Alba de Papel El sentido de la transformación en cultura, para Zacatecas

Alba de Papel El sentido de la transformación en cultura, para Zacatecas

Hay mucha expectación en la comunidad artística y académica, por saber quien guiará de primera intención, la política cultural en la Entidad, pero para la sociedad en general, la cuestión prioritaria, es que se hará para nutrir y fortalecer a las culturas vivas de los municipios, que salvo su Capital, han sido ignoradas frente a una inseguridad imparable que las violenta.

Más que un nombre y la infructuosa especulación que se origina, lo que está en juego es infinitamente mayor, porque de lo que se trata es que el nuevo gobierno que en breve asumirá funciones, privilegie la educación y la cultura, y que su discurso esté orientado en recuperar y fomentar la confianza de la ciudadanía, en el quehacer de lo público.

Sabido es, porque es lo que la gente afirma, que las dos administraciones gubernamentales anteriores, han sido una extensión con la misma ligadura; caracterizadas por la insensibilidad y el desconocimiento de lo propio. Ninguna de las dos privilegió el tema de la cultura, ni de las artesanías, al contrario, a la primera, la reprimieron presupuestariamente, y a la segunda, injustamente cambiaron su marco legal para convertirla en apéndice de la Secretaría de Economía, sin que nadie protestara, porque es clara la división de intereses que prevalece en este importantísimo sector.

Once años de dificultad multifactorial para desarrollar Zacatecas, sin visión a futuro, enquistados en una cápsula de poder, que ha naufragado intermitentemente con un falso self, claro, se ha hecho lo que se ha podido, pero careciendo también, de la visión del presente, los dos elementos estratégicos para obrar en el aquí y el ahora y visualizar el allá y el entonces, las posibilidades de cambio verdadero y de justicia social que necesita.

Qué duro para un territorio como el nuestro, con un patrimonio cultural singularísimo, monumentos arquitectónicos, artistas excepcionales, y muchas historias libradas en la batalla que dieron origen al carácter zacatecano, de donde se desgrana la diversidad de nuestro orgullo, sea fresnillense, teulense, pinense, nochistlense, guadalupense, jalpense, juanaldamense o juchipilense (Toda una caracterología de identidades), permanecer en la pobreza y el estancamiento.

El nuevo gobierno morenista, a partir de este septiembre 2021, enfrentará el enorme desafío de que lo público se convierta en un referente de equidad, de calidad, de justicia y de confianza ciudadana. Cierto es, que entra en funciones, en medio de grandes dificultades de presupuesto, delincuencia, violencia de género, enfermedades de salud mental, pobreza y pandemia, nada fácil para resolverlo inmediatamente, salvo que, en cultura se dice que los retos son iguales a las dificultades, que conforme a la tradición socrática, hay que preguntar y hacerse muchas preguntas, para encontrar las respuestas correctas para afrontar la problemática que se avecina.

Las voces autorizadas opinan, que aun cuando Morena ganó la gubernatura de Zacatecas, no debiera replicar igual ni en su totalidad, la política implementada por el gobierno federal, ni por anticipado enemistarse con los intelectuales y los creadores, arrebatándoles la esperanza que tienen en él, para que se promueva la equidad, la inclusión, las oportunidades de trabajo, y se les otorgue dignidad.

La educación y la cultura, son fundamentales para el desarrollo económico de Zacatecas, un estado hundido en la pobreza, con un sentido binacional incomprendido, por el que no se ha trabajado en ningún aspecto, con una tasa de violencia e inseguridad que no ha podido detener la Guardia Nacional, a la que por igual se le teme, y a dónde quizá, ella misma está sobresaturada de funciones y no ha sido adiestrada axiológicamente para lo esencial de su cometido.

No lo sabemos, pero el tema cultural es básico y va con todo lo relacionado a seguridad, salud, campo, urbanismo, turismo y economía, de alguna manera es el basamento, o debiera serlo de todo proyecto político que aspire por la transformación del lugar que gobierna y de sus gobernados.

Hay muchos ejemplos de ciudades que cambiaron su militarización y espanto, por escuelas, bibliotecas, parques temáticos, casas de cultura, jardines, encuentros, centros de artes y oficios, plazas de baile y crónica, de oralidad y teatro, todo a un nuevo nivel de sintonía con la libertad y la vida, lo que constituye un derecho elemental ciudadano.

El próximo gobernador, ha venido hablando en redes sociales, que ya se acerca la transformación de Zacatecas, que faltan pocos días, aunque podría ser temerario lo que dice, a lo mejor lo alienta la posibilidad de un proyecto distinto que ya tiene, uno que de verdad corresponda a la identidad de sus pobladores y a sus comunidades de origen.

Un desafío que implicará una disrupción de lo establecido y lo convencional, encaminado a un reto mayor: crear convivencia y comunidad dentro de la crisis sanitaria, a través de proyectos culturales, educativos y sociales que marquen un hito en la historia de este gran Estado. Es apremiante.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ