Huelga en la UAZ: la moneda está en el aire

Huelga en la UAZ: la moneda está en el aire

El Spauaz pasa por unos de los momentos más aciagos de su historia. Poca representación, determinado por las fuerzas patronales y con poca participación en sus procesos. La fuerza que ganó la Rectoría, al poco tiempo también ganó la Secretaría General del sindicato. Al poco tiempo se produjo un fenómeno inédito en la historia de esta organización gremial: la ruptura del secretario general con los titulares de las 10 carteras restantes, que expresa una gran conflictividad al interior del Comité Ejecutivo, pero que en poco ayuda a la vida interna de la organización que debe defender los derechos de los profesores. Las narraciones de las disputas en el Comité Ejecutivo son ajenas a la vida ordinaria de las unidades académicas. El edificio del Spauaz (cada vez más) parece una ínsula sin gobierno.

Esa circunstancia de fragmentación de la dirección explica que las cargas de trabajo pasen por la arbitrariedad de la burocracia y no se autoricen las suplencias de los profesores ausentes y se les pague por honorarios, se cambie el contrato colectivo en la oscuridad de una caverna y nadie sepa en realidad, la situación de las finanzas universitarias. Debilidad sindical que a final de cuentas debilita a la propia institución.

Ahora mismo la crisis financiera divide a los profesores en viejos y jóvenes. Las medidas de ajuste que pide gobierno federal afectan sobre todo a las antiguas generaciones, sobre todo a los jubilados y a los profesores en proceso de jubilación: la prima de antigüedad de los jubilados y las prestaciones de esa generación de maestros universitarios penden de un hilo delgado cerca de una veladora. Los profesores jóvenes tienen su promoción laboral prácticamente fuera del Contrato Colectivo de Trabajo, sus niveles dependen más del reglamento académico que es un trato individual entre docente y patronal. Una de las instituciones del neoliberalismo. No es gratuito el poco interés que los jóvenes profesores tienen en la vida sindical.

Según la Rectoría, se han pagado casi todos los compromisos contractuales, y por ello no hay motivo de huelga. La mayoría de los profesores interpelados por este medio están molestos, sobre todo por el trato de la burocracia universitaria a los casos de sus centros de trabajo. Esto es, los móviles económicos son un tipo de factores de estallamiento, pero los casos de manejo laboral y administrativo interno constituyen otro factor. Por ello, la moneda de la huelga está en el aire. Las últimas votaciones se han definido por muy pocos votos (en una de ellas por 14 votos). El análisis de perspectiva de triunfo en un movimiento de huelga no se ve favorable: es poco probable que la Universidad obtenga más recursos de la Federación para cumplir con todos los compromisos pactados. Sin embargo, eso no determina completamente la votación el día de la jornada. Por ello, en este momento (a seis días) la posibilidad de la huelga está como una moneda en el aire.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ