La urgente reforma al sistema de partidos

La urgente reforma al sistema de partidos

Los partidos políticos en México han jugado un papel importante para la construcción de una Democracia basada en un sistema partidista, el Partido Revolucionario Institucional fue el primer partido creado posterior a la Revolución Mexicana, la intención del Presidente Plutarco Elías Calles fue la de dar cauce a las peticiones y exigencias de los diversos grupos revolucionarios y buscar una estabilidad política, económica y social que requería el país tras años de lucha armada, surge como Partido Nacional Revolucionario (PNR) en 1929 y en 1938 renombrado como Partido de la Revolución Mexicana (PRM) para adquirir el actual nombre en 1946, siendo el partido con mayor longevidad en la vida democrática en el país y que más Gobiernos federales ha ostentado durante más de 70 años.

El Partido Acción Nacional fue fundado en 1939 con la finalidad de convertirse en un partido de oposición al régimen implantado por el Revolucionario Institucional, hasta convertirse en el partido que hoy conocemos, ha gobernado dos sexenios a nivel federal y actualmente representa la segunda fuerza política al gobierno de la cuarta transformación.

El financiamiento a los partidos políticos a través de la entrega de prerrogativas por parte del Estado, surge en el año de 1963 por propuesta presidencial de Adolfo López Mateos, el mecanismo de financiamiento a los partidos ha tenido una evolución histórica, en la actualidad se da a través de diversas herramientas entre las que incluye tiempo en radio y televisión, así como prerrogativas, entre otras. La reforma propuesta por López Mateos trajo una serie de consecuencias escalonadas y que han cambiado el sistema político en México, entre ellas la creación de una gran cantidad de partidos políticos; la entrada de dinero ilícito a las campañas políticas y por ende la intervención del crimen organizado en la vida pública y política del país; el desvío de recurso de administraciones públicas a los partidos políticos; el despilfarro de recurso público en actividades partidistas; la facturación falsa; el conflicto interno en los partidos por la manipulación del recurso; una gran cantidad de actos más que nuestras leyes consideran como ilícitos, así como la descomposición de nuestro sistema partidista al perderse la esencia de los partidos políticos.

En la actualidad existen 7 partidos políticos ya constituidos, dos que están por aprobarse por el INE y otros cuantos que se quedaron en la antesala por no cumplir con los requisitos, sin embargo, el costo que representa nuestro sistema democrático es lacerante para los mexicanos, tan solo en 2019 fue de casi cinco mil millones sin existir un proceso electoral, para el 2020 se contemplan 5 mil 239 millones de pesos, una cantidad elevada para el poco beneficio que aportan a la nación.

Nuestra Constitución Política establece el derecho que tenemos los mexicanos a la libre asociación, lo que permite la creación de una gran cantidad de partidos políticos como actualmente lo vivimos, sin embargo, la existencia de tantos partidos políticos no ha traído un beneficio a la vida democrática del país, por el contrario tenemos partidos políticos y actores políticos viviendo del erario, partidos que elección tras elección se venden al mejor postor para mantener su registro y realizando alianzas inmorales y cuyos beneficios son únicamente para los mismos, pues, estos, no se ven reflejados en la vida de los mexicanos.

Transformar nuestro sistema de partidos es urgente, más de lo que se pudiera considerar, para lograr la transformación del país requiere un sistema de partidos sólido, democrático y transparente, el actual representa al viejo sistema: la posibilidad de la imposición de candidatos, el despilfarro del dinero público y la postulación de perfiles sin principios ni proyecto. La eliminación de las prerrogativas a los partidos, la democratización de sus procesos internos y terminar con la corrupción en el Instituto Nacional traerá consigo la reducción de los partidos políticos que actualmente cuestan demasiado y aportan muy poco, de igual forma traerá como consecuencia el cambio en la vida democrática del país que tanto urge a México, la cuarta transformación sin un sistema de partidos sólido no puede realizarse.

Exigir a nuestros legisladores legislar en materia de prerrogativas es tarea de los ciudadanos, requerimos una clase política diferente, con principios, ideas y que respalden proyectos en lugar de intereses personales. El proceso electoral ya comienza, pronto, los mexicanos, seremos los jueces de los aspirantes, así como de los partidos que los postulan.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ