La pregunta por la licitud de la interrupción del embarazo

La pregunta por la licitud de la interrupción del embarazo

La interrupción del embarazo ha sido uno de los temas más polémicos de los últimos años. Para el pensamiento conservador es un escándalo porque lo conciben como el asesinato de una persona. Y, con base en dogmas, creen que “la vida humana se debe respetar desde la concepción”. Y bajo esas creencias, es fácil lanzar a cientos de personas de buena voluntad a una cruzada en contra de los derechos de las mujeres. Pero en los lentes de los cruzados es muy difícil debatir porque no podrán entender “que pueda haber un derecho más sagrado que la vida dada por Dios”. Una cruzada es una batalla contra el mal, con la convicción de que se cumple una misión trascendente. En la mente de un cruzado su odio es expresión de un amor previo, por eso no tendrán problemas morales con el ejercicio de formas violentas en su antagonismo político.

Ahora bien, si tomamos el tema en serio, debemos resolver algunas preguntas esenciales para aquilatar críticamente todos los discursos sobre el tema, incluyendo las razones dadas por los grupos feministas. ¿Es lícito moralmente la interrupción del embarazo? Quienes se oponen a ello dirán que ‘no’ porque se trata de un ser humano, y todo ser humano debe vivir. Dicho así, es muy genérico y falso. Veamos: ¿el producto es un ser humano? Pues no es un ‘sí’ o un ‘no’ determinante, porque depende del nivel de desarrollo del producto. Al igual que la aparición de la humanidad en el proceso evolutivo, encontramos que un homínido sobre los árboles no era ‘humano’, y a partir de determinado momento comenzó a serlo. Y ese homínido era humano en potencia, pero en su momento no lo era en acto. Asimismo, un embrión no es un ser humano en acto, lo es en potencia, lo que significa que en un proceso posterior de desarrollo lo será. Un embrión es vida humana (son células humanas, sin duda, como lo son las células de una mano nuestra), pero aun no es un ser humano. Lo será hasta que tenga la forma de tal. Y se adquiere la forma de tal con la conformación del feto.

Así pues, a la pregunta que hicimos arriba debe responderse: será lícito interrumpir el embarazo hasta antes de la conformación del feto y cuando el producto es sólo un embrión. Lo cual sucede en los límites de las 12 semanas. Afirmar que el embrión es un ser humano es falso, lo mismo que afirmar que es una persona. Esta última se conforma hasta que el ser humano tiene conciencia de sí y hace uso de libertad. Antes es un ser humano sin ser aun persona. En suma, debe distinguirse ‘vida humana’, de ‘ser humano’ y ‘persona humana’. Así las cosas, es lícito interrumpir el embarazo antes de las 12 semanas, después ya no.

Debemos señalar que el argumento de los grupos feministas en el sentido de que se trata del propio cuerpo de la mujer, también es falso. El producto es ‘otro cuerpo’ que el de la madre. De eso tampoco hay duda. El embarazo justo es un cuerpo dentro de otro. El feto no es la prolongación del cuerpo de la madre. En síntesis: se debe permitir la interrupción del embarazo, pero por las razones adecuadas y con la norma que permite hacerlo antes de los 3 meses. Si los órganos legislativos aprueban esa norma en todo el país, estaremos salvando la vida de muchas mujeres: su biología y su biografía. Los fanatismos en estos temas son más dañinos que el coronavirus.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ