Las prácticas fraudulentas en los procesos electorales persisten en México

Las prácticas fraudulentas en los procesos electorales persisten en México
Jaime Cárdenas, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM FOTO: PROCESO

Opinan que destaca el uso de programas sociales para inducir al voto

Está en marcha la “operación pirámide”, advierte el investigador Jaime Cárdenas

Consiste en interceptar a los funcionarios de casilla antes de que acudan al día de la jornada comicial y ofrecerles dinero para que falten; son sustituidos por operadores políticos

 

A pesar del discurso de las autoridades, las prácticas fraudulentas en los procesos electorales persisten en México y el próximo domingo no será la excepción. Soborno de representantes de casilla y consejeros electorales, sustitución de boletas por otras previamente marcadas, uso de programas sociales para inducir al voto, y utilización del crimen organizado para inhibir el sufragio, son algunas de las acciones que se han documentado en la historia reciente del país.

Jaime Cárdenas, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, ha declarado en varios medios de comunicación sobre la puesta en marcha de la “operación pirámide”, supuesta estrategia que podría llevarse a cabo este primero de julio.

“Operadores me han dicho que se está gestando la ‘operación pirámide’. Siempre le cambian de nombre. El proceso anterior le llamaron ‘operación zafiro’. Los operadores del partido del gobierno están al tanto de quiénes son los funcionarios de casilla. Van con ellos y les dicen ‘no vayan, le ofrecemos 2 mil o 3 mil pesos’”, expresó durante una conferencia impartida en el estado de Coahuila y que a su vez fue citado por el diario Vanguardia.

Durante la conferencia señaló que algunos operadores del partido en el poder le mencionaron de manera personal que se está gestando la “operación pirámide”, que pretende interceptar a los funcionarios de casillas antes de que acudan al día de la jornada y ofrecerles dinero para que falten.

Explicó que si el funcionario de casilla no asiste a su compromiso ciudadano, de acuerdo con la ley electoral, los primeros en la lista electoral son los que ocupan el puesto faltante.

Dentro de la operación, el partido que organiza el intento de fraude da la orden a sus miembros que sean los primeros en llegar para poder ocupar el lugar disponible.

Por su parte, el ex consejero electoral, Bernardo Barranco, declaró a la agencia EFE que una de las principales formas de fraude es el uso de recursos públicos, provenientes de programas sociales para inducir el voto.

Junto con otros siete exconsejeros, Barranco acaba de publicar un libro titulado “El infierno electoral”, en el que sostiene que el Estado de México celebró el pasado año “una de las elecciones más sucias que ha habido”, y alerta que los mismos grupos de poder que orquestaron esos comicios son los que organizarán las elecciones presidenciales.

Plantea entonces que el uso de la fiscalía para atacar a candidatos, la utilización de fondos sociales para inducir el voto y las anomalías en comicios estatales son algunos de los indicios que, según el ex consejero electoral Bernardo Barranco, sugieren que se está “fraguando” un fraude en las presidenciales mexicanas de julio.

“El verdadero infierno electoral ya está operándose a nivel del tejido social, en los municipios y las regiones pobres. Ya se está fraguando el proceso electoral”, alertó Barranco.

De acuerdo con el ex consejero, se pretende realizar actos similares a los que se perpetraron recientemente en el Estado de México, donde “el aparato del gobierno se convirtió en un aparato electoral”, pues utilizó toda la maquinaria estatal, incluida la autoridad electoral, para favorecer al candidato del PRI a gobernador, Alfredo del Mazo.

Además, el ex consejero señala que la mayoría de los consejeros electorales han sido “comprados” por el poder político, al grado de que a él mismo le ofrecieron cuatro años pagados en París para terminar su doctorado.

Algo novedoso en el proceso electoral en el Estado de México fue “el uso de métodos del crimen organizado para inhibir la participación electoral en regiones con una fuerte oposición”. Por ejemplo, se difundieron advertencias sobre posibles tiroteos durante la jornada de las elecciones o la aparición de centenares de cabezas de cerdo en los colegios electorales.

El periodista Julio Hernández entrevistó a una persona que identifica como “mapache electoral”, quien le afirmó que el fraude es una posibilidad y es una práctica que se realiza a partir de la conformación del padrón electoral.

Según explicó, se aprovechan los cambios de domicilio de los ciudadanos, o bien bajas del padrón electoral por defunciones, para modificar simular que muchos de estos participaron en el proceso.

Los representantes de los partidos muchas veces están comprados, y además muchos no tienen la capacidad de cubrir todas las casillas. “Es ahí donde se ofrece dinero para que estos firmen las actas”.

La cantidad que se le ofrece a un representante de casilla va de 3 mil a 5 mil pesos, lo que significa que es mucho dinero el que se destina a esta práctica, pues se realiza en miles de casillas y no solamente lo hace un partido político, sino varios.

“Los partidos políticos tienen el análisis histórico del comportamiento electoral en las casillas, el porcentaje de votantes, y entonces clasifican las casillas a dónde hay que meterle más recursos o dónde hay que dar dinero y ocupar los espacios donde no haya representantes de casilla”, indicó el personaje entrevistado por Julio Hernández.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70