Entre la insolvencia y la intransigencia

Entre la insolvencia y la intransigencia

El conflicto entre los profesores de la CNTE y el gobierno de Michoacán que cumplió ya con bloqueos a las vías de ferrocarril tres semanas, se dirime entre la intransigencia de los primeros y la insolvencia de Silvano Aureoles Conejo, gobernador de esa entidad. Los educadores movilizados ya cumplieron un mes en paro con sus escuelas cerradas que en términos prácticos es una huelga, no han liberado en su totalidad las vías en espera que les paguen hasta el último centavo del millonario adeudo por concepto de salarios y bonos acumulados desde tiempo atrás. En eso no transigen. Son seis mil millones acumulados por concepto de bonos y salarios que el gobierno michoacano tiene sin pagar cuya deuda se ha venido incrementado conforme transcurren las quincenas. Reclamo sobre el que según dicen los paristas no está sujeto a negociación. O pagan o siguen los bloqueos. Esta es la postura del todo o nada de la parte radical de la “Sección XVIII democrática”, pues los moderados con los líderes por delante ya habían aceptado liberar las vías.

Lo último que ha trascendido es que Albores propone pagar con el apoyo de recursos federales la mitad y la otra mitad de lo que se debe repartido en varios meses. Pagos condicionados al desbloqueo de todas las vías y la reanudación de las negociaciones tripartitas.

El problema de no pagos no afecta a todo el universo del magisterio de Michoacán, solo a los maestros cuyos pagos dependen del presupuesto de la entidad. Aquellos que detentan una plaza estatal, pues los federales cuya nómina está centralizada cobran puntual y religiosamente todas sus quincenas y demás prestaciones. Justo es el reclamo de los bonos que gozan los de plazas federales lo que piden se homologue a los afectados.

De acuerdo con la versión de un maestro de por allá consultado por mi informante, el problema es complejo y vale la pena comenzar por saber que el magisterio michoacano afiliado al SNTE se conforma por 70 mil trabajadores entre docentes y administrativos. En su conjunto este universo se agrupa en dos secciones sindicales, aunque sería más correcto llamar agrupaciones, dado que dentro de la nomenclatura del SNTE es una sola. Los institucionales a los que los democráticos llaman charros se asumen como la Sección 18 (con números arábigos) y los democráticos según dicen “somos Sección XVIII democrática” (así con números romanos y con el adjetivo, para diferenciarse de sus hermanos adversarios). La fracción democrática tiene como afiliados tanto a maestros federales como estatales. Es a los estatales, alrededor de 32 mil a los que no se les ha pagado, si bien ambos están movilizados.

El conflicto tiene muchas aristas. En el pasado proceso electoral el voto de los maestros fue una de las grandes vertientes que dieron el triunfo a Obrador. En la CNTE con las reserva de algunos dirigentes, muchos de sus afiliados votaron por el candidato de Morena. En recompensa al apoyo la Coordinadora fue retribuida con varias decenas de diputados. En los hechos la Coordinadora es parte de la base social del actual Presidente. No son pocos los comentocratas que por sus tácticas de lucha, le atribuyen un perfil cuasi insurreccional. De lo que no hay duda es del carácter económico o economicista de sus demandas al grado que bien pudiera calificarse que se guían por una lógica rentista. Los maestros de la CNTE Son aliados del gobierno federal en el conflicto que tiene detenido el transporte por trenes en Michoacán. El presidente busca cuidarlos para retenerlos y contar con su apoyo. Pues esos diputados podrían serle muy útiles para votar las leyes y apoyar los cambios de la Cuarta Transformación. Un apoyo por demás arisco y no del todo seguro. La CNTE está muy balcanizada y en los hechos actúa como una federación de contingentes (secciones, estados y dentro de estos regiones) que lo mismo se unifican con determinadas demandas que cada uno de manera autónoma actúa por la libre. De ahí que se esté prolongando tanto el conflicto.

El ejecutivo michoacano aventó la toalla previamente a la toma de posesión como presidente de López Obrador. Desde noviembre alega como el gobierno de Zacatecas, que no cuenta con recursos para pagar lo que debe y por tanto desde entonces ha estado pidiendo al gobierno federal asuma esa responsabilidad. Como aquel que está consciente de que debe y no lo niega, pero no paga porque no tiene. El presupuesto no le alcanza para pagar la millonada que quincena tras quincena se acumula y cuya exigencia de maestros rijosos debe ver como un lastre de su gobierno. Aquí está el origen del actual conflicto. El gobernador Albores decidió de manera unilateral salirse del Acuerdo Nacional de 1992. En el ciclo escolar 2013-2014 se centralizó la nómina por medio del FONE, pero la mayoría de las plazas estatales que se crearon sin techo financiero quedaron fuera por lo que el gobierno federal no les paga y debe hacerlo el del estado. El problema se agravó con el debate de la reforma educativa que el obradorismo amenaza con derogar o modificar. Las generaciones de normalistas de 2014 a la fecha trabajan sin contratos o mediante contratos muy precarios y demandan trato y pago igual, es decir la homologación salarial y de prestaciones con sus pares.

En los parajes zacatecanos también se movilizan los maestros. Este martes, docentes de telesecundaria después de ver transcurridas las dos quincenas del presente año, sin que se reflejara en sus pagos una hora más que habían acordado con el patrón para cobrar 32 en total, decidieron tomar la Secretaria de Finanzas. Su titular y la encargada de la Seduzac responden al igual que Albores, que no les pueden pagar por falta de recursos y además serán reportados los faltistas para aplicarles el consabido descuento por los días que no laboren. La secretaria de Educación de refilón denuncio algo que resulta difícil de creer al afirmar que existen maestros que ganan más que el propio López Obrador. Un académico-investigador universitario con la categoría más alta sumando su salario, becas a la productividad y estímulos está muy lejos de ganar eso. Como difícilmente se conocerán los nombres de los privilegiados, solo por puro morbo ya que se metió ruido, sería interesante saber cuántos son los que ganan por encima de la ley de salarios máximos, que antigüedad, cargos y categoría tienen y en qué nivel de la anterior Carrera magisterial se ubican o que tanto se beneficiaron con la todavía vigente reforma educativa en términos de sus retribuciones. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ