Proyecto cultural y educativo en Sierra Hermosa: El Museo Comunitario y Club de Lectura y el Proyecto Educación y Cultura

Proyecto cultural y educativo en Sierra Hermosa:  El Museo Comunitario y Club de Lectura y el Proyecto Educación y Cultura
Representación de 'La venganza del chupacabras, Amor en el semi-desierto zacatecano', 2018. Foto de Wendy Cabrera Rubio.

La Gualdra 488 / In memoriam Juan Manuel de la Rosa [1945-2021]

 

 

El Proyecto cultural y educativo en Sierra Hermosa consta de dos núcleos: el Museo Comunitario de Arte Contemporáneo y el Club de Lectura y el Proyecto Educación y Cultura, localizado en el Trópico de Cáncer, en la ranchería de Sierra Hermosa (Villa de Cos, Zacatecas). Según señalan algunas fuentes, esta hacienda se fundó en el siglo XVIII cuando la familia Moncada, rama del Mayorazgo de Jaral de Berrio, recibió estas tierras y trasladó la Hacienda de Sierra Vieja a lo que se conoce como Sierra Hermosa. Durante la Revolución Mexicana la finca fue tomada y abandonada por sus dueños; sin embargo, los mismos sistemas laborales de explotación latifundista siguieron vigentes, a pesar de la reforma agraria. En la actualidad, Sierra Hermosa cuenta con una escasa población de alrededor de 250 personas, en su mayoría mujeres, ancianos y niños, esto debido a la migración.

El museo surgió como una pequeña biblioteca para los niños del lugar en el año 2000, a partir de la donación de 200 libros. La entrega de los ejemplares resultó en ese entonces una suerte de pequeña extensión de los clubes de lectura de la Ciudad de México que organizaba por aquellos años el poeta Alejandro Aura, por invitación del artista Juan Manuel de la Rosa, originario de Sierra Hermosa. La colección se ha ampliado con otros títulos (cerca de 10,000) en los 20 años de actividad, manteniendo un perfil dedicado a la literatura infantil, pues el club es utilizado como complemento a la educación rural que reciben los niños en la escuela Benito Juárez, donde se enseña preescolar, primaria y telesecundaria. Se han sumado talleres de textil, costura y carpintería, así como una sala de exhibición con una colección de obras pertenecientes a la comunidad y que funciona con un sistema de rotación y préstamo gratuito, tomando como referencia el funcionamiento de la biblioteca. El museo comunitario funciona con activaciones y mediaciones vinculadas a estos espacios del lugar y en las que participa toda la población. En el año 2017, comenzó un nuevo modelo de museología crítica a través de la propuesta de Natalia de la Rosa y una colaboración con Biquini Wax EPS. A partir de esta participación, se introdujeron nuevas herramientas metodológicas y producciones contemporáneas a este espacio. Con ello, se han fortalecido y abierto las posibilidades de desarrollo y se han vinculado otros poblados colindantes. De 2017 a 2019 el programa museológico recibió el Premio Cátedra William Bullock (MUAC) y las becas Fundación Jumex y Patronato Arte Contemporáneo. Para desarrollarse esta propuesta ha contado con el apoyo del taller textil, taller de costura, club de lectura, escuela rural Benito Juárez, Soledad Ramírez de la Rosa, Juvenal Noriega, Luis Lara, Gabriela Gamez, Yuri Ríos, Roxana Arellano Martínez, Manuela Eligio Quiroz, Mónica Botello Coronado y Blanca Estela Pinales.

En el año 2017, después de recibir el Premio William Bullock-FEMAM en museología crítica, convocado por el Museo Universitario Arte Contemporáneo, el Museo Comunitario y Club de Lectura comenzó una redefinición del espacio y su programa. En esta nueva etapa se buscó, a través de las herramientas de la geopolítica del conocimiento, los no-objetualismos, los estudios de género y la micro-historia, entender las formas de producción cultural y la realidad sensitivo-visual de la localidad y, con ello, realizar un cruce con el arte contemporáneo.

Este proceso fue coordinado por Natalia de la Rosa y Juvenal Noriega (campesino y director del museo comunitario) junto a Nika Chilewich, Daniel Aguilar Ruvalcaba y Cristóbal Gracia. Se invitó a los artistas John Bartle, Wendy Cabrera Rubio, Giacomo Castagnola, Miguel Fernández de Castro, Irak Morales, Israel Urmeer, Jorge Satorre, así como al antropólogo Sam Law, a realizar una serie de trabajos en Sierra Hermosa. Por tanto, el espacio de este museo en el desierto no lo configuran un par de edificios (una escuela, una colección o una sala de exhibición), sino en la serie redes y flujos (de afectividades, de imágenes, de objetos) que surgen en este contexto dado.

Entre los resultados del trabajo realizado durante este último año, puede destacarse que el club de lectura recibió más donaciones de libros y fue readaptado espacialmente (gracias a la labor de Giacomo Castagnola). Además, generó nuevas formas de relacionarse con las letras a partir de los “círculos de lectura”. Asimismo, todos los talleres vinculados al museo mantuvieron un diálogo constante con los artistas invitados. Se realizaron colaboraciones concretas (Fernández de Castro, Gracia, Morales) y se abrieron posibilidades de producción y estudio a futuro. Asimismo, a partir de las piezas realizadas en el marco del proyecto (como las producidas por Fernández de Castro, Urmeer y Cabrera Rubio), más las donaciones al recinto (un total de 28 obras), este museo ha consolidado su perfil como un museo de arte contemporáneo. En un contexto como el de Zacatecas, estado reconocido como un foco importante para para la producción cultural, la colección del Museo Comunitario de Sierra Hermosa destaca como un espacio que posibilita la reflexión y producción del arte actual en la zona norte del país (siendo uno de los objetivos a futuro, la creación de redes con otros espacios independientes en la región, con el fin de compartir herramientas y formas de trabajo). En retrospectiva, este museo comunitario puede entenderse como un lugar de configuración de lo social en diálogo con lo público y lo político, por medio de la generación de vínculos entre un equipo de trabajo y una población, que han dado como resultado creaciones concretas generadas por un intercambio de saberes y afectividades, lo cual ha permitido una nueva opción comunitaria. El programa de investigación, crítica y producción del museo comunitario de Sierra Hermosa se basa en las sesiones de estudio, donde se ha discutido ampliamente sobre la pertinencia de este proyecto y sobre el papel del arte contemporáneo en contextos tan aislados como el de Sierra Hermosa. Las estrategias de operación han ido modificándose poco a poco en el contexto de estas reflexiones. Ante el paternalismo, la centralización, el uso constante de la otredad por parte de sistema artístico, el extractivismo epistemológico, como uso de valor simbólico, se situó, en cambio, el acompañamiento, la construcción de memoria y la consolidación de afectividades, estrategias que salieron a flote a través de este apoyo a la investigación y producción. Hasta ahora, el modelo de este espacio corresponde a una crítica constante a la misma noción de “museo”, a la aplicación de diversas estrategias museológicas y a la necesidad de apertura del programa y la colección al espacio público, con el objetivo de entender la naturaleza de un poblado migrante.

 

En el último año, Juan Manuel de la Rosa propuso fomentar el acceso a la educación de calidad a los jóvenes del ejido Benito Juárez al que se le sigue llamando Sierra Hermosa y a los que viven en comunidades aledañas, así nació el proyecto de “Educación y cultura en Sierra Hermosa” coordinado por la M.C. Faviola Lara Cervantes, lo anterior es posible gracias al uso de la tecnología y a los programas de educación media superior que el gobierno federal tiene en marcha actualmente a través de la Prepa en línea SEP, usando escenarios múltiples soportados en entornos virtuales del aprendizaje, en plataformas educativas. El objetivo principal del proyecto de “Educación y cultural en Sierra Hermosa” es hacer posible el acceso a la educación superior de calidad para la comunidad desde el desierto con los programas educativos a distancia que ofrece el TecNM a través del Instituto Tecnológico de Saltillo. Hasta el momento son seis los jóvenes de Sierra Hermosa, Sarteneja y Pabellón de Dolores inscritos en la prepa, tres ya han iniciado el primer y segundo módulo, tres jóvenes más iniciarán el primer módulo el 2 de agosto del presente año.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ