Militarización adelantada y por Decreto

Militarización adelantada y por Decreto

La libertad nunca es dada voluntariamente por el
opresor; debe ser demandada por el oprimido.
Martin Luther King.

México existía antes del COVID y lo seguirá haciendo después del mismo. Aunque los expertos coinciden en que el virus que trajo consigo la pandemia, llegó para quedarse como los otros tipos de corona virus (SARS), y que es el tiempo y el sistema inmunológico los encargados de darnos las armas para combatirlo y adaptarnos, el mundo va a cambiar y nuestro país no será la excepción. Platicando en familia, hemos llegado a la conclusión que la sana distancia no es solo una medida ahora necesaria, sino responsable de ahora en adelante. El respeto al espacio personal de nosotros y de nuestros hijos es parte fundamental en la nueva relación social que existirá en el orbe por múltiples razones.

Bueno, pues en ese México que existe a pesar del COVID, es necesario hacer un recuento de importantes acontecimientos políticos y administrativos de las últimas semanas. Porque el país se sigue moviendo y el gobierno debe seguir trabajando. Hay entonces tres tipos de mexicanos, los más afortunados, que estamos en casa y muchos contamos con empleo, otros que no tienen forma de quedarse en casa por sus trabajos o porque viven al día y si no salen a trabajar no comen; y los últimos, los más afortunados de todo, pero que en plena crisis sanitaria salieron muy trabajadores y decretan y legislan y convocan y defienden y defenestran…

Hay en particular un decreto presidencial que es digno de mencionar, y es el cual, pone en vigor lo previamente acordado en 2019 sobre la participación de las fuerzas armadas en las tareas de seguridad pública, bajo las ordenes de un civil, que en este caso sería el secretario de seguridad pública Alfonso Durazo, quién con el mando de la guardia nacional, cumple el requisito legal del mando civil. Pero en realidad ni si quiera es la esencia del documento lo que sorprende, de eso hablaremos mas adelante, sino la puesta en escena que se desarrolló para al final, sacar a los militares de sus cuarteles y utilizar a la guardia nacional como fachada, darle la vuelta a la constitución nacional, jugarle el dedo en la boca a los organismos defensores de derechos humanos nacionales e internacionales y al final decir “este decreto es producto de la votación unánime de los partidos políticos de México y no es momento para quejarse”. Y hasta cierto punto tienen razón, palo dado ni dios lo quita.

Los partidos políticos (todos) que votaron esta ley en el 2019, deben asumir sus responsabilidades con sus electores (y no quejarse ahora ni darse golpes de pecho), al igual que el Ejecutivo debe reconocer que al final, la estrategia implementada por Felipe Calderón desde 2007, donde incluía a las fuerzas armadas en labores de seguridad, no estaba tan errada. ¿Cuál es la lectura del regreso de los militares a las calles en este momento y en medio de la crisis de salud?

1.- La delincuencia sigue en aumento.
2.- La Guardia Nacional no dio el ancho.
3.- La crisis económica trae consigo más delitos de alto impacto como secuestros y asesinatos.
4.- La SEGOB ya detectó el brote de movimientos civiles insurgentes.

Tal vez todas las anteriores y si fuera así, sería muy valido y en muy buen tiempo el decreto y su entrada en vigor, pero dejemos de darle vueltas al asunto, llamemos a las cosas por su nombre, informemos a la gente sin privilegiar lo políticamente correcto, la guardia nacional fracasó y es tal vez el preludio de lo que pueda suceder con esta “nueva estrategia” de militarización sin cortapisa. Y que contrario a lo que la ley votada en el 2019 supone, relativo al paulatino regreso a los cuarteles por parte de los militares, de acuerdo a la profesionalización de la Guardia Nacional, habrá más efectivos castrenses en las calles con una ambigüedad de mando y con una ambigüedad en la ley. Estemos como mexicanos muy atentos a no ceder un centímetro de libertades constitucionales, que costaron sangre y vidas sus conquistas en este país.

Dice Alfonso Durazo y lo reproduzco para la memoria histórica.

“El acuerdo no excede de ninguna forma lo establecido en el texto constitucional, cumpliendo a cabalidad con los parámetros que tanto el constituyente como la Corte Interamericana han establecido, es decir, que la participación de las fuerzas armadas sea extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria”

Al tiempo… ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ