La necesidad de una ley de seguridad hídrica para Zacatecas

La necesidad de una ley de seguridad hídrica para Zacatecas

¿Qué certezas tenemos ante el cambio climático? Los escurrimientos de una cuenca dependen del régimen de lluvias y la permanencia de los canales naturales de conducción del agua. El calentamiento del planeta ahora mismo genera eventos extremos, frío o calor, lluvia o sequia de formas atípicas. Ese comportamiento puede ser un puente en un cambio en los sistemas de presión atmosférica, y con ello una modificación de vientos. En suma, el mapa de la humedad puede transformarse en algunos años. Los cambios climáticos pueden crear saltos geométricos: en pocos años transformaciones enormes. Si esto es así, la incertidumbre es alta. Una obra de ingeniería hidráulica con pretensiones a cinco décadas bien puede verse en crisis en pocos años si los regímenes de lluvias se mueven. Lo mejor es tomar precauciones y asegurar un uso conservador del agua. Para empezar, asegurar cero desperdicios del líquido.
Alguien puede pensar que ‘no desperdiciar el agua’ equivale a hacer anuncios dirigidos al uso doméstico, como aquella campaña donde aparecía un niño pidiéndole a la gente que cerrara la llave. Pues no, el uso doméstico es una cantidad nimia. Toda el agua que utilizamos en bañarnos, lavar la ropa y cubrir enésimas necesidades personales no suma ni el 10 por ciento del agua total que se extrae y utilizamos. En la agricultura y la minería dedicamos la inmensa mayoría del agua. Así que ahorrar en el baño tiene importancia educativa, pero no impacta nada en la reserva de líquido. En cambio, lograr evitar el desperdicio en la agricultura sí tiene relevancia en miles de metros cúbicos al año. Y para hacer esto, se requiere intervenir los sistemas de riego. La producción de alimentos es vital, pero planear producir forrajes en Zacatecas, y que luego se venden a estados vecinos para la crianza ganadera, debe cuestionarse: ¿Zacatecas está en condiciones de exportar agua convertida en forrajes? No lo creemos. O convertida en cerveza?, tampoco lo creemos.
Tomar decisiones sobre el agua en un estado semidesértico en un contexto de cambio climático, es de vida o muerte futura. Tal vez debería discutirse una ley sobre el uso y usufructo del agua. Las aguas en el subsuelo o en ríos son competencia de gobierno federal, pero una vez en uso, puede regularse por los poderes locales. Se piensa que es poco popular confeccionar una ley que, por ejemplo, prohíba el riego rodado. Pero dicha idea puede no ser impopular, si a la vez obliga a la autoridad gubernamental a proveer de las condiciones a los diversos productores agrícolas para adquirir sistemas óptimos de riego. Y se cumple lo más importante: poner al frente la voluntad e interés general. Y esta última en el tema de agua no tiene dudas, es garantizar su disposición para las futuras generaciones. Es decir, la prioridad debe ser la seguridad hídrica: en ello nos va la vida. No la podemos arriesgar por el interés particular de poderosos empresarios, o de productores poco conscientes. Es vital encontrar una fórmula para legislar sobre seguridad hídrica en Zacatecas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70