La toma de la Rectoría de la UAZ en 1977. Crisis financiera actual (2/2)

La toma de la Rectoría de la UAZ en 1977. Crisis financiera actual (2/2)

El Mirador de Heródoto

“Ante los gobiernos estatal y federal, se encontraba en riesgo la autonomía
universitaria y la independencia administrativa, financiera y curricular.
La experiencia de 1977 fue fundamental, pues
la vida pública local cambió radicalmente. La UAZ se modernizó, se vinculó
con la sociedad y marcó una ruta académica, cultural y democrática.”
René Amaro Peñaflores, en:
“La UAZ y el futuro de la educación superior de calidad”. 2016

E

n la edición anterior de este espacio periodístico comentamos que a nivel mundial, en 1968, la juventud universitaria fue el motor de los grandes cambios sociales que se llevaron a efecto en múltiples países. Si bien cada movimiento estudiantil tuvo singularidades, el común denominador fue la ruptura de los jóvenes con el orden establecido. Ellos pusieron en tela de juicio a las sociedades de su época en la que prevalecían grandes injusticias. En México, tales inquietudes posteriormente se dispersaron desde la capital del país al interior del mismo.
Ese mismo año, en la capital de nuestra entidad, la institución de educación superior pública y laica surgida en 1832, se transformó en la actual Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ); aunque nació permeada por una educación predominantemente elitista y tradicionalista, en 1971 se realizó un Simposium de Reforma por el que adoptó como principios rectores de su desempeño el ser democrática, científico-crítica y popular.
Al poco tiempo, acciones concretas de universitarios para llevar a la práctica tales objetivos, orilló a los grupos conservadores de la UAZ a tratar de frenar esas iniciativas, para lo cual el 10 de enero de 1977, encapuchados, con apoyo policiaco, tomaron violentamente la Rectoría de la UAZ exigiendo la destitución principalmente de los universitarios líderes del Frente Popular de Zacatecas (FPZ).
Respecto al porqué de la formación en 1974 del FPZ, presento algunos antecedentes: durante la época colonial en nuestro país, los españoles, mediante mercedes reales y encomiendas, se fueron apropiando de las tierras originalmente de los indígenas. En 1821, cuando México se independizó de España, poco cambió la vida de la gente común. El sistema hacendado-peón, casi esclavo, se estableció fuertemente. Los ricos eran dueños de enormes extensiones de tierra. Se dice que el terrateniente Luis Terrazas poseía 186 mil hectáreas. A él se atribuye la frase: “Yo no soy de Chihuahua, Chihuahua es mío”.
La injusta distribución de tierras y riquezas fue una de las causas que generó la revolución social de 1910 en México. Después de mucha sangre derramada, sus logros se plasmaron en la Constitución de 1917. Sobresalen los siguientes artículos: 3° Derecho a la educación; 4° Derecho a la salud y la vivienda; 27° Derecho a la tierra; 123° Derecho al trabajo y a la seguridad social. Para cumplir con lo establecido en el artículo 27° surgió la Reforma Agraria que se ocupó de la redistribución de la tierra -en la modalidad de ejidos-, a los campesinos. En el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas se avanzó en ese sentido, pero seguían existiendo latifundios debido a la renuencia de las autoridades correspondientes en hacer valer la ley.
En Zacatecas, en la década de 1970, la tierra cultivable pertenecía a 33 familias. La revista Proceso (23-VI-1979) señala los nombres de cada uno de esos latifundistas y la extensión de su propiedad. Las gestiones de los paupérrimos campesinos zacatecanos por lograr el cumplimiento de las leyes agrarias fueron desatendidas. Hasta que en 1974 se integraron en el Frente Popular de Zacatecas, asesorado y dirigido por universitarios, valga mencionar a Jesús Pérez Cuevas, Aquiles González Navarro, Francisco Valerio Quintero, Abel García Guízar, Luis Medina Lizalde y otros muchos, que simplemente pugnaron y parcialmente lograran hacer efectivo el artículo 27° constitucional, beneficiando a cientos de campesinos.
Tal situación, que afectó los intereses de la clase adinerada, desembocó en la conformación del grupo Alianza Universitaria, que realizó el citado asalto a la Rectoría UAZ. Para defender la autonomía institucional se integró el grupo opositor Tendencia Universitaria. Después de cuatro meses de pugnas, mediante un complejo proceso de negociación al más alto nivel, se realizó un referéndum que favoreció a Tendencia Universitaria, es decir, a la universidad democrática, científica y popular. Tal movimiento le abrió espacios a las funciones sustantivas de la UAZ anteriormente insospechadas.
Hoy en día las medidas neoliberales adoptadas por la clase gobernante en el poder están aniquilando las conquistas sociales derivadas de la Revolución Mexicana. El derecho a la educación sufre serias afectaciones. La UAZ, concretamente, está padeciendo una falta de financiamiento que limita su operatividad. En protesta, universitarios realizaron una marcha en octubre.
Raymundo Cárdenas Hernández, exdocente-investigador de la UAZ, primer secretario general del SPAUAZ, exlegislador federal, caracterizado por su congruencia como hombre de izquierda a favor de la soberanía nacional y la democracia, y en contra de la desigualdad social, al comentar brevemente el injusto recorte financiero a la UAZ, señaló: “Ahora, que el espíritu hable en nombre de la raza”.
En el conflicto de 1977 la autonomía de la UAZ, la educación superior pública, tuvo defensores y triunfó. Ahora está en riesgo su viabilidad por falta de financiamiento. “Es momento en que la UAZ debe sacar la casta”. La nueva generación UAZ tiene la palabra.
Así se observa el mundo desde el Mirador de
Heródoto.

*Cronista de la UAZ.
[email protected]
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ