Inseguridad en Zacatecas

Inseguridad en Zacatecas

Menuda tarea la de enderezar el barco y llevarlo a buen puerto, la que le tocará al próximo gobernador. En cualquier materia que analicemos, Zacatecas está al borde del colapso. Desde 2010, año en que llegó a la primer magistratura estatal Miguel Alonso, los índices se vinieron en picada, con Alejandro Tello no se pudieron recuperar (los índices), pero hay una diferencia abismal entre uno y otro gobierno, entre uno y otro gobernador, y es justamente que la caída con Alonso al frente fue premeditada y alevosa, con ganas de desfalcar al erario, pues y con Tello una serie de circunstancias internas y nacionales hizo imposible mejorar los indicadores. Sin embrago hubo cosas buenas, se le abonó a la grandísima deuda producto del atraco del sexenio pasado y se mantuvo cierta estabilidad y sobre todo contención económica y de la deuda a corto y largo plazo.

Sin embrago, la pata de la que cojea el gobierno es sin lugar a duda, la seguridad pública, está hecho un cementerio el estado, un campo de batalla la calle y la sociedad ya acostumbrada a la violencia observa los ríos de sangre, levantones, extorsiones, secuestros y robos de baja calaña, con temor, pero con cierto desprecio, como viendo ajeno el problema y lejano, cuando en realidad a todos nos pisa los talones el crimen y el olor a sangre lo percibimos todos.

Dicen que mal de muchos, consuelo de tontos, pero si de algo sirve es pertinente saber que casi todo el país juega la misma suerte, hace poco el gobierno norteamericano señaló que el 30 % del territorio nacional, estaba dominado por el crimen, y la realidad es que no es descabellado, hay lugares, muchos lugares y grandes extensiones del territorio donde la mano del Estado mexicano no llega, la ley es letra muerte y las corporaciones de seguridad pública se integran por los mismos delincuentes que en su tiempo libre son sicarios. Cuando se habla de que mas de un cuarto del territorio nacional está en manos de delincuentes, se refiere a todo, es decir, es un pedazo de México que tiene un narco gobierno y una economía narcotizada. Pero bueno, la realidad es que poco importa la culpa, importa la solución y esa es en conjunto y de la mano, los tres órdenes de gobierno deben poner de su parte para acabar con el flagelo principal de la sociedad.

Zacatecas pasa por la peor crisis de seguridad de su historia, los niveles de violencia están desbordados, el territorio está dividido y disputado por cárteles de la droga, células o secesiones y por bandas de poca monta que igual contribuyen al caos. Las corporaciones policiacas poco hacen o poco les dejan hacer y en el peor de los casos hay contubernio con los criminales. Hace unas semanas, el presidente de la República vino a Zacatecas a una gira de trabajo, en la que se comprometió a mandar más elementos de la guardia nacional para salvaguardarnos, sin embargo, no estoy seguro de que la solución se encuentre en la fórmula de que, incrementando el número de efectivos, baje el índice delictivo. Creo, con sinceridad que el problema es más complejo:

La sociedad está pasando por un mal momento, está deshecha, descompuesta, en crisis de valores desde hace algunos años y poco ayuda la situación económica del estado y del país, como para hacer un contrapeso a las dificultades por las que pasa la célula primordial de la sociedad, que es la familia. Hay un desgajamiento del tejido social que da al traste y seguirá dando, a cualquier esfuerzo que se haga en materia de seguridad, mientras no comencemos a generar las condiciones para reconstruir el modelo inicial de nuestra sociedad. No me alcanzaría el espacio para hablar de la compleja estructura familiar mexicana, pero puedo decir con certeza que es indispensable comenzar a entenderla con todas sus variantes, desde la familia tradicional, la unipersonal y la diversa, además de cualquier concepción que se tenga de familia moderna, todas cuentan, todas suman o restan, dependiendo el caso, por eso son fundamentales. También creo, sin temor a equivocarme, que el papel de la mujer es indispensable para casi cualquier modelo, en nuestra sociedad el matriarcado es más fuerte que el patriarcado, pero son las propias mujeres tradicionales, las que crean hijos machistas que descomponen el esquema. Sin embargo, si la mujer tiene las condiciones para su desarrollo integral desde la niñez, es muy probable que tengamos familias sanas en nuestra sociedad, pero para esto hay que cuidar a nuestras niñas desde su concepción y para siempre, pero comencemos cuidándolas por lo menos hasta su emancipación. Los esfuerzos de los gobiernos deben garantizar el desarrollo de nuestros niños y jóvenes, esos que algún momento serán los pilares de una familia.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ