Organización estudiantil, fundamental para transformar la Máxima Casa de Estudios

Organización estudiantil, fundamental para  transformar la Máxima Casa de Estudios

■ Crisis actual de la Universidad se debe a su estructura hiperburocratizada, señala profesor

■ En la UAZ se reproducen muchos de los vicios del sistema político nacional y estatal: alumno

Invitados en el programa Synergia de esta casa editorial, estudiantes de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) coincidieron en que su organización es fundamental no solamente para transformar la Máxima Casa de Estudios de la entidad y erradicar vicios internos en el ámbito escolar, administrativo y académico, sino también para propiciar un cocimiento de carácter social.

Marco Torres Inguanzo, profesor universitario, introdujo el programa y expuso que este proceso de movilización estudiantil, en los últimos dos años, constituye una fuerza de renovación que, en el caso de la UAZ, ahora debe enfocarse en un nuevo modelo académico y una nueva estructura de conducción institucional. En ese sentido, “la fuerza que puede marcar la diferencia, son justamente los estudiantes”.

Explicó que la crisis actual en que se encuentra la Universidad tiene que ver con su conducción, ya que tiene una estructura hiperburocratizada. En ese sentido, “la lógica de la burocracia es que no innova porque se conduce por repetición, es decir, obedece a sus superiores y en este caso sus superiores están en Gobierno Federal”.

Por tanto, la UAZ requiere de no replicar las instrucciones que se emiten por la Federación y por el contrario, construir modelos propios a partir de las necesidades del territorio estatal, pero “la conducción hiperburocratizada es un obstáculo para eso”.

No obstante, destacó la postura de un pequeño grupo de consejeros estudiantes, quienes cuestionaron y reclamaron que no fueron invitados ni incluidos en la elaboración de los dictámenes sobre el informe de labores del Rector en la última sesión del Consejo Universitario.

Torres Inguanzo comentó que, después de la huelga que concluyó el 18 de marzo pasado, la movilización de docentes y estudiantes no concluyó y se mantiene activa, lo que “da esperanza de plantear un Congreso Universitario, una instancia deliberativa donde nos escuchemos todos los universitarios”.

Ana Lilia Félix Pichardo, estudiante de Letras, expuso que la desarticulación que ha caracterizado a los movimientos estudiantiles es producto de la guerra sucia de la década de los 70 del siglo pasado, lo que derivó en que todas las universidades del país se aislaran.

“Por eso ahora nos enfrentamos a esa problemática de aislamiento, que si bien hemos tratado de romper a través de las redes sociales, no es lo mismo. Además, el movimiento estudiantil es efímero porque somos temporales en la Universidad y mientras no logremos sacarlo hacia la sociedad, va a seguir ayudando a la violencia”.

Propiciar un movimiento social al interior de la UAZ, respondió Torres Inguanzo, implicaría un modelo académico de Universidad-Desarrollo, en el que la institución se comprometa con la realidad concreta de la entidad.

Sin embargo, Félix Pichardo manifestó que ello no es posible en este momento y ejemplo de ello fue la huelga, pues los estudiantes buscaron vincular los problemas laborales de los docentes con las demandas estudiantiles, al final “nos encontramos con que el zacatecano no se siente identificado con la lucha gremial de los maestros ni con las demandas estudiantiles”.

En ese sentido, afirmó que es posible generar una fuerza universitaria en la que estén representados todos y mediante la cual se genere un contrapeso a los grupos políticos que tienen intereses en la Rectoría el próximo año, porque a pesar de que hay diferencias, hay la claridad de que “las cosas ya no pueden seguir igual”.

Por su parte, Lino García Escobedo, de Economía, dijo que la reciente organización estudiantil en la UAZ no se entiende si no se contextualiza en el plano nacional, por lo que el ejemplo del Instituto Politécnico Nacional y sus alumnos demostraron que era posible instituirse como agentes de cambio en la sociedad.

“Desgraciadamente Ayotzinapa fue el boom. Recuerdo que el 27 (de septiembre) estábamos en el Distrito Federal con los compañeros de Economía del Poli, y amaneció la noticia que desaparecieron 43 normalistas. Creo que sin la estructura de la Asamblea Interuniversitaria que surgió a partir de la movilización del IPN, no se habría podido replicar en las entidades”.

En el caso de la UAZ, comentó que hay consejeros universitarios que participan en las asambleas, pero la mayoría no lo hace. “Esto se debe a que es en el Consejo donde se pueden tomar las decisiones de cualquier proyecto y es muy fácil para los grupos políticos poner a sus consejeros y que les aprueben las cosas a modo”.

Esa es la causa por la cual la mayoría de los consejeros universitarios no tienen representatividad ni tienen sensibilidad para trabajar democráticamente al interior de la institución. Por el contrario, en la UAZ se reproducen muchos de los vicios del sistema político nacional y estatal.

García Escobedo coincidió entonces en que debe cambiar la estructura al interior de la Universidad y entre los estudiantes hay propuestas interesantes y que incluso cuestionan programas académicos que no atienden las necesidades del estado.

Respecto al tema de las cuotas escolares, cuyos montos son establecidos por los directores de las unidades académicas de manera discrecional, la organización de la asamblea permitió que en el caso de Economía se lograra erradicar una multa que se cobraba a los alumnos si tardaba en inscribirse.

Al respecto, Torres Inguanzo indicó que no existe en la normatividad universitaria ningún contenido que regule los ingresos propios de la UAZ, por lo cual el recurso no se redistribuye.

“Tampoco hay una reglamentación sobre la planeación. Entonces requerimos reglamentar la planeación y eso nos va a impactar directamente en el tema de cuotas como parte del renglón de ingresos propios y ver qué es legal o ilegal, y así eliminar esos cobros arbitrarios”, añadió.

A manera de conclusión, Raymundo Cárdenas Vargas, quien condujo el programa, indicó que la agenda estudiantil, de acuerdo a la opinión de los alumnos, se focalizará hacia el problema de la corrupción y exigir transparencia, eliminar las cuotas escolares y revisar los altos salarios de la burocracia.

Al respecto, Torres Inguanzo manifestó la necesidad de discutir ese aspecto, puesto que además el salario de un administrador en la UAZ equivale al triple de un Tiempo Completo Titular C, además que percibe prestaciones sindicales calculadas sobre la base de su sueldo como funcionarios.

“Eso es irregular a todas luces. Debemos tener un reglamento de salario máximo en la Universidad y evitar esos abusos. Y que el que esté ahí es porque tiene proyecto y no solamente porque va a percibir un alto salario. Yo estoy de acuerdo en que un académico, un investigador, que esté en actividades sustantivas, debe tener mejor salario que alguien que está en actividades adjetivas”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ