Trasfondo del debate sobre el Insabi

Trasfondo del debate sobre el Insabi

En diciembre del año pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tomó protesta a la Junta de Gobierno del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi). El nuevo instituto entró en funciones el primer día de 2020 y estará a cargo de hacer efectivo el derecho a la salud para cerca de 70 millones de mexicanos sin seguridad social. El tema ha sido tomado por la oposición política y mediática como como ariete contra AMLO.

La Dra. Carissa F. Etienne, Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), entregó un mensaje de felicitación por la creación del Insabi, afirmando que está llamado a jugar un papel fundamental para lograr que se reduzcan las grandes inequidades en salud. Enfatizó la funcionaria en que: “Un sistema de salud basado en la Atención Primaria de Salud, con un primer nivel de atención resolutivo y articulador de las redes de servicios, como el que impulsa en estos momentos México, es sin duda una condición necesaria para avanzar hacia la salud universal” -señaló-, y recordó los compromisos adquiridos el pasado mes de abril en Ciudad de México, en el contexto del lanzamiento del Informe de la Comisión de Alto Nivel Salud Universal a 40 Años de Alma Ata, ocasión en la que hizo un llamado a la acción para avanzar firmemente hacia la Salud Universal para el año 2030; mejorando la capacidad de respuesta a las necesidades de salud de las personas, sus familias y comunidades.

Recordemos que la OPS define la atención primaria como la asistencia sanitaria accesible a todos los individuos y familias de la comunidad a través de medios aceptables para ellos, con su plena participación, y entiende las redes integradas de servicios de salud como redes de organizaciones que prestan o hacen los arreglos para prestar servicios de salud equitativos e integrales a una población definida, y que están dispuestas a rendir cuentas por sus resultados. Este concepto (la salud para todos) se originó hace 40 años, en la Conferencia Internacional de Alma-Ata. De acuerdo con un informe de 2008 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la atención primaria en salud, en su formulación inicial, esto iba en contra de un modelo centrado en las enfermedades, la alta tecnología y la atención especializada, en el que la salud se considera un producto de intervenciones biomédicas, y se desatiende en gran medida el poder de la prevención. Cuando la salud se constriñe hacia la atención especializada, tiende a perderse una amplia gama de intervenciones protectoras y profilácticas.

En el caso del Insabi, las redes integradas de salud tendrán una fuerte base territorial, con un elemento que va a ser de gran impulso para el modelo: el equipo de salud para el bienestar que estará compuesto por un médico general, un médico familiar y servicio de enfermería. Ellos serán el articulador intersectorial. Dichas redes se organizarán considerando los mejores criterios nacionales e internacionales para garantizar la atención continua de las personas hasta la resolución de sus problemas. En cada red se definirán mecanismos claros para el tránsito de las personas entre las diferentes unidades y las informaciones médicas y sanitarias necesarias para la atención oportuna y de calidad.

Segun el Dr. Jorge Alcocer, secretario de Salud del Gobierno Federal, el predominio de la visión de la salud como mercancia y las políticas económicas aplicadas en México durante las tres últimas décadas, fragmentaron y segmentaron el sistema de salud. La visión holística de la salud se redujo –agregó- “a un conjunto de servicios escasos, o paquetes universales mínimos para la población pobre, donde las empresas privadas podían ingresar al sector de la salud en busca de beneficios por enfermedades”. El funcionario agregó que proporcionar atención primaria de salud significa, asegurar que exista una reorganización de los servicios que no se limiten al primer nivel de atención médica.

Aunque el Seguro Popular fue la propuesta para resolver los problemas de salud de la población desprotegida –explicó– las personas afiliadas a este programa y los millones de no afiliados, carecen hoy de acceso a atención médica de manera oportuna y de calidad. Un ejemplo de este fracaso, dijo, son los ataques al corazón. “Esta dolencia sólo está cubierta por los seguros médicos antes de los 60 años, justo cuando el riesgo de ataques cardiacos se hace más frecuente entre la población que envejece”.

Además, indicó, la promesa de protección financiera no se cumple, ya que las personas deben pagar, más o menos, el 40 por ciento del precio con gasto de su propio bolsillo, lo que ocasiona, en consecuencia, la exposición de la economía familiar en gastos catastróficos y empobrecimiento repentino. El nuevo modelo exigirá al Insabi, en primer lugar, poner al día la infraestructura y el equipamiento del primer nivel de atención, asegurar la disponibilidad de medicamentos gratuitos, garantizar la cantidad suficiente de médicos y enfermeras, así como la basificación de 80 mil trabajadores de salud que hoy laboran en condiciones de precariedad. “Esto se logrará implementando el modelo de atención primaria a la salud, federalizando el sistema de salud fragmentado que tenemos hoy, organizando la regulación de la salud y fortaleciendo la industria farmacéutica nacional y la investigación innovadora”. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ