15.8 C
Zacatecas
lunes, 25 octubre, 2021

La Reforma Energética y los intereses extranjeros

Más Leídas

La reforma energética impulsada por el ex Presidente Peña Nieto fue presentada a los mexicanos como una promesa para traer grandes cambios al país en el ámbito económico y beneficiando los bolsillos de los mexicanos al traer como consecuencia la baja en los precios de los energéticos, dígase de la gasolina, del gas y de la energía eléctrica suministrada en los hogares mexicanos, sin embargo, resultó lo contrario, incrementó la gasolina hasta superar los 20 pesos, la luz también tuvo un incremento, así como el gas, los únicos beneficiados con dicha reforma, fueron las grandes empresas a las que se les abrieron las puertas para invertir en el sector en el país. 

La reforma logró su objetivo de abrir las puertas para que las empresas extranjeras tuvieran la oportunidad de invertir en las únicas empresas paraestatales mexicanas que quedaban tras cuarenta años de gobiernos neoliberales que vendieron más de mil empresas mexicanas, privatizándolas o declarándolas en quiebra para por fin rematarlas a empresarios mexicanos y extranjeros. De igual forma, desde el sexenio de Vicente Fox se implementó una estrategia para desprestigiar PEMEX y CFE para declararlas obsoletas y costosas para el Estado Mexicano. 

Felipe Calderón incrementó la gasolina casi al doble de su costo y Peña Nieto fue el encargado de consolidar la reforma energética, tras la apertura para que empresas extranjeras pudieran invertir, fueron expuestos casos de corrupción como el caso de la empresa brasileña Odebretch que financió campañas en Latinoamérica como la de Peña para que éste le diera contratos relacionados con la exploración y otras obras relacionadas con el sector petrolero, de igual forma los contratos expuestos entre una empresa española Iberdrola que contrató a Felipe Calderón después de su sexenio, empresa con grandes inversiones en el país durante su sexenio y el de Peña Nieto. 

Una vez entregado el sector energético a las grandes empresas, éstas comenzaron la compra de las tierras por cantidades miserables a los ejidatarios para instalar plantas en donde se genera energía eléctrica mediante aerogeneradores y que es vendida a la CFE, cuestión que terminó por aumentar el costo a los mexicanos. Las reformas estructurales de Felipe Calderón y Peña Nieto tuvieron el único objetivo de servir a los intereses de empresas extranjeras, corromper a los legisladores comprándoles su voto con cientos de millones de pesos, creando un sistema de corrupción que hoy seguimos sufriendo los mexicanos. 

El Presidente López Obrador envió al Congreso Federal una iniciativa de reforma energética con diversas propuestas para reformar artículos de nuestra Carta Magna para frenar el abuso de éstas empresas internacionales que se enriquecen a costa de las riquezas naturales de los mexicanos. La oposición, como era de esperarse, emprendió una campaña de desinformación y que busca generar temor entre los mexicanos respecto de la reforma enviada, alegan que incrementará el costo de la energía eléctrica en los hogares mexicanos, su objetivo es el de defender la reforma energética con la que se volvieron millonarios los legisladores durante el sexenio de Peña Nieto y así proteger los intereses y las jugosas ganancias que las empresas extranjeras han estado obteniendo en el país. 

La propuesta del Presidente busca permitir que las empresas extranjeras puedan invertir hasta en un 45% en los proyectos energéticos del país y nacionalizar el litio que recientemente fue encontrado en diversos estados del país, producto que es conocido como el oro blanco, pues del mismo son creadas baterías de vehículos eléctricos y muchos otros productos que se venden en el mercado y que resultan de necesidades primordiales en todo el mundo. 

La reforma busca proteger los intereses de los mexicanos al proteger los recursos naturales que ya habían sido entregados a billetazos por el PRIAN a intereses extranjeros, evitar que el litio sea extraído por los mismos y que la riqueza generada de la extracción y comercialización de sus derivados sea en beneficio de los mexicanos, evitar que suceda como en la minería, que la riqueza extraída de nuestras tierras termina en otros países y en México nos dejan enfermedades y pocas ganancias, quienes se oponen a la reforma energética planteada por el Presidente, son los mismos que sirven a los intereses extranjeros, quienes no aman nuestro país y quienes no se preocupan por los mexicanos. 

¡La reforma energética va! ■

- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias