Pemex no es un riesgo a la estabilidad económica de país

Pemex no es un riesgo a la estabilidad económica de país

En su visita a México, José Ángel Gurría Treviño, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), propuso usar todo el Fondo de Estabilización (15 mil mdd) para reducir la deuda de Pemex, y advirtió que la estabilidad del país está en riesgo por la situación financiera de dicha empresa. Argumentó, que los altos niveles de endeudamiento y la dificultad de pago, constituyen un riesgo para la calificación crediticia de México en los mercados de deuda soberana, lo que llevaría al país a tener que pagar mayores tasas de interés por su deuda, lo que le restaría capacidad para invertir en infraestructura, como en gasto social para reducir la pobreza. Y resaltó que Pemex, debe ser fuente de estabilidad para el país y no de vulnerabilidad. Al respecto hay que decir, que para que Pemex sea fuente de estabilidad, esos 15 mil mdd del Fondo de Estabilidad, deben invertirse en Pemex para su desarrollo, y no deben ir al pago de la deuda. La urgente necesidad de rescatar a los sectores estratégicos, como recuperar la dinámica productiva y de empleo en el país, está antes que los acreedores. El gobierno federal puede invertir esos 15 mil mdd y más (recurriendo al gasto deficitario) a favor de Pemex, de la CFE y la dinámica productiva y el empleo nacional, sin necesidad de emitir deuda para financiar el déficit, debido a que son sectores altamente rentables, que en el caso de Pemex es ahorrador y generador de divisas. No se generaría inflación, ni presiones sobre el sector externo y hasta se mejoraría la balanza de comercio exterior y las finanzas públicas. Y si se emite deuda, ésta se pagaría con los rendimientos que tales sectores generan, así como por la mayor recaudación tributaria, derivada del mayor crecimiento económico que se generaría. Asimismo, el mayor gasto público a favor de la producción y el empleo nacional, incrementaría el ingreso de empresas e individuos, y con ello aumentaría la recaudación tributaria, por lo que se reduciría el déficit fiscal impulsor del crecimiento. El gobierno recauda lo que gasta, por lo que debe trabajar en gasto deficitario para impulsar la actividad económica nacional y así aumentar su recaudación.

La política que se ha seguido de recortes presupuestales, disminuyen la actividad económica, y con ello la recaudación tributaria, por lo que prosiguen las presiones sobre las finanzas públicas, como sobre el sector externo. De no potenciar el crecimiento de los sectores estratégicos y productivos, no hay viabilidad de configurar las bases para el crecimiento sostenido de la economía, como para satisfacer las demandas de bienestar de la población, como para mejorar las finanzas públicas y reducir las presiones sobre el sector externo. Con bajo crecimiento económico o en recesión, no hay condiciones de pago de la deuda, ni se puede disminuir su monto, ni la relación de endeudamiento.

El gobierno debe negociar con los acreedores externos, la reestructuración de la deuda externa de Pemex, a través de presentar un programa de fuerte inversión en dicha empresa, que muestre un rápido crecimiento de la producción y de la rentabilidad, que asegure el rembolso del crédito en el corto plazo. Pemex es una empresa solvente, que las anteriores administraciones y la corrupción, la descapitalizaron y sobreendeudaron, por lo que la administración actual, debe mostrar que limpiando de corrupción a Pemex y al gobierno, y retomando el crecimiento de la producción, se cubrirán los adeudos existentes y se mejoraran las finanzas públicas y las del sector externo. Ello le dará poder de negociación frente a los acreedores internacionales. Y en relación a la deuda interna que dicha empresa tenga, como la deuda interna de la CFE y del gobierno federal, no es problema, pues está en pesos, y el gobierno puede cubrirla con mayor deuda, sin que ello aumente la tasa de interés, lo que le permitiría incrementar la inversión y el gasto a favor del sector productivo y del empleo. Por lo tanto, el gobierno, a pesar de su deuda, puede incrementar el gasto y asegurar que éste tenga altos efectos multiplicadores internos para aumentar le ingreso nacional y la recaudación tributaria, lo que le evitaría ampliar el déficit fiscal y el monto de la deuda, por lo que se reduciría la relación de endeudamiento. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ