Democracia participativa

Democracia participativa

Lo primero que tendríamos que entender es el significado del concepto “democracia representativa”; sin entrar en definiciones de enciclopedia, podemos definir que la democracia representativa es aquella que se ejerce por medio de representantes; es decir, el pueblo elige en un momento determinado quienes lo van a representar en la toma de decisiones; y estos representantes las toman. En la democracia participativa, se busca que las y los ciudadanos se involucren más en la política y en los asuntos de interés público; el pueblo toma las decisiones de manera más directa; por medio de mecanismos regulados por las leyes, el pueblo forma parte de la toma de decisiones. La consulta popular del 1 de agosto del presente año, es un ejemplo de democracia participativa.

Para que la consulta popular antes mencionada cumpliera con los requisitos legales, debió haber una participación del 40% del padrón electoral nacional; sin embargo, la participación lograda fue del 7.11%, lo que significa que fueron cerca de 7 millones de ciudadanos y ciudadanas quienes ejercieron su derecho de participar en este ejercicio democrático.

Aunque debido a los resultados, no se cumplió con la meta en aspectos cuantitativos; el resultado de la pasada consulta popular fue satisfactorio en cuestiones cívicas y sociales, ya que si tomamos en cuenta la apatía y el desinterés colectivo que por décadas ha existido en nuestro país en temas de participación ciudadana, 7 millones de participantes es un paso bien dado para fomentar la democracia participativa en nuestro país y más aún si tomamos en cuenta las limitantes que había entorno a la consulta.

Uno de los principales objetivos de los mecanismos de participación ciudadana que fomentan la democracia participativa, es el empoderamiento de la ciudadanía. Se busca, que el pueblo no esté a expensas de sus gobernantes, llámense diputados, senadores, gobernadores o presidente; se trata de darle la seguridad y la autonomía necesaria a la ciudadanía de decidir en temas de su interés.

La democracia participativa hace honor al precepto constitucional que dice “todo poder dimana del pueblo”, lo que quiere decir que el pueblo es el que manda; la democracia participativa y sus mecanismos, son entonces, una forma en la que el pueblo puede decidir, tomar decisiones y definir situaciones sobre asuntos públicos y políticos, sin esperar a que lo hagan sus representantes populares, que muchas de las veces representan otros intereses, menos los del pueblo.

Como bien podemos concluir de los resultados de la consulta popular pasada; la ciudadanía, gobiernos y partidos políticos, tienen mucho por hacer, para que la sociedad se interese más en temas de participación ciudadana y ejerza efectivamente una democracia participativa; sin embargo, a pesar de los resultados de la consulta y de que existen muchos retos para lograr lo antes mencionado, en México, la población tiene fe en que se consolide una transformación política, social y democrática.

Contrastar los resultados electorales de la última elección nacional y los resultados de la consulta ciudadana, no reflejan un retroceso para el proceso de transformación que se vive en México, sino que reflejan que la mayoría de la ciudadanía sigue entendiendo como participación democrática, el simple hecho de ir a ejercer el voto el día de las elecciones; más allá de eso la ciudadanía no concibe organizarse y participar; y eso, es culpa del sistema político que durante décadas ha descuidado la verdadera participación democrática, ha generado apatía, desinterés y desprecio de los mexicanos hacia temas políticos y públicos. De aquí se desprenden los tan grandes retos que hay en torno a la democracia participativa. Es importante mencionar que los retos y las responsabilidades en torno al tema son compartidos entre gobierno, partidos políticos y sociedad.

Como no va a existir un desinterés y un desprecio por la política si durante años, los representantes populares le han dado la espalda al pueblo; los políticos se habían dedicado a enriquecerse y se despreocupaban por las necesidades de la gente, acudían a ella únicamente durante tiempos electorales. Todo eso ha causado apatía en la sociedad, lo que dificulta cualquier actividad o mecanismo de participación ciudadana. Por lo anterior podemos decir el principal reto que comparten todos los partidos y actores políticos, es el de cambiar la forma en que la sociedad ve el quehacer político. Son muchas etiquetas las que se tienen que quitar quienes hacen política y son muchas malas prácticas las que se tienen que dejar de hacer en la política para que la gente sienta que vale la pena la participación ciudadana.

Para mejorar la forma en que la ciudadanía participa en los asuntos públicos, además de la responsabilidad que tienen los partidos de cambiar su relación de confianza hacia con la sociedad, la población necesita más fuentes de información que le permita hacer un análisis crítico y consciente sobre los temas de interés nacional y sobre los acontecimientos políticos y sociales. Una democracia participativa se tiene que ejercer de manera responsable y bien informada, en donde la ciudadanía acuda a expresar su voluntad, solo así se podrá cumplir con el objetivo de la democracia participativa.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ