La otra polaca y el espejo

La otra polaca  y el espejo
Hoy día en todos los ámbitos de la mal llamada política lo único que importa es el ejercicio del poder ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

Hace una semana se mencionaron varios aspectos sobre los episodios que se van construyendo día a día en este devenir cotidiano del país y en el estado. La verdad es que se están jugando muchas cosas importantes que tienen que ver con la supervivencia del mundo y a los rústicos obstinados que se han apropiado de la vida política del país y que siguen ofreciendo los sempiternos espejitos y cuentas brillantes con que fueron seducidos los ancestros precolombinos cuando vieron hollado el territorio que dicen que se llama América y este de los rumbos que nos dan patria y que se llama México. E igual que entonces, hay unos a los que parece que les gusta que les vean la cara y otros que han patentado las formas y los fondos para hacer milagros nefastos con sus triquiñuelas y mantener fijo el rumbo hacia el atarantamiento global. El atarantamiento total.

En estos rumbos parece que prevalece la incongruencia en todos los ámbitos de la interacción social. La gente ha perdido mucho el rumbo, se ha olvidado el sentimiento de colectividad y la insultante postura narcisista de la mayoría las personas en todos los niveles, desde los vecinos incómodos y los transeúntes groseros hasta la muy selecta gente bonita y las estrellas de este argumento, los autoproclamados iluminados de la grilla a todos los niveles. Existen dos versiones diametralmente opuestas a la definición de esta población tan folclórica que compone y da vida a esta “profesión”. Parece que todo mundo se empeña en mostrar lo más pobre y vulgar del espíritu humano, por más que parezca un irreverente sarcasmo o un oxímoron.

Todo esto que se ha narrado podría mover a risa y decir que, bueno, es lo que hay, pero por desgracia, está en juego el futuro del mundo y cada uno de sus rincones y hoy día en todos los ámbitos de la mal llamada política, donde lo único que importa es el ejercicio del poder, lo cual no deja de ser un logro personal avalado por asuntos que nada tienen que ver con el beneficio colectivo. Como ha sido en las últimas décadas, y a lo largo de toda la triste historia de este país, lo único que importa es el logro personal, representado por la acumulación de capital. El poder por el poder para poder. La típica historia de la ley del más gandalla.

El futuro del país, para no meterse en broncas ajenas, está en las manos de la gente más primitiva y prosaica que alguna mente universal obscura hubiera designado para darle fluidez al desarrollo, a secas, de estos rumbos de miseria donde se han apoltronado los demonios del subdesarrollo. No hay esperanzas. La entrada al infierno de Dante es la mejor referencia que puede pensarse para lo que viene para este miserable estado; y no porque la tierra no dé para vivir dignamente, sino porque la administración tendenciosa que se ha dado a estos territorios desde la llegada de los codiciosos conquistadores que insisten en quedarse a succionar las entrañas y la superficie del estado.

No hay tendencias novedosas que hagan pensar, tímidamente, que las cosas puedan cambiar para bien. Se anquilosan las fuerzas políticas decadentes y no se ve la forma en que esto pueda cambiar. La añeja expresión de la polaca primigenia, que se refiere a la renovación de cuadros, es letra muerta y cuesta mucho trabajo aceptar que fuera de Macondo, perdón, Zacatecas City, no haya al menos un centenar de personas con el conocimiento y la capacidad para gobernar el estado. Después del paupérrimo espectáculo intelectual y de propuestas del mal llamado debate de candidatos -porque todos traían escritas las respuestas que les iban a preguntar, sospechosamente- poco podemos esperar para los próximos seis años. Citando a Rimbaud, “lo mas astuto es abandonar esta fortaleza donde la locura merodea para llevar de rehenes a estos miserables, yo entro en el verdadero reino de los hijos de Cam” (Arthur Rimbaud, Una temporada en el infierno). ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ