Anaya: ¿inocente o culpable?

Anaya: ¿inocente o culpable?

Los distintos medios de comunicación tanto locales como nacionales, está semana han abordado casi a diario, el controversial tema de la supuesta persecución política que según sufre Ricardo Anaya ex candidato presidencial del Partido Acción Nacional. Por supuesto que es un tema que causa polémica, controversia y debate, no solo entre los interesados en temas políticos, sino en toda la sociedad. Estamos hablando de que, por primera vez en la historia de la política contemporánea, la Fiscalía General de la República hace una investigación formal y legal, en contra de un excandidato presidencial que forma parte de la élite política de este país; pero no solo eso es lo que causa controversia en el tema, lo que en verdad hace interesante el asunto para para los mexicanos y los extranjeros, que sin duda observan estos acontecimientos, deriva de lo que representan cada una de las partes involucradas. Esté episodio representa una batalla más, entre el viejo régimen político y la Cuarta Transformación.

En un video de más de 7 minutos, el excandidato del PAN Ricardo Anaya, acusa a Andrés Manuel López Obrador de persecución política; dice que, a la mala, lo quieren sacar de la vida política y que lo pretenden encarcelar por 30 años para que no sea candidato en el 2024; en el mismo video, Anaya menciona que se tiene que exiliar, es decir que se va del país (seguramente a su mansión en Atlanta). En el video Anaya no dice, de que lo acusan o que se le imputa; pero la tarde del 25 de agosto del 2021 la Fiscalía confirma lo que ya todos los mexicanos nos imaginábamos, se le sigue un proceso por su probable participación en el delito de corrupción.

El principio de presunción de inocencia forzosamente opera a favor del excandidato Ricardo Anaya, lo sabe la Fiscalía General de la República y sin duda lo sabe Anaya y su equipo de abogados; pero como luego dicen, crea fama y échate a dormir. El partido del que proviene Ricardo Anaya (PAN), no cuenta actualmente ante las y los mexicanos, con la mejor reputación de todas; representa un partido que, en lugar de hacer contrapesos políticos, prefirió ser aliado al PRI y sus gobiernos durante el sexenio anterior; la corrupción y la complicidad con el narco que había durante el gobierno del panista de Calderón han dejado sin ninguna autoridad moral al panismo nacional. Ahora, a lo anterior hay que sumarle las múltiples acusaciones que ha tenido Ricardo Anaya por corrupción, incluso quienes lo han acusado no son funcionarios o políticos afines a la 4T, sino personajes del mismo grupo político al que perteneció Anaya. Ante la ley, aun es inocente; ante el juzgar de todo un pueblo, ni cómo defenderlo.

Ante estos hechos, existe otro dicho popular mexicano que opera a la perfección, “el que nada debe, nada teme”; Anaya no menciona en su video si fue notificado en forma de que se tenía que presentar ante un Juez o sí alguien le filtró la información; solo descalifica el actuar de la FGR y menciona que se va, que se exilia. En primer lugar, sea culpable o no, Anaya debe ser tratado por las instituciones como inocente, no tendría por qué huir; además, en caso de que haya sido requerido por un Juez, tampoco tendría porque decir que se va, eso sí ameritaría orden de aprensión independientemente de si es inocente o no; por lo tanto, la actitud de Anaya resulta sospechosa e incongruente con la supuesta inocencia que pregona.

La primera presentación de Anaya ante la justicia, será ante un Juez de Control, donde la Fiscalía expondrá los datos de prueba y se le informará a Anaya de qué se le acusa, si los datos de prueba indican que se está ante comisión de un delito y la probable participación de Anaya, se dictará auto de vinculación a proceso, eso es todo; Anaya seguirá protegido por la presunción de inocencia; entonces ¿para qué decir que se tiene que exiliar? Lo único que puede lograr Anaya con esas declaraciones es que, como medida cautelar, se le prohíba salir del país por el tiempo que dure el proceso en su contra.

Ante el escándalo mediático y la victimización por parte de Anaya, hay de 2 sopas; una de ella es que Anaya confía en que las pruebas en su contra no serán suficientes para declararlo como culpable y está utilizando todos los reflectores posibles para posicionarse como un aspirante fuerte para el relevo presidencial del 2024; o la otra es que Anaya sabe tiene metidas las manos hasta los codos en todos esos escándalos de corrupción y busca victimizarse lo más posible y hacer ver este episodio como un caso de persecución política.

Es del conocimiento de todos, que la FGR ha sido implacable con los políticos que han sido formalmente acusados por algún delito; sinceramente dudo que la investigación y el material probatorio contra Ricardo Anaya no sea contundente. Esperemos ver que resulta de las primeras audiencias; mientras tanto, los mexicanos observamos convencidos de que el peso de la ley debe aplicarse igual a todos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ