Quién ganó, quién perdió

Quién ganó, quién perdió

Terminan los cómputos distritales y el debate sobre qué proyecto político triunfó continúa siendo estéril, la oposición grita por todos lados haber derrotado al Presidente Obrador en las urnas, alegan haber arrebatado una gran cantidad de curules a morena para frenar las reformas que el proyecto de la 4T impulse en el Congreso Federal. Por otro lado, morena presume un triunfo contundente, asegura haber obtenido una gran cantidad de curules y el Presidente presume un visible acuerdo con el PRI para sacar sus reformas sin ningún problema, como ya lo realizó en la Legislatura próxima a salir.

El análisis lo realiza cada uno manipulando la información de las cifras según la conveniencia, si bien la alianza “Junto hacemos Historia” logra obtener una gran cantidad de curules, se podría decir que una mayoría con 275 espacios en el Congreso Federal, 200 para morena (51 menos que en 2018), 33 del PT (13 menos que en 2018), ninguno del PES y 42 del PVEM (29 más que en 2018). Mientras que la oposición representada por la alianza “Va por México” y MC, obtienen un total de 225 curules.

Comparemos los números con la actual Legislatura, morena en la actual Legislatura cuenta con 251 diputados, PT con 46, PES 24 y 13 del Partido Verde que fue aliado de las reformas, el Presidente contó en sus primeros tres años con 334 legisladores para impulsar los cambios de la cuarta transformación, perdió entonces 59 curules, mientras que PAN, PRI, PRD y MC contaban con 78, 50, 8 y 27 legisladores respectivamente, siendo 163 legisladores opositores al proyecto de la 4T y 3 sin pertenecer a alguna bancada o partido político, para la próxima legislatura estarían teniendo 62 legisladores más que en el 2018.

Con éstos números es sencillo realizar el análisis sobre quién perdió y quién ganó más legisladores para el próximo Congreso Federal, la alianza Juntos Hacemos Historia parece haber perdido un buen porcentaje de seguidores, sin que ello se vea reflejado en el respaldo hacia el Presidente, la poca transparencia en los procesos internos de selección de candidatos, además de haber impulsado perfiles afines al priismo, resultó clave en los resultados del próximo congreso federal, sin embargo, el Presidente ha dado muestra de la capacidad para aliar con otras fuerzas políticas, el Priismo en San Lázaro jugará como aliado del proyecto que impulse el Presidente de la República, al menos así lo han señalado ambos bandos, no pierde López Obrador.

La oposición, por otro lado, obtiene algunos espacios, sin embargo, ello se debe a un gran porcentaje de ciudadanos que buscaron impulsar un equilibrio de poder en la máxima tribuna, sin otorgar todo el poder a un bando y no, a que la oposición lograra construir un verdadero proyecto de nación. La oposición vivió enfrascada 3 años en una guerra mediática con el Presidente, olvidando que los ciudadanos continuaron recibiendo los programas sociales, dejando de lado la construcción de perfiles y un proyecto que pudiera obtener la atención y respaldo de los ciudadanos, los mismos perfiles de siempre, fueron sus opciones a las candidaturas, su único proyecto es recuperar los beneficios perdidos.

Por otro lado, la coalición Juntos Hacemos Historia, obtuvo el triunfo en 12 Estados y en una gran cantidad de municipios y Congresos Locales, pero también perdieron la oportunidad de posicionarse en Estados importantes y bastiones de la oposición como Nuevo León y Querétaro, el voto en respaldo del Presidente continuó siendo determinante para muchos triunfos, el uso de programas sociales federales para beneficiar a los candidatos y la amenaza mediática de perderlos, así como la compra del voto y las grandes cantidades de dinero en las campañas lograron fortalecer el proyecto de la 4T en los Estados y municipios.

La coyuntura política que se vivirá en el segundo periodo del gobierno federal será, sin duda, de mucha polarización, las grandes reformas se aplicarán en dicho periodo y podemos prever que tanto la oposición como la 4T polarizarán aún más a la población. Es necesaria la autocrítica de todos los actores y proyectos políticos, la construcción real en torno a un proyecto colectivo y la formación política de los ciudadanos, los partidos políticos nos han quedado a deber, los grupos y actores también. Hasta el momento, quienes pierden son los mexicanos que se ven obligados a votar por la opción menos peor y en muchos casos por el que más les dio.

La 4T requiere formación ciudadana o quedará como un intento de cambio en el que se reforman las leyes pero no se impulsa un cambio profundo en el que se involucre a una ciudadanía informada y formada.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ