Anticipación y reflexión

Anticipación y reflexión

Los días pasan y, poco a poco, acercan las elecciones del 2018, año en el que termina el mandato presidencial de Enrique Peña Nieto. ¿Cómo serán esas elecciones, en las que los ciudadanos mexicanos elijan a quien será su sucesor y quién será éste? Por lo pronto, desde hoy se ponen  en ese  juego, ”garbanzos de a libra” o dicho de otro modo, de una vez, le ponen el cascabel al gato electoral para que retoce, no de un lugar a otro, porque no hay ningún gato encerrado sino actores políticos experimentados que desde hoy destacan e inician a poner en juego lo que son ellos, su jerarquía o representación, en una “arena” nacional, donde se pulsarán fuerzas y chocarán, también, sobre todo en los debates de ideas, plenas de futuro y no uno cualquiera, sino uno que sea propicio para conseguir convertir resultados electorales en incrementos de desarrollo político y en todos los órdenes, o bien, ensayar a generar condiciones nuevas para superar atrasos, aunque con modestia, de tantos como tenemos hoy y dispersos, además, por toda nuestra geografía, surcada a diario, con intensidad, por la población, incluso, por actores totalmente disfuncionales, dados a una criminalidad que ya cuesta muchas vidas, incluso, en nuestro Estado, Zacatecas, con una marca inédita, al inicio de año.

Con todo, las elecciones inmediatas a celebrar: “El primer domingo de junio, en las poblaciones de Coahuila, Nayarit y Estado de México”, motivaron y centraron dicho tema en el Editorial, publicado por el  “Semanario Católico de Formación e Información”, “Desde la Fe”. La cita es larga, pero vale la pena conocer, no sólo una percepción de las elecciones sino toda una crítica política, por supuesto, posible y necesaria, dentro de la actual democracia en México; la cual, por cierto, es criticable y debe serlo, desde muchos puntos de vista, tanto por actores políticos institucionales, como por actores que, simplemente, sean ciudadanía, condición cívica – política que engloba a todos los ciudadanos mexicanos, con independencia de su particular ideología, sean creyentes o no, o religiosos, liberales, democráticos, independientes, etc.

El editorial religioso, en/a comento, con fecha del domingo, 2 de abril de 2017, se intitula: “Elecciones de escándalo”:

“El primer domingo de junio, las poblaciones de Coahuila, Nayarit y Estado de México acudirán a las urnas para elegir gobernador y renovar legislaturas locales y ayuntamientos. El costo de las elecciones en estas entidades –considerando también a Veracruz, donde sólo se elegirán presidentes municipales– ascenderá a cuatro mil millones de pesos, y las prerrogativas a los partidos políticos contendientes serán de mil 300 millones de pesos; es decir, un aumento de 52 por ciento en comparación con las elecciones del 2011.”

“La pregunta es: ¿para esto se usa el dinero del gasolinazo? Y es que los mexicanos sostenemos una democracia cada vez más cara, a costa de dinero público tirado literalmente a la basura, que conlleva recortes presupuestales a programas sociales y de salud, tan necesarios para millones de mexicanos pobres, de quienes los políticos sin escrúpulos hacen su clientela.”

Por supuesto, es ineludible mencionar las elecciones del Estado de México, sin dejar de aludir a todas las demás por celebrar:

“El Estado de México destaca, en esta contienda, por ser la segunda entidad con el voto más caro: costará 209 pesos por cada una de las más de 11 millones de personas inscritas en el padrón electoral. En esta entidad, la ciudadanía es castigada por distintos frentes y tiene que sobrevivir al fuego cruzado: guerra sucia, descalificaciones y manipulación de la verdad entre los candidatos, quienes, con tal de alcanzar la gubernatura, se acusan entre ellos de corrupción y de beneficios desmedidos, lo que, a juicio de los especialistas, podría ser una de las radiografías electorales en la carrera por la Presidencia de la República en 2018.
No obstante lo anterior, lo grave y escandaloso es cómo el pueblo mexiquense tiene que soportar la manipulación, clientelismo y compra cínica y desvergonzada de votos; entrega de despensas y teléfonos celulares, así como la distribución de tarjetas y monederos electrónicos, se unen al uso electorero de programas de desarrollo social, condicionando los beneficios a cambio de copias de credenciales de elector, lo que, por cierto, es un delito.
La población del Estado de México –donde casi la mitad vive en pobreza– se encuentra asolada por el crimen y la impunidad. Así es, la entidad que dejará la actual administración vive sitiada por hampones, y prácticamente existen localidades en virtual toque de queda. En 2016, el Estado de México fue apabullado con cerca de tres mil homicidios, y es primer lugar nacional en el índice de feminicidios.”

En fin, haga Ud., todos los ejercicios posibles de comprensión y prospectiva electoral para las próximas elecciones en Zacatecas y pondere, cómo interactuarán y en qué sentido, nuestros conciudadanos, ¿deslindarán la civilidad de la religiosidad eclesial al emitir su voto? Aquí, ¿se presumen o no, mayores márgenes de libertad? Un fuerte pasado liberal creó, la hoy UAZ.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ