Desigualdad, eje del mensaje de Obama a la nación

Desigualdad, eje del mensaje de Obama a la nación

La desigualdad económica fue el eje del informe presidencial anual presentado por Barack Obama ante el Congreso esta noche, pero aunque afirmó que restaurar la promesa de la oportunidad para todos es el proyecto definitorio de nuestra generación, sólo propuso acciones modestas para revertir lo que es la mayor concentración de riqueza desde la Gran Depresión y sus consecuencias para millones de trabajadores, todo lo cual se ha acelerado en su mandato.

El informe anual, llamado el estado de la nación, fue presentado en medio de lo que parece ser un consenso en Washington de que 2014 será la última oportunidad de Obama para establecer su legado ya que su estrella política empezará a opacarse de aquí en adelante por la dinámica electoral.

A la vez, también se presenta en el contexto de que 2013 fue considerado el peor de sus cinco años en la Casa Blanca con derrotas legislativas (sobre migración, control de armas, asuntos fiscales), el muy accidentado inicio de su reforma de salud, el escándalo sobre el espionaje masivo y la creciente desigualdad económica, entre otras cosas, con la consecuencia de que el presidente hoy padece sus peores índices de aprobación. Más de 6 de cada 10 estadunidenses creen que el país va en una dirección equivocada, a pesar de que la economía está mejorando, según una encuesta de CBS News.

Ante esto, Obama intentó retomar la ofensiva política al declarar que 2014 será un año de acción, y advirtió que trabajará con el Congreso en todo lo que se pueda, pero que cuando sea necesario procederá unilateralmente, a través de la acción ejecutiva, para ampliar la oportunidad para más familias estadunidenses.

Presentándose como salvador del sueño americano, afirmó que “lo que une al pueblo de este país… es la simple creencia profunda en la oportunidad para todos; la noción de que si trabajas duro y asumes responsabilidades, puedes avanzar”. Señaló que eso ha sufrido golpes serios en tiempos recientes y subrayó que el proyecto definitorio de nuestra generación es restaurar esa promesa.

Agregó que después de cuatro años de crecimiento económico, las ganancias empresariales y los precios de valores casi nunca han estado más altos, y aquellos que están hasta arriba nunca han estado mejor. Pero los sueldos promedio apenas se han movido. La desigualdad se ha profundizado. La movilidad hacia arriba se ha estancado. El hecho frío y duro es que aun en medio de la recuperación, demasiados estadunidenses trabajan más que nunca sólo para mantenerse, mucho menos para avanzar. Y demasiados no están trabajando.

Declaró que nuestra tarea es revertir estas corrientes, pero reconoció que eso no sucederá inmediatamente, y no estaremos de acuerdo en todo. Presentó su receta invitando al Congreso a trabajar con él sobre una serie de propuestas para acelerar el crecimiento, fortalecer a la clase media y construir nuevas escaleras de oportunidad. Ofreció una lista de iniciativas para generar empleo en el sector manufacturero, alta tecnología y energía, e iniciativas de educación para la economía del futuro.

Pero ante sus derrotas frente al Congreso en 2013, Obama también identificó dónde está dispuesto a proceder sin la legislatura, y para comprobarlo, anunció que emitirá una orden ejecutiva para elevar el salario mínimo de empleados de toda empresa contratista del gobierno federal de 7.25 dólares (el salario mínimo federal actual) a 10.10 dólares la hora, mientras insta al Congreso a elevarlo al mismo nivel en todo el país. Señaló que el salario mínimo actual es 20 por ciento menor en términos reales que cuando Ronald Reagan era presidente.

A la vez, argumentó a favor de la reforma migratoria como un asunto económico, y señaló que podría contribuir con más de un billón de dólares a la economía a lo largo de las próximas dos décadas. Con representantes del movimiento de jóvenes inmigrantes indocumentados, los dreamers, invitados de su esposa, Michelle, y otros representantes del movimiento inmigrante que asistieron como invitados de varios legisladores, Obama exigió de nuevo que este año se logre impulsar algún tipo de reforma migratoria, pero ya no la definió como una reforma integral, ni mencionó específicamente una vía a la ciudadanía, ya que se espera que el liderazgo republicano presente propuestas limitadas para una reforma en los próximos días y optó por no provocar algún conflicto sobre los detalles.

Defendió su reforma de salud y denunció maniobras constantes para intentar descarrilarla. También advirtió que seguirá trabajando, con o sin el Congreso, para evitar más tragedias de violencia de armas como la de la primaria en Sandy Hook.

El ámbito internacional

La única referencia al hemisferio en su discurso fue como parte de los esfuerzos diplomáticos y comerciales generales a nivel mundial. En las Américas estamos construyendo nuevos vínculos de comercio, pero también ampliamos intercambios culturales y educativos entre jóvenes, declaró Obama.

Dedicó mucho más a la política bélica. Resaltó que todas las tropas estadunidenses han salido de Irak, y la mayoría está saliendo de Afganistán para dar fin a la guerra más larga en la historia del país. Sin embargo, advirtió que el peligro permanece, y que aunque el liderazgo de Al Qaeda está en camino a la derrota, la amenaza ha evolucionado a otras regiones, incluidos Yemen, Somalia, Irak y Mali. En Siria, agregó, apoyaremos a la oposición que rechaza la agenda de redes terroristas.

En una muy breve referencia al debate detonado por las filtraciones de Edward Snowden sobre el espionaje masivo a nivel mundial, Obama afirmó: reformaré nuestros programas de vigilancia porque el trabajo vital de nuestra comunidad de inteligencia depende sobre la confianza pública, aquí y en el extranjero, de que la privacidad de gente ordinaria no se esté violando.

También instó, una vez más, a que el Congreso permita la clausura de Guantánamo.

Obama elogió los logros diplomáticos recientes en Siria con el acuerdo sobre la destrucción de armas químicas, así como el acuerdo con Irán sobre programas nucleares, y exigió que el Congreso no ponga obstáculos en estos avances. Igualmente, mencionó el esfuerzo diplomático para promover la paz entre Israel y Palestina, cuidando afirmar que la lealtad al primero es absoluta.

Sólo dedicó dos frases a la promoción de acuerdos de libre comercio, algo muy controvertido dentro de su propio partido y las bases laborales y ambientales demócratas.

Recordó que en todo asunto, el mundo voltea a vernos, no simplemente por el tamaño de nuestra economía o nuestro poderío militar, sino por los ideales que expresamos y la carga que aguantamos para promoverlos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ