Partidos políticos, los responsables de la crisis

Partidos políticos, los responsables de la crisis

México vive un momento complejo en todos los aspectos, los cambios políticos que se impulsan por el gobierno federal traen consigo consecuencias en todos los niveles y en todas las materias: económico, social y político. El choque ideológico generado por la izquierda que busca reestructurar completamente los cimientos del país y la derecha que se aferra a mantener el esquema de gobierno y de corrupción construido durante setenta años, genera desequilibrio en todo el país.

Los estados que reciben los nuevos gobiernos, independientemente del partido del que emanan, se encuentran en la quiebra económica, sin recursos para concluir el año fiscal y sin la capacidad de cumplir compromisos realizados durante la jornada electoral. Los recién gobernantes deberán implementar estrategias más allá de la imaginación para gobernar de manera eficiente con el poco recurso que recibirán por parte de la federación y que además lograrán recaudar.

Los municipios viven una situación aún más compleja, mucho menor recurso y en su mayoría superados, hablando financieramente, por las grandes nóminas que deben pagar, consecuencia de presidentes municipales y regidores caciques que las han usado para sembrar operadores políticos sin pensar en las consecuencias financieras que ello genera, la nómina se va en una gran parte para cumplir el capítulo de nómina y además para cumplir con los laudos ocasionados por los despidos masivos que se viven administración tras administración para que los nuevos, puedan posicionar a sus equipos políticos y para el pago de compromisos generados en las campañas.

El poder legislativo federal y locales, han servido también como plataformas para posicionar a equipos políticos y de igual forma, para pagar favores generados en los procesos electorales. En Zacatecas tenemos un poder legislativo en el que se derrocha recurso en beneficios de los legisladores, un poder que cuenta con 30 jefes que exigen se les cumplan sus caprichos, contratación de personal a discreción con altos sueldos, además de basificarlos, facturación falsa para justificar viáticos y gastos de representación, así como exigencias de reparto de economías una vez que termina el año fiscal y sobra dinero.

El poder judicial de igual forma ha sido coptado por los grupos políticos que tienen representación en los congresos, el nombramiento de magistrados atiende a intereses de los grupos políticos representados en las bancadas legislativas, los cuales se reparten a forma de cuotas los nombramientos de servidores del poder judicial y de otros organismos autónomos.

La crisis institucional que se vive en todos los niveles y poderes en México, es consecuencia de un sistema de partidos putrefacto, que fue diseñado y moldeado con el paso del tiempo, para que la élite política lograra mantener el poder y gobernar el país a su gusto, siendo ésta misma la que designara de forma indirecta a ministros, magistrados, jueces y funcionaros de diversos órganos encargados de la investigación de delitos y hechos relacionados con la corrupción.

El modelo de gobierno que impulsa el Presidente López Obrador, basado en la ética y diversos principios morales como ejes rectores del ejercicio en la administración pública servirán únicamente durante su mandato, pues de no existir reformas en materia político electoral, los cambios que ha impulsado serán echados atrás una vez que deje la presidencia de la república si no lograra morena impulsar un verdadero defensor del proyecto de la 4T a la presidencia, por lo que es necesario que durante el segundo periodo de se mandato, sean impulsadas reformas cuyo objetivo sea el de reformar nuestro sistema de partidos y político.

La democratización de los partidos políticos es urgente y necesaria para la transformación de la vida pública en el país, la eliminación del financiamiento a los partidos evitará que éstos sean vistos como un botín, darle peso a la voz de la militancia será fundamental para que los representantes populares emanados de los partidos políticos, sean perfiles que realmente representen los intereses basados en proyectos e ideas sociales y colectivas.

Si los partidos políticos no son obligados a reformarse, si no se arrebata el poder a las cúpulas políticas y a los caciques partidistas, los cambios que impulsa el Presidente López Obrador, serán sexenales o hasta que la cuarta transformación pierda el poder y la mayoría en los congresos y gubernaturas, la transformación del país requiere una reforma profunda al sistema de partidos para que los representantes populares realmente sean emanados de las bases, de las luchas y que busquen darle voz al pueblo, es necesario acabar con los partidos que hasta hoy han sido culpables de los males en el país.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ