La tormenta perfecta

La tormenta perfecta

Vivimos una tormenta que pone el riesgo el cumplimiento de los compromisos pensionarios. El problema de la seguridad social trasciende a un problema de finanzas públicas, que puede derivar en un quiebre sistémico, quiebra el ISSSTEZAC, quiebra el Gobierno y la economía de Zacatecas, se complica.

En la Entidad habitamos millón y medio de habitantes, no es factible que las finanzas estatales por si solas, puedan salvar los privilegios de 24 mil derechohabientes, en perjuicio de la población en general.

Esta crisis no es provocada por su servidor, tengo en el cargo apenas 3 meses y 2 en confinamiento, pero vengo aquí con el mejor de los ánimos para implementar soluciones de la mejor manera, porque lo más cómodo es dejar las cosas como están, no haber aceptado el reto o brincar el 21 y que le estalle al próximo gobierno, como siempre lo hicieron en el pasado, por no pagar el costo social de que el barco se hunde, pero no es mi caso. Esto es un problema social y de atención a la pobreza en vejez, debemos fijar esta política en la agenda pública como una política de Estado más allá de los periodos gubernamentales, para comprometer una visión y decisión política sobre su viabilidad financiera futura.

El ISSSTEZAC no se preparó para el futuro, y el futuro ya nos alcanzó. La no respuesta a este problema hace que nadie, independientemente de ser o no privilegiado, pueda escapar a los efectos negativos por no contar con una fuente sostenible de fondeo.

Es lamentablemente, que entre todos los actores sociales involucrados, hasta ahora no hemos sido capaces de articular ni de vertebrar un proyecto común que mire hacia el futuro sin prejuicios y dé viabilidad a nuestro sistema de pensiones. El tiempo nos alcanzó, llegó la hora de hacerlo, pero entre todos. Debemos asumir la responsabilidad y sus consecuencias, darle valor y prestigio a la política de seguridad social.

Por años se viene arrastrando una pésima reputación de la Institución, que nos da y dará pensión si nos organizamos y tomamos medidas que garanticen un futuro para todos.

En esta crisis en la que está sumido el ISSSTEZAC, no es suficiente la ilusión de haber logrado una reforma en 2015, un objetivo importante pero insuficiente.

La realidad de los sistemas de pensiones en México y el mundo es la misma. En los más sanos, se tomaron decisiones a tiempo; en ISSSTEZAC se postergó por no asumir el costo político. Hay intereses clientelares en la toma de decisiones hasta ahora, cuando estas decisiones debieron ser técnicas siempre.

Es momento de convertir la indignación y preocupación en colaboración y acción corresponsable. Todos hacemos análisis muy serios y rigurosos de la responsabilidad que debe asumir el Estado, pero también debemos hacer otro sobre la realidad que enfrentamos y lo que ofreceremos a las próximas generaciones o trabajadores en activo, pero sobre todo lo que nos toca hacer a cada quien.

Hay actores sociales, que siempre han manifestado ser agentes de cambio social, dan señales que suelen ser muy revolucionarios con la sociedad en la que viven, pero sus acciones son muy conservadores con respecto a ser corresponsables con lo que les toca. Siempre abogando por el cambio afuera y luchando aferradamente al interior por conservar privilegios, por evitar la competencia interna, las evaluaciones, por no ceder, etc.

Hay que dejar de ser nostálgicos cementerios de ideas fracasadas, cambiar la indignación por acción, porque estamos ante la oportunidad de encontrar otra realidad para el ISSSTEZAC, pero juntos, sin pelear, con diálogo y tolerancia.

A pesar de que quienes se opongan, todo tiene que cambiar en los próximos años, habrá transformaciones que jamás hemos vivido, y no por ocurrencia, sino porque así se requiere por el futuro próspero de todos.

Ninguna variable crece en Zacatecas, como crece el gasto en pensiones. O se reestructura urgentemente el sistema de pensiones o muy pronto no habrá recurso con que honrar dichas obligaciones.

El incumplimiento del pago de las pensiones nos llevará a una crisis social y política, los déficits pensionarios son responsabilidad de los Gobiernos, los patrones y los trabajadores, no de la ciudadanía contribuyente.

Por eso, es necesario hablar sin tapujos para que el Estado, los actores políticos y los representantes de los trabajadores nos ocupemos de manera definitiva y decidida a desactivar este enorme desequilibrio.

Transformar la seguridad social es un reto formidable, hay que evaluarlo y actuar en consecuencia. Como generación, hemos demostrado que nos falta responsabilidad con el largo plazo. Vivimos una tormenta perfecta agravada ahora por el COVID 19 y sus repercusiones en los ingresos en las áreas comerciales y por la imposibilidad de vender terrenos, dada la situación macroeconómica.

*Director General del ISSSTEZAC

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ