El transporte público en Zacatecas: galimatías endiablado

El transporte público en Zacatecas: galimatías endiablado

El transporte público en Zacatecas es una catástrofe: capacidad de movilidad, equidad, calidad de servicio, contaminación y costo, malos. En la Ciudad de México 80 por ciento de los desplazamientos se realiza en medios de transporte público, porque la estructura del mismo lo permite. Pero aquí, la planeación del tema en la zona conurbada es inexistente. El acceso es un factor de exclusión social que afecta en mayor medida a los colectivos de la periferia.  Deben, así, ir unidas las medidas de accesibilidad destinadas a planificar entornos urbanos donde se reduzcan los desplazamientos a largas distancias, y las de movilidad, centradas en la mejora de las infraestructuras para los modos colectivos.

La movilidad urbana sostenible pasa por “repensar las ciudades”, coordinando las políticas de uso del suelo con la organización y operación del transporte colectivo para disminuir las distancias recorridas, dar prioridad al transporte colectivo, construir infraestructuras seguras para peatones y ciclistas, hacer cumplir las normas de tránsito e implementar programas de educación y sensibilización.

A escala local, la configuración del área metropolitana está conformando un modelo intensivo en el uso del vehículo privado subutilizado por el número de personas que transporta y derrochador de energía, y de efectos sociales perniciosos. Aunque los accidentes viales son, con mucho, la externalidad más trágica del transporte, no son menos importantes la contaminación atmosférica, la contaminación acústica y la congestión urbana.

En cuanto al área metropolitana Zacatecas-Guadalupe (AMZG) se estima que la población alcance más de 361 mil habitantes para el 2030. Entre 1990 y 2010, la superficie del AMZG pasó de 2 mil 545 hectáreas a 5 mil 504 has., lo que representó un incremento del 116 por ciento; sin embargo, es la porción de Guadalupe la que registró los incrementos más significativos con casi 180 por ciento comparado con 67 por ciento que registró la parte urbana de Zacatecas en el mismo periodo. Pero en lugar de mejorar un sistema de transporte público aumentó considerablemente el número de vehículos privados. El incremento sostenido del parque vehicular privado del AMZG puede explicarse por el aumento de los ingresos, el mayor acceso al crédito y como respuesta (justamente) a las carencias en el sistema de transporte colectivo.

Ahora con la crisis actual del precio de las gasolinas y la posibilidad inminente de aumento del precio de los servicios, se pone en cuestión la necesidad de un plan integral de movilidad urbana pero sustentable: revisar con especial atención la marginación de decenas de colonias populares y la pobreza de tiempo de los mismos debida, en gran medida, a las pésimas condiciones del transporte. Hay proyectos técnicos para resolver todos estos problemas, pero las autoridades, a la fecha, no han implementado ninguno. El más relevante fue el plan troncal metropolitano, y por la incapacidad de gestión política con los concesionarios actuales, terminó en fracaso. Es urgente que contemos con un proyecto serio y viable de transporte público para Zacatecas, ahora tenemos un bestial galimatías.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70