Minera El Saucito, en Fresnillo, usa cada mes 8 mil kilogramos de cianuro

Minera El Saucito, en Fresnillo, usa cada mes 8 mil kilogramos de cianuro
Instalaciones de Minera El Saucito, en Fresnillo ■ FOTO: FACEBOOK

■ Hay un riesgo alto de contaminación, advierte académica de la BUAZ

■ Zacatecas, Guadalupe, Vetagrande y El Mineral, con un problema grave de contaminación por arsénico, cianuro, bario, cadmio, niquel, plomo, mercurio, generados por la minería

 

Mariana Ramírez Herrera, posdoctorante en la Unidad Académica de Estudios del Desarrollo de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), documentó que la zona de Zacatecas, Guadalupe, Vetagrande y Fresnillo enfrenta un problema grave de contaminación por arsénico, cianuro, bario, cadmio, niquel, plomo, mercurio, entre otros generados por la minería.

Sin embargo, “aunque sólo se han analizado químicamente Zacatecas, Guadalupe y Vetagrande en territorio zacatecano, para medir los niveles de contaminación provocados por la minería de diferentes tipos de metales y sustancias tóxicas, los hallazgos encontrados en estos municipios pueden hacerse extensivos al resto de las comunidades productoras de oro y plata debido a que comparten características de suelo, explotación y extracción”, dijo.

Por tal motivo, manifestó que es imperativo identificar la relación entre afecciones latentes en la población establecida en espacios altamente contaminados con metales pesados y otros desechos tóxicos producidos por la minería, “para hacer hincapié en la necesidad de poner un alto a la explotación minera tal como se ha llevado a cabo en Zacatecas”.

Además, dijo que es necesario impulsar un pensamiento crítico que trate de limitar la explotación indiscriminada de los recursos del estado y evitar que se siga contaminando el suelo, el agua y el ambiente, ello en beneficio de la salud y condiciones de bienestar a las que tiene derecho toda persona.

Aunado a ello, Martínez Herrera afirmó que la minería no ha significado progreso ni bienestar para la población y, si se mantiene ese esquema de explotación, Zacatecas seguirá anclado en un modelo de desarrollo basado en el deterioro de los términos de intercambio.

Mencionó investigaciones que se han realizado en La Zacatecana, comunidad cercana a la zona conurbada de Zacatecas-Guadalupe, donde se encontró arsénico, cadmio, niquel, mercurio, plomo y otros metales en el organismo de trabajadores mineros de dos de las empresas instaladas en lugares cercanos, al igual que en la presa y en los alrededores.

Otro estudio arrojó que, en Osiris, La Zacatecana, Martínez Domínguez y La Purísima, se encontró arsénico, plomo y mercurio en niveles muy elevados, lo que se debe a la contaminación producida en las antiguas actividades mineras, sobre todo por los depósitos de desechos mineros del área.

En Vetagrande, comentó, se encontró plomo en la sangre de los niños en niveles que ameritan intervención por parte de los servicios de Salud, pero hasta la fecha no se ha hecho un muestreo en la población ni se han implementado programas de remediación y tratamiento de enfermedades derivadas de la actividad minera.

Según expuso Martínez Herrera, otra investigación en Vetagrande resultó que el 72 por ciento del suelo de uso residencial está por encima de los 400 microgramos de metales pesados por gramo (nivel máximo recomendado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos), lo que representa riesgos para la salud humana.

En la capital del estado, refirió que investigadores de Ciencias Químicas de la BUAZ realizaron un muestreo en la antigua mina de El Bote, y se encontró que, pese a que la mina dejó de funcionar hace 300 años, el terreno donde se ubica continúa altamente contaminado con concentraciones de plomo y zinc que exceden los estándares nacionales.

En el caso de Fresnillo, mencionó que la mina El Saucito, ubicada a 8 kilómetros de la zona urbana, utiliza más de 8 mil 200 kilogramos de cianuro de sodio cada mes, cuando la norma establece que su manejo es riesgoso a partir de un kilogramo en estado sólido.

Explicó que el estudio de riesgos que presentó Fresnillo PLC para el proyecto de esta mina, en 2009, la empresa identificó posibles escenarios de riesgo, entre ellos el derrame por alguna falla de tanque y el derrame de la solución por alguna falla o fisura en las tuberías.

“Concluyeron que el riesgo por manejo de cianuro es de alto nivel de severidad, pero consideran que la frecuencia de las filtraciones es baja y por lo tanto el nivel de riesgo es medio. Ahora, yo me pregunto, si ellos utilizan 8 mil 200 kilogramos de cianuro cada mes y hay alguna fisura, y si el nivel de derrame es bajo, de dos o tres kilogramos, entonces no es para que se considere que hay un riesgo medio para la salud, pues la norma mexicana establece que un kilogramo ya es altamente riesgoso”, explicó Ramírez Herrera.

Por otra parte, informó que esa situación está provocando daños a la salud pública. El plomo, por ejemplo, afecta a las mujeres en situación de embarazo, ya que puede alterar el desarrollo del cerebro del producto dependiendo el nivel de exposición, mientras que en niños puede ocasionar déficit en el desarrollo intelectual como deterioro del desempeño cognitivo, cambios en el comportamiento y trastornos de atención, memoria y lenguaje.

El mercurio, por ejemplo, provoca lesiones graves en los pulmones y en todo el sistema neurológico en caso de ser inhalado y esclerosis múltiple, lupus o síndrome de fatiga crónica, además de pérdida de memoria, insomnio y disminuciones en la función motora y transmisión neuronal si es por ingesta
En ese sentido, manifestó que la gran mayoría de las personas hace caso omiso de varios de esos síntomas, pues desconocen quela fatiga crónica está relacionada con el consumo de mercurio o que los problemas de aprendizaje tienen relación con el plomo en la sangre.

También se refirió al arsénico, que es una de las sustancias que usan las mineras en Zacatecas como parte del método de extracción, como causa de envenenamiento, diabetes, daño a los vasos sanguíneos y al tejido gastrointestinal y provoca varios tipos de cáncer, entre ellos de pulmón, vejiga, riñón, colon y piel.

Asimismo, Ramírez Herrera comentó que la exposición al cadmio puede causar daño a los pulmones de manera crónica y. en niveles más bajos, afecta al riñón, al hígado y a los huesos, además de procesos degenerativos físicos.

El cianuro, por su parte, puede alterar la sinapsis neuronal, es decir, de la conexión que existe entre las neuronas para realizar todo tipo de actividad, y afecta el aparato locomotor y alteraciones en el sistema genético.

Ramírez Herrera concluyó que “la exposición a estos elementos está relacionada con problemas de salud severos, problemas que ya han sido probados clínicamente en los individuos, la tierra y las plantas, y es necesario que pongamos atención en estos efectos porque, si continuamos con este proceso, las condiciones económicas no van a cambiar (como no lo han hecho en siglos) y, por otro lado, los daños a la población y al medio ambiente va a seguir creciendo”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ