A un año de gobierno: la esperanza y las lápidas de la inercia

A un año de gobierno: la esperanza y las lápidas de la inercia

Estamos a unos días del informe del Presidente de la República. Hay mucho que comentar. La primera preocupación es sobre qué referente informará. Recordemos el múltiple desaguisado de los planes de desarrollo: el documento que elaboró Andrés Manuel es un planteamiento político muy distinto a lo que sus predecesores tenían por costumbre presentar y por lo mismo su evaluación será bajo un paradigma distinto. La pregunta pues es, ¿cuál es el referente para informar los avances del primer año de gobierno? La respuesta no es clara. Por tanto, esperamos un informe descriptivo de acciones emprendidas y valoraciones políticas, pero no una evaluación de avance en las metas del plan de desarrollo debido a los tiempos y las mismas complicaciones que tiene el primer tramo de gobierno.

Otro elemento de crítica, es que aún no están publicados los programas estratégicos y los especiales que se anunciaron en el Plan Nacional de Desarrollo.

En suma el primer informe presidencial deja como saldo muchas acciones simbólicas como la reducción de salarios en las altas esferas burocráticas, el fin de los seguros privados y sobre todo el de la austeridad de un presidente que trabaja a un ritmo acelerado pero que la dinámica del gobierno impide un avance real en las estructuras gubernamentales que en muchas ocasiones aún padecen vicios como es el caso del programa jóvenes construyendo futuro, presa de las viejas prácticas clientelares que aún persisten.

En lo referente a Zacatecas, al día de hoy se tienen compromisos que en combinación con la falta de recursos federales más la falta de petición de la administración estatal no se han concretado pero siguen vigentes sobre la mesa como lo son la construcción del proyecto hídrico de Milpillas, la ampliación de la carretera libre de Zacatecas a Aguascalientes y los recursos necesarios para equipar y operar el hospital de la mujer en Fresnillo. Por el lado de obra pública, también es urgente que la 4T destine mayores recursos para el estado de Zacatecas, no es novedad que más del 90 por ciento de los constructores depende de la obra pública para subsistir y un recorte como el efectuado tiene serias consecuencias en Zacatecas.

Por el lado de la aprobación es sorprendente quien 70 por ciento de los mexicanos mantiene la simpatía por AMLO. Tal vez bajo la esperanza de que apenas inicia el gobierno y la herencia recibida es difícil de arreglar. Pero el hecho concreto es que dan a Andrés Manuel un bono de confianza difícil de penetrar por parte de una oposición que en este primer tramo luce descompuesta y peligrosamente cercana a actitudes golpistas.

Así las cosas, es probable que la continuidad del gobierno se vea alterado por el choque de trenes en noviembre al interior de Morena. Cuando los grupos se conviertan en tribus dejarán de responder a una visión unificada de gobierno y trabajarán sólo para sí mismos. Los cacicazgos regionales reproducirán su poder apoyados en los recursos del gobierno, con ello, regresarán a los vicios que tanto se luchó para superar en la pasada elección. La inercia es una lápida muy difícil de mover. Frenar las desmedidas ambiciones de los cacicazgos será fundamental para crear una acción partidaria y gubernamental de acuerdo con reglas y normas que se ajusten a los principios que edificó el movimiento social que llevó a López Obrador al poder. En resumen, las señales de una forma de distinta de gobernar son claras así como las prioridades del gobierno pero se requiere que mejore la capacidad de planeación y evaluación, y al mismo tiempo, se tomen medidas para mover la pesada lápida de la inercia de los cacicazgos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70