Río 2016: Un mensaje para el mundo

Río 2016: Un mensaje para el mundo

Las Olimpiadas son para la paz y la libertad,

ésta trae armonía y unión a todos.

El país que lo está ofreciendo debe representar eso.

Elvis Stojko

En una ceremonia donde la cultura, la música y la naturaleza de Brasil fueron protagonistas, el viernes pasado quedaron oficialmente inaugurados los XXXI juegos olímpicos de la edad moderna. Pese a todo pronóstico negativo para esta edición de los olímpicos en el país sudamericano; el comité olímpico organizador de Río 2016 demostró al mundo que estábamos equivocados. Y digo estábamos porque yo en lo personal fui uno de ellos, y no por tener un espíritu anti deportivo; bajo una organización que estuvo envuelta en diversas controversias, como la inestabilidad política del país, la presencia del virus del Zika y los significativos niveles de contaminación en sus aguas eran elementos suficientes para pronosticar unos juegos difíciles de realizar.

Con apenas un presupuesto del 10% de lo que costaron los de Londres 2012, los organizadores regalaron al mundo, una de las más emblemáticas y espectaculares ceremonias que se puedan recordar; y es que no solo  los fuegos pirotécnicos, el espectacular pebetero, la presentación de los artistas más famosos de Brasil, o las coreografías con creativas vestimentas fueron elementos que distinguieron la ceremonia de apertura, también fue momento idóneo para dar un mensaje importante al mundo.

Uno de los momentos más espectaculares sin duda fue el encendido del pebetero; que se elevó y se unió a una enorme escultura creada por el artista Anthony Howe y que representa el sol, la fuente de energía que, según el programa de la ceremonia, es la que “deberíamos explotar”, en pocas palabras dejar de contaminar y usar energías alternativas que no dañen al planeta. Y es que el uso exacerbado de las energías no renovables está llegando a su fin y debemos necesariamente encontrar alternativas como el sol y el viento para satisfacer necesidades sin contaminar.

Otro momento impactante en la ceremonia fue precisamente el mensaje fuerte sobre la emisión de gases y contaminantes que está afectando al mundo; los glaciares se están derritiendo, el nivel del mar aumenta, las selvas se están secando y la fauna y la flora lucha para seguir este ritmo. Cada vez es más evidente que los humanos hemos causado la mayor parte del calentamiento en el mundo, mediante la emisión de gases que retienen el calor, para potenciar nuestra vida moderna. Los gases de invernadero y sus niveles son cada vez más altos, el rápido aumento de la temperatura en el mundo es un problema urgente; y es que el cambio del clima va tan rápido, que algunos seres vivos no pueden adaptarse.

El mensaje fue claro, debemos de hacer algo urgente por nuestro planeta y sus especies, los pronósticos no son nada alentadores si seguimos del modo que hemos venido haciéndolo; el nivel del mar subirá a tal grado que desaparecerán ciudades y países enteros y con ellos miles de especies de animales y plantas; no hay más prórroga para la humanidad, nuestro planeta nos necesita y nos necesita ya.

Otro momento histórico y emotivo de esta ceremonia, es que por primera vez un equipo de refugiados formado por víctimas de persecución y violencia, personas que han vivido de cerca el miedo, que han desafiado a la naturaleza jugándose la vida con tal de llegar a un nuevo destino y construir un mejor futuro, desfilaron con el cobijo de la bandera olímpica ante millones de personas, demostrando que hay esperanza para un futuro mejor. Y es que estos deportistas ni siquiera la guerra ha sido impedimento para que ahora estén dando todo de sí mismos y resaltando entre los mejores del mundo.

Un claro ejemplo, el testimonio de la deportista Yusra Mardini, que es una historia desgarradora con final feliz y que nos inspira a todos a unirnos en un mundo flagelado y dividido por conflictos políticos. La joven siria de 18 años, abandonó su país por las guerras; mientras escapaba en un bote con otras 30 personas, el motor del mismo se descompuso, por lo cual ella junto con su hermana y otra mujer decidió lanzarse al mar para empujar el bote durante tres horas hasta tocar puerto, logrando así salvar su vida y la del resto de personas que la acompañaban.

Para finalizar:

Los Juegos Olímpicos han comenzado, y en medio de una ceremonia majestuosa llena de color y armonía, nos dejaron importantes mensajes que a todos nos deben quedar muy claros. El primero es comprender que vivimos en un mundo del cual no somos dueños e interactuamos con otras especies a las que urge respetar si queremos seguir siendo parte de un ecosistema por las próximas generaciones. El segundo, es la esperanza de un mundo mejor sin guerras, sin fronteras, ni discriminación entre razas. Y el tercer mensaje y más importante, es que a pesar de las tempestades y dificultades que vive el mundo y la humanidad, podemos discernir nuestras diferencias y unirnos con amor y esperanza a través del deporte.  Tocar temas sociales tan delicados en una ceremonia sintonizada por millones de personas en todo el mundo, es una invitación a abrir nuestras consciencias, ya que los mensajes compartidos no son exclusivos de Río u América Latina, es una realidad que trasciende fronteras y que los mismos atletas han vivido a través de distintas historias.

“En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente”. Khalil Gibran ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70