La economía de Zacatecas ante una recesión de largo plazo. El error histórico de los zacatecanos

La economía de Zacatecas ante una recesión de largo plazo. El error histórico de los zacatecanos

Durante toda la etapa neoliberal no habíamos tenido una administración tan deficiente en materia económica como la actual, toda vez que el comportamiento de la economía ha registrado uno de sus peores momentos, pues, con datos del Sistema de Cuentas Nacionales de México (SCNM), a través del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE), la actividad económica (PIB) mostró un decrecimiento de -1.3 por ciento durante los tres años que van de esta gestión. Esta situación coloca a nuestra economía en una etapa de recesión, sobre todo si se considera que durante el mismo periodo de la administración anterior (Miguel Alonso), el decrecimiento fue de -0.57 por ciento. Dos periodos consecutivos con crecimiento negativo, constituyen una recesión de largo plazo.

Para dar una idea más clara, revisemos el comportamiento de la actividad económica durante las administraciones que comprende el periodo neoliberal.

En este sentido, la primera administración estatal del periodo neoliberal fue la de Guadalupe Cervantes Corona, la cual registró una tasa de crecimiento de 2.5 por ciento, insuficiente para aumentar la riqueza estatal pero positiva en cuanto a estabilidad económica, no obstante a que en este periodo comienza a implementarse el modelo de crecimiento neoliberal en México que ha sido tan lacerante par el bienestar social de los mexicanos.

Asimismo, en la administración de Genaro Borrego, y ya en marcha el nuevo modelo de crecimiento neoliberal, la economía de Zacatecas mejoró su perspectiva al registrar una tasa de crecimiento del 3.5 por ciento, donde el sector industrial (minería) representó el motor de crecimiento.

Durante el sexenio siguiente, la dinámica de la economía zacatecana sufrió un declive significativo, pues se ubicó en una tasa del 1.3 por ciento, como resultado de la crisis de 1994, donde los sectores de la industria y el agropecuario sufrieron caídas muy significativas.

Hasta aquí, la economía zacatecana marcaba una tendencia hacia una posible recesión, sin embargo, la llegada de una administración estatal (Ricardo Monreal Ávila) surgida de un partido de “izquierda” le dio un viraje muy importante, ya que se logró alcanzar una tasa de crecimiento del 4.9 por ciento, pese a que a nivel federal se consolidaba y hacía estragos el modelo neoliberal en el marco de una administración conservadora.

Los buenos resultados continuaron en el siguiente sexenio, cuando menos en cuanto al buen comportamiento de dicho indicador, pues durante los primeros tres años de la administración de Amalia García Mediana, el crecimiento económico se ubicó en una tasa del 4.7 por ciento.

Lo que parecía una tendencia hacia el desarrollo y el bienestar para los zacatecanos, finalmente concluyó con la llegada de Miguel Alonso Reyes, toda vez que la economía cayó drásticamente a -0.56 por ciento, lo cual ocasiono la pérdida de más de 40 mil empleos que se tradujo en una de las tasas más altas de desempleo (6.6 por ciento) que se tenga conocimiento. Esto fue así no sólo debido a la crisis política con la que arribaba el gobernó estatal, sino por la continuidad del modelo de crecimiento económico neoliberal impulsado desde la federación.

Lo peor del caso es que la economía continuó su declive en el 2016 con el arribo de un gobernador caracterizado por su escasa trayectoria en materia de administración pública y su nula visión sobre el desarrollo. El resultado de su gestión en materia económica (PIB), hasta el primer trimestre del 2019, es el de un decrecimiento de la actividad económica de -1.3 por ciento y una tasas de desempleo de 3.1 por ciento, por lo que este periodo se ha caracterizado como la etapa de menos crecimiento durante toda la historia neoliberal.

Por lo tanto, el error de los zacatecanos no fue en el 2016 al elegir un proyecto político con orientación neoliberal, sino desde el 2010, pues la administración actual no es otra cosa más que la continuidad de la anterior. Aquí vale la pena resaltar la administración de Ricardo Monreal y Amalia García que se caracterizaron por la implementación de un política económica basada en una mayor participación del Estado en la economía; que lograron tasas de crecimiento superiores al 4 por ciento; consideradas las mejores del periodo neoliberal.

Para finalizar, como dijimos, para considerar a una economía en recesión debe cumplirse la condición de que la tasa de variación del PIB debe ser negativa por lo menos en dos o tres trimestres consecutivos. Pues bien, las únicas administraciones que han registrado periodos de recesión económica han sido la de Miguel Alonso en el 2013 (1Trimestre -5.2 y 2Trimestre -2.4) y la de Alejandro Tello en el 2016 (2t -5.2 y 3t -1.2) y el 2017 (3t -2.2 y 4t -1.6), por lo que se demuestra que nos encontramos ante una recesión económica de largo plazo, y que de seguir las cosas igual, podríamos hablar, en lo sucesivo, de una crisis económica y de todo lo que ello implica. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ