La Madre Tierra: el postcapitalismo o la (devastación de la) vida

La Madre Tierra: el postcapitalismo o la (devastación de la) vida

Cuando llegaron las primeras fotos de la tierra desde el espacio exterior, contuvimos la respiración y caímos en la cuenta de que era un organismo vivo. Y cuando supimos la investigación de la astrofísica, nos enteramos de que no se ha localizado vida en el espacio que se ha podido explorar en forma remota. Por tanto, tenemos la certeza de un verdadero milagro en este planeta que habitamos y tiene vida autoconsciente. Esta conciencia que nació después de eventos extraordinarios como el viaje a la luna que referimos, ya existía en algunas de las culturas antiguas que habitaban estas tierras antes de la llegada de Occidente. Testimonio de eso, está la carta que el jefe Seattle dirige ‘al jefe de Washington’ durante la conquista inglesa en el norte de América cuando este quiso comprar sus bosques, a lo cual el jefe indio respondió: ‘no entiendo cómo pueden venderse los ríos y la madre tierra’.

El diagnóstico contemporáneo de las causas del cambio climático y la destrucción ecológica del planeta se origina en un proyecto civilizatorio que concibe a la naturaleza ‘como una cosa que se puede convertir en mercancía’. Así las cosas, la presencia de humanos del neolítico al siglo 18 no hizo daño al planeta, y cuando se dispara el desarrollo de la modernidad capitalista el planeta resiente los efectos destructivos. En pocas décadas la destrucción avanza lo que duró intocado por milenios. El informe llamado “los límites del crecimiento” por el Club de Roma, en 1972 (y actualizado hace poco), concluye algo contundente: es incompatible el modelo de acumulación capitalista y la preservación ecológica del planeta. Y los escenarios proyectados a 2050, con la misma tendencia a la actual, son (literalmente) apocalípticas. En otras palabras: o cambiamos de modelo económico o desaparecemos. Así de crudo es el diagnóstico.

Por ese motivo, el fraseo de los pueblos originarios alrededor de la ‘madre tierra’ es más que pertinente, relevante y realísimo. Relevar el actual proyecto civilizatorio implica poner ‘fin al imperio cognitivo de la modernidad’. No hablamos de cambio de régimen político, sino de cambio de proyecto civilizatorio: una cosa tremenda. Lo cual significa que es posible que no ocurra tal cosa, luego entonces la desaparición de la especie humana es igualmente posible.

¿Han escuchado al presidente de Brasil, al anterior de EEUU, al partido Vox de España o las derechas francesas o alemanas? ¡Niegan la realidad del cambio climático! Las derechas cavernarias tienen alergia a la ciencia y no tienen ningún interés sobre los temas ambientales, los cuales reducen a programas de reforestación o de usar agua con cubetas. Trivialización. No entienden que no entienden. En suma, festejar a la madre tierra ahora mismos es comprometerse con políticas postcapitalistas y reconocer la dimensión sagrada de la naturaleza o el milagro de la vida. La obligada pregunta final, ¿México (y su gobierno) cómo reacciona al cambio climático?

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ