Las políticas neoliberales de la Secretaría de Economía atentan sobre la producción agrícola nacional

Las políticas neoliberales de la Secretaría de Economía atentan sobre la producción agrícola nacional

La Secretaría de Economía actúa al igual que las anteriores. Recurren a importaciones de alimentos y de todo tipo de productos para abastecer el mercado interno y evitar presiones inflacionarias, a costa de que las importaciones sigan desplazando a la producción nacional y continúe ésta siendo insuficiente para satisfacer la demanda interna, como para incrementar exportaciones. Ello nos ha llevado a menor crecimiento económico, aumento de desempleo y del déficit de comercio exterior. De hecho, la Secretaria del ramo, señaló la semana pasada que quieren aumentar la competencia en el mercado para bajar la inflación. El problema es que, en la competencia de economía abierta, ganan las importaciones, pues son más baratas que la producción nacional, tanto por la mayor productividad y menores costos, respecto a la producción nacional, como por la apreciación de la moneda nacional (abaratamiento del dólar), por lo que la producción nacional termina siendo desplazada por las importaciones. En el planteamiento de recurrir a importaciones para bajar la inflación, subyace el principio de favorecer al consumidor con menores precios, pero ello ha resultado demasiado caro para la economía como un todo, pues se ha contraído la producción nacional, ha incrementado el desempleo y predominan bajos salarios, lo que ha disminuido el poder adquisitivo de las grandes mayorías de la población, evidenciando que la baja inflación sustentada en importaciones, no ha sido benéfica para el país. Las crecientes importaciones derivadas de los acuerdos de libre comercio, han acentuado la desindustrialización del país, han aumentado el endeudamiento externo e interno y hemos perdido la autosuficiencia alimentaria en granos básicos, ya que importamos el 45% de los granos básicos que consumimos. El Grupo Consultor de Mercados Agrícolas informó que en el primer semestre de este año, ante el bajo precio internacional del frijol, se incrementaron las importaciones en casi 142 por ciento, contra el primer semestre del 2020. Dicho Grupo también señaló que en el primer semestre de este año, las importaciones de granos en el país, aumentaron 14 por ciento con respecto a igual periodo del 2020. Y el valor de tales importaciones, se incrementó en 67 por ciento respecto del primer semestre de 2020, como consecuencia del alza de precios a nivel internacional. Ello ha sido consecuencia de la inexistencia de política agrícola que durante décadas ha padecido el país y el gobierno actual sigue sin instrumentar.

El problema se agravará cuando aumente el precio del dólar o cuando dejemos de tener dólares suficientes para cubrir las importaciones de granos básicos, lo que ocasionará desabasto, presiones inflacionarias y hambruna. De ahí, que la Secretaría de Economía, en vez de seguir fomentando importaciones, debe impulsar la producción nacional para alcanzar la autosuficiencia alimentaria en granos básicos, así como para retomar procesos productivos manufactureros que se han perdido. Ello contribuiría al crecimiento económico, a la generación de empleos, como a disminuir el déficit de comercio exterior y los requerimientos de entrada de capitales para financiarlo. Es un problema de seguridad nacional lograr la auto suficiencia alimentaria en granos básicos que los gobiernos de todos colores han desatendido.

Dicha funcionaria también declaró que la inflación “tiene que ver con la demanda que se da”. El problema no es de demanda, pues ésta no ha crecido por los recortes presupuestales, por el desempleo y la creciente desigualdad del ingreso, sino la inflación es resultado a la incapacidad de la producción nacional para satisfacer la escasa demanda existente que se esta incorporando al mercado ante la disminución de los confinamientos. Es por ello, que se tiene que poner el énfasis en la necesidad de impulsar la producción nacional, como el desarrollo tecnológico.

Para evitar que siga disminuyendo la superficie cosechada (dado que en el primer semestre del año se redujo en 10.2%, con relación a igual periodo del año pasado), como para impulsar la producción agrícola, y evitar el impacto negativo que tienen las sequías en ello, el gobierno debe impulsar la construcción de presas para ampliar las tierras de cultivo y de riego, necesarias para tal objetivo. Ello demanda fuertes inversiones públicas, para lo cual se tiene que dejar de lado la política de austeridad fiscal, que tanto daño está causado al país. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ