Acción humanitaria para la Infancia

Acción humanitaria para la Infancia

No hay seres más desprotegidos en el Mundo que las niñas y niños. Millones de infantes anhelan a diario el abrazo de un padre, el cariño de una madre y el cobijo de una familia; factores indispensables para su pleno desarrollo que están en peligro de extinción para muchos de ellos. Es tanta la descomposición social que estamos viviendo que cosas tan naturales como las ya descritas, vulneran en su ausencia, a muchos pequeños que están al margen de múltiples aberraciones que los afectan y marcan para siempre. A veces pienso que son distintos estratos en los que coexisten los menores, unos, los que conocemos en su mayoría, sonríen, juegan, estudian, están a la vista de todos, son cuidados por sus padres o por alguno de ellos, crecen y se desarrollan a como mejor pueden, sin embargo, en otro segmento están esos niños y niñas que sufren, lloran y, están en una constante incertidumbre ante su vida, enfrentando impactos psicológicos o psiquiátricos ante una desafortunada situación personal que los vulneró. El mundo está perdiendo generaciones enteras, ya por orfandad a consecuencia de la violencia, la covid-19 o dejados a su suerte con motivo de los desplazamientos provocados por cuestiones étnicas, de guerra o conflictos políticos. En cualquier situación, son los infantes los más afectados y, tales agravios, serán llevados por ellos como un tatuaje permanente cuando formen una familia, cuando lleguen a consolidarse en algún puesto político o en una determinada posición en donde sean tomadores de decisiones, en todas las hipótesis, esos menores que hemos olvidado en estrategias y acciones, pasarán factura a la sociedad que los abandonó, los lastimó y que fue incapaz de resguardar sus intereses. Es lamentable el gran porcentaje de niñas, niños y también adolescentes, que a diario ven vulnerados sus Derechos Humanos Fundamentales por lo que es urgente consolidar estrategias que promuevan de fondo, el reforzamiento de las instituciones y erradiquen la simulación de organizaciones que solo actúan para los reflectores, aunque claro, habrá otras que se internen en los aspectos más oscuros que afectan a la niñez. En el Informe 2021sobre la Acción Humanitaria para la Infancia editado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), se establece que en tiempos de crisis, los niños son quienes más sufren y que como resultado de la pandemia, la pobreza está aumentando, la desigualdad se está intensificando, y el COVID está poniendo en peligro el funcionamiento de los servicios esenciales que aseguran la salud, la educación y la protección de los niños y jóvenes. Se reconoce que desde antes de que surgiera la pandemia, los conflictos, la pobreza, la malnutrición y el cambio climático ya estaban impulsando un aumento sin precedentes del número de niños que necesitaban asistencia humanitaria. No obstante, la UNICEF afirma que hay motivos para la esperanza pues a través de 59 llamamientos destinados a llegar a más de 190 millones de niños y niñas, la Acción Humanitaria para la Infancia 2021 de UNICEF, establece un ambicioso programa para abordar los principales retos que afrontan los niños que viven en situaciones de conflicto y de crisis. Tal como lo hemos señalado en otras colaboraciones, se advierte que la pandemia amenaza con crear una generación perdida pues desató una crisis del aprendizaje debido a los cierres de escuelas que interrumpieron la escolarización del 91% de los estudiantes en todo el mundo, lo cual obstaculizó el aprendizaje de los niños desplazados o afectados por crisis humanitarias. La UNICEF informa que desde Afganistán hasta el Camerún y Mozambique, los ataques contra los niños aumentan a un ritmo impresionante, muchos de los cuales quedan sin sanción, de igual forma, se tiene que los mecanismos negativos para hacer frente a estas dificultades están exponiendo a las niñas al abuso sexual, al matrimonio infantil y al embarazo. En palabras de Henrietta H. Fore, Directora Ejecutiva de la UNICEF, el cambio climático y la degradación del ambiente amenazan nuestro futuro común, pues las graves sequías hasta las inundaciones, nos hablan de que el número de desastres relacionados con el clima se ha triplicado en los últimos 30 años. Para la UNICEF estos desastres tienen un impacto desproporcionado en los niños y las familias más vulnerables al amenazar la seguridad alimentaria, aumentar la escasez de agua y obligar a las poblaciones a abandonar sus hogares. En este contexto, por donde quiera que se le vea, la gran afectación a la niñez está latente, por lo que es urgente actuar eficientemente lo que hará la diferencia en sus vidas y sus futuros inciertos.

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ