Crédito Ganadero en crisis

Crédito Ganadero en crisis

Las aspiraciones electorales de David Monreal Ávila pronto atravesarán tiempos de pesadilla. Su círculo cercano desestimó la plataforma política en que podría convertirse el Crédito Ganadero a la Palabra, de haberse conducido con cánones administrativos elementales. El sello presidencial era la marca para cuidar, no su candidatura, y el programa se fue al traste todo el 2019.

Es la primera vez que el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), Víctor Manuel Villalobos Arámbula, reconoce en privado, con 23 titulares estatales del ramo, que los mil millones de pesos que David podría dispersar en este 2020 se encuentran francamente detenidos. Todo obedece a las irregularidades que han sido encontradas en el programa que depende del fresnillense.

Así lo confirmó Eduardo Cadena Cerón, secretario de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (SEDARPA) en Veracruz, el pasado 20 de febrero. Al tiempo en que señaló que en aquella entidad se reportaron problemas en facturas, aretes, nombres de propietarios de ganado, y también se regresaron algunos animales que no contaban con la Guía de Registro Electrónico de Movilización.

Los datos provienen de funcionarios integrantes de un gobierno emanado de la Cuarta Transformación, encabezado por el exdiputado federal Cuitláhuac García Jiménez. Si pareciera esto un tema menor (como lo imaginan quienes rodean a David), dos días antes, el 17 de febrero, la delegada de programas sociales en Oaxaca, Nancy Ortiz Cabrera, ofreció más pistas de la oscura trama.

Beneficiarios programados para recibir vaquillas durante el 2019, en la zona de Tuxtepec, fueron notificados de la cancelación de apoyos. El programa de repoblación de hatos ganaderos, según la funcionaria del Gobierno de México, había sido detenido en Oaxaca gracias a las protestas de los gremios ganaderos del Istmo de Tehuantepec y de la Cuenca del Papaloapan.

Como antecedente inmediato, Noticieros Televisa puso al aire 13 minutos y 30 segundos de reportajes que desnudaban los vericuetos del Crédito Ganadero, a una vasta audiencia tanto en redes sociales como en la señal abierta de televisión. Ni duda de que las imágenes del Coordinador de Ganadería rebasado por su contexto tendrán resonancia durante las próximas campañas.

David Monreal Ávila puede estar seguro de que perdió el control que un día presumió sobre el Crédito Ganadero. Permanecerá, sí, como “titular” del reparto de vaquillas, aunque en los hechos la SADER es quien evalúe en su conjunto los lineamientos con los que darán destino al presupuesto de este año, con un marco jurídico copioso en “candados”.

A la Coordinación Nacional de Ganadería no le sobrarán procesos de fiscalización durante el 2020, y David, además, deberá de responder por la cuenta pública del programa en el 2019. De ahí que suponga que lo mejor sea abandonar a tiempo el barco federal. Una presunción motivada por el nerviosismo y que, de realizarse, no hay manera de que le otorgue una salida “digna”.

Capitular de esa forma ante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no es otra cosa que una sentencia anticipada de muerte política. Sin embargo, la posibilidad de renunciar no desaparece de entre los escenarios a decidir por parte del fresnillense. Vaya paradoja: con el Crédito Ganadero lejos de su alcance tendrá que prepararse para rendir cuentas del grave desaseo administrativo, o salir por la puerta chica y sin futuro próximo.

La política local tampoco le viene bien al Coordinador (de nombre). Su proselitismo anticipado no va más allá de las fotografías y las editoriales de salvavidas. La elección en la Unión Ganadera de Guadalupe no sólo sumó una derrota patrocinada por sus “operadores”, Héctor Méndez de Lara ayudó igualmente a explicar por qué el Crédito Ganadero se encuentra hoy en un pantano.

“Tito” Méndez arrastra un pasado ominoso. En 2005 recibió la “sugerencia” del delegado de la extinta SAGARPA, Francisco Javier López García, de desertar de la Unión Ganadera Regional de Zacatecas que había entrado en conflicto interno por señalamientos de desvío de recursos, malversación de fondos, y una administración hundida en sospechas de corrupción.

Dos años después, en febrero del 2007, fue echado del Comité Estatal para el Fomento y Protección Pecuaria (CEFOPP) nuevamente envuelto en denuncias por malos manejos, enriquecimiento personal, y la posible pérdida del estatus sanitario del ganado zacatecano. Luego, en 2008, “operó” la elección de Miguel González Valdez al frente de la UGRZ, con recursos de dudosa procedencia.

Quien expuso la compra de “votos de muchos delegados con cheques personales por 200 mil pesos cada uno” para que Miguel González pudiera reelegirse “con dinero de incierto origen”, fue nada menos que Nemesio Vázquez García, hoy “encargado del programa (del Crédito) Ganadero”, según un boletín publicado en la página web de David Monreal el pasado 11 de mayo del 2019.

Otrora enemigos, Tito y Nemesio hoy tejen los hilos del Crédito Ganadero para el Coordinador Nacional. Y la muestra fehaciente de cómo aterrizaron el programa a nivel local la ofreció Méndez de Lara, el pasado sábado, cuando condicionó un millón de pesos de la federación a cambio de votos para su planilla.

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ