De cuotas y cuates

De cuotas y cuates

Parece ser menester pertenecer a los cuates para ser postulado en alguna candidatura, pero cuando eso no basta, hay que también ser cuota.

Por sus características esto es más notorio en el ámbito legislativo, porque la ley es clara en la obligación de postular de forma alternada a hombres y a mujeres, y dejar además espacios a minorías por las acciones afirmativas.

Así que a la compleja labor de equilibrista entre los intereses encontrados hay que agregar la dificultad de distribuir los espacios con quienes son parte de Los pueblos originarios, de los colectivos LGBT+ o bien son jóvenes, o tienen una condición de discapacidad.

Con el tiempo esto se podría complejizar aún más, porque sin demérito alguno de los grupos ya representados, es innegable que quedan otros excluidos que podrían en algún momento luchar por ser considerados.

Ojalá esto significara una conexión lineal con el “empoderamiento” de esas minorías y por tanto un avance inequívoco hacia la mejoría en su bienestar y calidad de vida.

Pero no es así de sencillo.

Nada menos ahora que las cuotas de género han obligado a postular cuando menos a la mitad de las candidaturas a mujeres, hemos visto en innumerables casos, aunque desde luego no en todos, la llegada no ya de mujeres activistas que luchen por los derechos de sus congéneres, ni siquiera a quienes tienen trabajo político, y participan de la lucha social aunque no sea específicamente concentradas en la defensa de los derechos de la mujer, y menos aún en sus postulados más polémicos como el derecho a decidir.

No, con frecuencia las cuotas de género se cumplen con mujeres que obedecen a la misma estructura patriarcal que las cuotas buscaban combatir, pues son colocadas ahí justamente por su relación con alguna figura masculina.

No ocurre esto en todos los casos. Por ejemplo, pese a su relación conyugal nadie podría argumentar que la importancia política de Hillary Clinton deviene de su situación marital.

Pero sí ocurre, y negarlo no hace bien a la causa de las mujeres, sino al contrario.

No son pocos los espacios resguardados para mujeres, que son cubiertos por algunas de quienes no tienen más mérito que ser de la conveniencia de algún hombre de poder de su cercanía, repitiendo el modelo falocéntrico que se supone se combate.

En un estado como Zacatecas no es difícil hacer el recuento de hijas, cuñadas, hermanas, parejas formales y muy abundantemente informales de los hombres de autoridad, que están postuladas sin tener en su historia de vida actividad política previa.

Pasa también en el sentido inverso, el asunto es que aún la concentración de poder es tan dispareja entre los géneros, que naturalmente son menos los casos de mujeres que nepotismo colocan a hombres

La normatividad en materia de violencia política de género no abona a la solución de ello, sino al contrario. Paradójicamente no atiende está problemática pero sí sanciona su visibilización.

Lo más lamentable es que muchas de estas mujeres al ser encumbradas por el patriarca obedecerán también su agenda, y no hay ninguna garantía de que arriben al poder a hacer propia la temática fundamental de su condición de género que les valió llegar a ese encargo.

En esto podrían caer también las candidaturas postuladas como parte de las acciones afirmativas.

El mejor ejemplo de ello es lo ocurrido con los espacios para la diversidad sexual.

Difiero con quienes presionan para que quienes ocupan esos espacios hagan visible su orientación sexual o su condición de identidad como justificación necesaria para garantizar ser merecedores de dichas oportunidades.

Me parece más importante que demuestre ello no ya con su situación individual, sino con su compromiso público por atender las grandes problemáticas que aquejan esa comunidad.

Si tal compromiso no existe, ser parte de las cuotas tiene el mismo objetivo político que el de ser parte de los cuates: el reparto de un botín.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ