Las + Recientes

El ICAZ y la UAZ

El ICAZ y la UAZ
  • Comentarios libres

Mañana, sábado 6 de septiembre, la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) cumple 46 años, a partir de que el Instituto de Ciencias Autónomo de Zacatecas (ICAZ), reunió los requisitos para alcanzar el rango universitario. Esta decisión fue necesaria porque a finales de la década de los 60, sólo había la normal y la primera institución que se ha mencionado. Era, además, una inquietud que tenía un grupo de docentes, y pugnaban por ese cambio.

En todo el país eran tiempos convulsos previos al 2 de octubre y a la celebración los Juegos Olímpicos. Los estudiantes de las instituciones de enseñanza superior, no eran ajenos a ese acontecer histórico; había un incremento en la lucha por la democratización, la obtención de financiamiento por parte del Estado y por ser partícipes en todas las decisiones políticas. Ese era el entorno nacional que existía cuando nació  nuestra alma mater.

Ya había gobernador electo: Pedro Ruiz González y el sexenio del gobernador en funciones del ingeniero José Isabel Rodríguez Elías, se encontraba por concluir. Sin embargo, tenía un objetivo muy claro para escalar posiciones a nivel federal, y en colaboración con el Magdaleno Varela Luján, deciden transformar el ICAZ, en lo que hoy es la UAZ.

Tal conversión se dio por decreto número 496 publicado en el Periódico Oficial del Estado número 69, el 21 de agosto de 1968; pero fue hasta el día 6 de septiembre que entró en vigor el único artículo transitorio del mencionado decreto.

La ceremonia de ese acto se llevó a cabo en el auditorio de la escuela de Derecho, entonces denominado de Humanidades. En el presídium, se encontraban don Magdaleno Varela Luján, el gobernador José Isabel Rodríguez Elías y otras autoridades oficiales y universitarias de estados vecinos al nuestro. Ahí, el licenciado Jesús Manuel Díaz Casas, leyó el decreto 496 y el gobernador tomó la protesta al primer rector ,Varela Luján.

Su primera Ley Orgánica contenía facultades no permitidas en su tiempo al entonces ICAZ. Algunas: se facultó a los docentes y estudiantes para que participaran en la designación del rector, de los directores de las escuelas, así como en la integración del Consejo Universitario y los Consejos Técnicos. Posteriormente,  y en ejercicio de la autonomía de que fue dotada para organizar y administrar esa institución académica, el Consejo discutió y aprobó los estatutos que reglamentan su Ley Orgánica.

Con muchas vicisitudes económicas, académicas, políticas, administrativas y de otra naturaleza, la vida de la UAZ ha transcurrido a través de 46 años. Por decir con más decencia, a pesar de toda esa problemática que se ha generado.

Un logro de suma importancia para la UAZ, como para muchas de las universidades públicas es la libertad de cátedra. Esta, permite que el docente amplíe tanto sus conocimientos que pueda transmitirlos a sus alumnos lo menos limitado que se pueda. Permite al docente además, que tenga el ingenio necesario para motivar a sus alumnos para que puedan darse cuenta de su entorno y la relación que guardan las cátedras con la realidad en que se encuentran inmersos, y puedan, de esta manera relacionar la teoría con la práctica, lo que se hace necesario en este tiempo en que la tecnología, que representa un gran avance, para los alumnos parece un retroceso que limita su creatividad y los aleja, en mucho de los libros en general. Simplemente ya no leen, no saben leer. ¡Lamentable! Pero actualmente eso sucede.

Pues bien, la libertad de cátedra que existe en la UAZ, por tratarse de una institución pública de enseñanza superior, y que fue, junto con su autonomía una consecuencia, que como logro obtuvo de la conversión del ICAZ, no se debe coartar porque esto implicaría atentar en contra de ella y retroceder a situaciones ya superadas.

Yo considero que sí existen situaciones que la amenazan; y para mí, son dos principalmente: 1.- los exámenes departamentales y 2.- los grupos que se denominan academias.  Desde mi punto de vista estas dos situaciones, además de que atentan en contra de la libertad de cátedra, limitan al docente para que lleve a cabo, por sí mismo todo tipo de investigación, y, por supuesto aportaciones.

Si en las academias les van a indicar a los docentes qué temas debe decir en el grupo, prácticamente es una repetición y esto representa, por supuesto, una gran comodidad. Pero además, hay otra cosa, no se le hace responsable de su trabajo académico, pues de alguna manera lo que pudiera representar errores, se escudará el docente en la academia. ■

Vamos con los exámenes departamentales. ¿Todos sabemos lo que es hacer un examen?

No siempre existe una respuesta afirmativa. Pero sí puedo decir, sin temor a equivocarme que hacer un examen tiene su seriedad e importancia:

 

1.- Elaborarlo acorde con los temas estudiados.

2.- Que no haya repetición de aciertos.

3.- Formular los aciertos en forma de temas, explicaciones, preguntas, paréntesis, etc.

4.- Calificarlos.

5.- Entregarlos a los alumnos y revisarlos para que conozcan cuáles fueron  sus errores y corrijan los correspondientes.

Los exámenes departamentales, es lo que pretenden evitar.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70