provenir, un futuro de lucha que es nuestro único reconocimiento.

Entonces vale la pena vivir un poco más como generación de mexicanos de izquierda. Socialistas y comunistas por los siglos de los siglos”.

Arturo Martínez Nateras, El siglo XX mexicano. Los movimientos sociales y políticos [fragmento].

 

 

000

La izquierda mexicana del siglo XX, Libro 2. Movimientos Sociales, UNAM, México, 2016, 688 pp.

* [email protected]

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_galdra-281

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70