“Turísticamente hablando, es un quinquenio perdido”: Reyes García

“Turísticamente hablando, es un quinquenio perdido”: Reyes García
Al promover sólo la capital, también le afectó a ésta y a sus habitantes porque se midió el éxito con la sobrecarga del espacio, denotando que no saben conservar el espacio patrimonializado ■ foto: la jornada zacatecas

■ No hubo un plan a cinco años, sino un reinicio en el que se probó de todo a ver si funciona

■ Sí se generaron marcas para los Pueblos Mágicos pero no se creó una ruta que los uniera

■ En Zacatecas se menospreció al habitante y se privilegió a los turistas: Finestra Gestoría

 

La falta de un plan y un constante “reseteo” hicieron que el turismo en Zacatecas no avanzara hacia ningún lado. Turísticamente hablando, a decir de Carmen Reyes García, directora de Finestra Gestoría de Proyectos, el gobierno de Alejandro Tello Cristerna es un quinquenio perdido, en el que sólo se creó una marca, una tipología que fue un capricho, pero sin un resultado tangible sobre su consolidación o posicionamiento de ésta.

“Somos una ciudad que tiene que vivir del turismo cultural porque no tenemos una playa. Que no haya una especialidad en turismo cultural en Zacatecas a estas alturas también habla de que no se entiende qué es el turismo cultural. Vimos en este quinquenio una serie de reseteo constante, no hubo un plan a cinco años, sino un reinicio que se probó de todo a ver si funciona: turismo de aventura, la celda no sé qué, las siete noches de no sé dónde; no hay un proyecto claro que se fuera haciendo por fases y eso fue muy notorio”, señaló la especialista.

De acuerdo con Reyes García, se promovió la creación de productos turísticos dando capital semilla, no obstante, poco se sabe de los proyectos que ganaron, como el de paseo en segway, que hasta el momento no existe y que por lo tanto se perdió el dinero y denota corrupción dentro del concurso anual que realizó la Secretaría de Turismo de Zacatecas, encabezada por Eduardo Yarto Aponte.

Además, y al contrario de lo que parece, la especialista señaló que el turismo no descentralizó, pues sí se generaron marcas para los Pueblos Mágicos pero jamás se apostó por una ruta que los uniera. Mientras que al promover sólo la capital, también le afectó a ésta y a sus habitantes porque se midió el éxito con la sobrecarga del espacio, denotando que no saben conservar el espacio patrimonializado, abarrotando con callejoneadas sin poner baños; promoviendo el turismo de boda a costa del patrimonio, y sobre todo, sin importarles los habitantes de la ciudad. “Esos son indicadores de una mala gestión, de una mala planeación”, aseveró.

El turismo cultural, explicó, es esa disciplina que se planta en el centro entre la cultura y el turismo. Se le da la justa medida y el valor al recurso cultural sin mercadotecnia, se le agregan las herramientas para venderlo, potencializarlo, para mostrar por qué destaca y se atrae al turista pero se le deja llegar hasta donde no lo destruya. Pero para eso, agregó, se debe tener la disciplina y la metodología, para que además haya una oferta para cada gusto e interés del visitante.

No obstante, dijo, la imagen que se ofreció fue la de embriagarse en el Centro Histórico mediante callejoneadas, y si se quiere posicionar a Zacatecas vinculado con la imagen del alcohol, es muy peligroso, porque al final el turista que venga no va a venir por los museos, va a venir predispuesto a relajarse y hacer lo que quiera, porque todo se le permite.

Además, subrayó que hubo un menosprecio por el turismo zacatecano, regional, lo que han llamado “turismo interno”, que no existe. Fue hasta que llegó la pandemia del Covid-19 que se les ocurrió lo de viaje en corto, una estrategia que consideró Reyes García, era con la que debían empezar para conectar, descentralizar y potencializar los diferentes tipos de turismo: ecoturismo, religioso, cultural, etcétera.

“La mejor estrategia turística es un habitante contento”, sentenció, algo que no ha sucedido en Zacatecas porque se menospreció al habitante y se privilegió a los turistas, poniendo los servicios y la ciudad en función de las necesidades de éstos y no de quienes la habitan y que, además, no reciben esa derrama económica de la que hablan los funcionarios.

Finalmente, Reyes García advirtió que la administración entrante debe enfatizar el trabajo entre el Instituto Zacatecano de Cultura y la Secretaría de Turismo para generar una oferta anual, potencializar el turismo cultural, pero sin hacer distinción del “pase dorado para el turista”, sino respetando al habitante y no dañando el patrimonio cultural.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ