El “monrealazo” de Ulises

El “monrealazo” de Ulises

Si algo demostró Ulises Mejía Haro este domingo, es que su gobierno ha consolidado un polo de fuerza antimonrealista. Los mensajes de los exgobernadores Arturo Romo Gutiérrez, Genaro Borrego Estrada y Amala Dolores García Medina, a la par de las expresiones partidistas de Fernando Arteaga Gaytán y Alfonso Ramírez Cuellar, fueron la cúspide de su rendición de cuentas.

No sin menospreciar la presencia en el extemplo de San Agustín, de Arturo Nahle García, Mónica Borrego Estrada, Francisco Javier Calzada Vázquez y Jehú Edui Salas Dávila. Los discursos del magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas, así como del Secretario General de Gobierno, robustecieron la cimentación del polo opositor.

Guardando las debidas proporciones, el alcalde capitalino empieza a ocupar el lugar que en 2016 disfrutó David Monreal Ávila y en 1998 aprovechó Ricardo Monreal Ávila. La victimización es un ente bien aprendido en el juego político, con dividendos innegables. La diferencia entre el joven y la dinastía es que la marca fresnillense ya no convence como antes.

En buena medida, la infame labor de los regidores monrealistas y la síndica Ruth Calderón Babún empujan, como lo han hecho desde hace más de un año y medio, la breve carrera política de su otrora aliado. No hay credibilidad en ninguno de sus postulados por más que estos tiendan a parecer o tener un cierto contenido de realidad.

La asesoría de Ernesto González Romo y Cuauhtémoc Calderón Galván no pasa de las barras porriles políticas. Si bien el pleito interno en el ayuntamiento ha llegado al hartazgo ciudadano -convertido en un juego monótono- poner contra la pared a un candidato que nació en las filas del monrealismo porque “no estorbaría” a David Monreal, hoy se convierte en el pilar de su aspiración.

Aunque Ulises Mejía intente recomponer el camino (un escenario que se antoja improbable para él y para sus enemigos), los agravios han escalado de tal forma que el único escenario posible es la ruptura. Y la de la capital zacatecana no será la única escisión que venga de la obtusa idea del Coordinador de Ganadería de únicamente acordar con sumisos y abyectos.

En el fondo de esa premisa, David Monreal muestra lo inseguro e influenciable que es como político, pues no está listo para que alguien le “estorbe”. Y siempre hay culpables. Si no es Ricardo, es Saúl, y si no es su familia son sus cercanos que luego también lo traicionan. Nunca es él el dueño de sus constantes errores y fracasos.

Pero en eso tiene buena parte de culpa Ricardo. Su hermano menor nunca batalló, pues su sombra era el mejor cobijo para crecer con un mínimo de hambre y ambición. Los resultados saltan a la vista: un candidato que cree que la mejor campaña se hace partiendo a su equipo en diversos grupos de intereses contradictorios, mismos que tarde o temprano llegarán a un punto de colisión.

Y esa identidad propia y ambición del momento es lo que han alimentado los opositores en Ulises. No dudo que el alcalde corrió demasiado pronto en sus aspiraciones. A su edad lo mejor era decantarse por la reelección o una curul local (federal en el mejor escenario). El camino es largo y sinuoso, y por más que se despierte antes que David, no abreviará su trayecto.

No obstante, las cartas están puestas sobre la mesa. Son dos aspirantes. Uno por decisión propia y rompiendo con quienes lo llevaron a la alcaldía, y el otro por decisión de Ricardo motivada en buena medida por la culpa de aquella llamada telefónica (entre otros episodios). Quien tiene más que perder es, evidentemente, el Coordinador de Ganadería.

Ulises se puede dar el lujo de cometer un grave error en política. Tiene la edad y el tiempo para recomponer y buscar otras oportunidades. David ya no. Esta es la tercera, y si no vence (como dice que lo hará) tendrá que descender abruptamente de la cresta de la ola que no ha sabido aprovechar porque, en el mejor de los casos, todos toman decisiones por él.

El Coordinador Nacional de Ganadería es el único funcionario que no pudo dar un informe de actividades en 2020, porque su encomienda resultó en sospechas de corrupción e inoperatividad. Y de mantenerse la tendencia hasta ahora vista para cuidarlo, es muy seguro que David asome la cabeza hasta el mes de marzo, en plena campaña electoral.

Por lo mientras, sus variados equipos dicen blindarlo de su pésima imagen. Así lograron que la ponencia de la magistrada presidenta del TRIJEZ, Rocío Posadas Ramírez, evitara llamar a comparecer al fresnillense en el litigio electoral contra Ulises Mejía. El argumento de la magistrada es que no se relaciona el pleito político con el funcionario federal.

Ello no impedirá a la defensa jurídica del ayuntamiento insistir en la comparecencia, y evidenciar los sesgos de Rocío Posadas. De la realidad no se escapan: Ruth Calderón Babún representa una cuota de género en la planilla del alcalde Ulises Mejía por acuerdo con David y Ricardo Monreal. Todos los involucrados (la línea llega hasta la “feminista” Eldaa Catalina Monreal Pérez) en esa negociación pueden dar fe de lo que ocurrió en el registro de candidaturas. ■

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ