Sequía de propuestas en las campañas: vienen gobiernos marchitos

Sequía de propuestas en las campañas: vienen gobiernos marchitos

Hasta ahora, las campañas son una basura. Grupos de interés detrás de los recursos públicos sin saber qué harán en el poder. Repiten los acostumbrados lugares comunes vacíos, huecos, vanos, frívolos y superficiales. Marketing que ni estrategia de imagen tienen, menos sustancia de interés público.

¿Qué harán para resolver el tema del déficit crónico de agua en la zona metropolitana? No sabemos. ¿Pensarán en reactivar el proyecto de Milpillas o afectarán la agricultura o danzarán con una escoba? No sabemos. Dicen que “apoyaremos al pueblo”, “atenderemos las necesidades de la gente”, “acabaremos la corrupción”. Lo cual es lo mismo que no decir nada. En cuanto a la incorporación de los jóvenes con la delincuencia organizada, ¿que han dicho? “hay que ir a las causas” “crearemos empleo” “promoveremos los valores”. Es decir, ni idea tienen qué hacer. Mejores presupuestos y más gestión: ¡gran idea!

La economía está estancada y los empleos son precarios. Propuesta: “crear más y mejores empleos”. ¡Perfecto! Aunque hay ocasiones que se refinan: “habrá más créditos y se promoverá la cultura del emprendimiento”. ¡Yeaaa: ahí está la solución! Que la participación ciudadana está destejida, y pues ayer se escucho la mejor de las propuestas: “se regresará a la educación del civismo en las escuelas y el cultivo de los valores”. ¡Estamos del otro lado! Las escuelas secundarias están estancadas en los indicadores de calidad, lo cual es esencial en toda la trayectoria académica de los estudiantes y determina el futuro de la educación en el estado. ¿cuál es la propuesta?: silencio.

En suma, podemos advertir que las campañas no aportan soluciones a los problemas del estado de Zacatecas. Pero sí observamos cantantes gritando vulgaridades en un mitin de un candidato puntero que habla de una Cuarta Transformación que nadie sabe qué es eso. Como si alguien se sube al cerro de La Bufa y dice en un megáfono, “¡queremos cambiar!”. Es un mensaje vacío, vacuo y hueco. Las conversaciones electorales en los vertederos de café giran en torno a encuestas, grupos cooptados, cambios de militancia, cálculos de regidurías y diputaciones plurinominales. ¿Y los problemas públicos? ¡En el olvido! No escuchamos cosas como la siguiente: “¿te fijaste que propone cambiar el sistema de producción de gran escala de granos por uno de soberanía alimentaria de poca escala de producción y alta diversidad de productos? Nada de algo así, todo se reduce a grillas de especulación política en un casino de puestos y curules.

Campañas de este tipo auguran gobiernos y legislaturas de mala calidad. Campañas vacías y demagógicas vaticinan gobiernos inútiles y sin resultados. Hay una estrecha relación entre las formas de las campañas y la integración de los gobiernos. Y por parte de las autoridades electorales las cosas no marchas tampoco bien: los debates no llegan y los formatos que proponen no representan posibilidad alguna de debate alguno. Seguimos en sequía.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ