Desde Oaxaca

Desde Oaxaca
Foto de Judith Romero.

Editorial Gualdreño 472

 

Imágenes en Oaxaca, arte, política y memoria, libro de Abraham Nahón, nos dice ya desde el título el cúmulo de información que en él encontraremos. Cuando pensamos en Oaxaca viene a mi mente inmediatamente la referencia de la imagen, de lo visual, de lo mucho que representa esta entidad en la historia del arte de nuestro país. Hablar de Oaxaca es hablar de arte y de la gran cantidad y calidad de sus artistas; me refiero no solo a sus pintores, sino también a aquellos que hacen gráfica, a los fotógrafos, a quienes realizan arte urbano, incluso a sus artesanos… a todos aquellos que han contribuido a que la tradición persista.

Nahón nos presenta un texto potente de historia social del arte y entrelaza y combina en este entramado de hechos, situaciones sociales, política y arte, conceptos de historia cultural de su estado. Su mirada crítica nos plantea un aquí y ahora que tiene que ver con el pasado, con la memoria. El autor realiza no solo una labor de interpretación de documentos y datos históricos, sino que va más allá: trata de encontrar en el lenguaje de los creadores y en sus acciones una reconfiguración de su historia que ayuda a explicar el estado actual de lo artístico y lo político en su entidad y de cómo estos dos conceptos se van entrelazando.

Qué importante es que desde provincia se estén realizando este tipo de documentos; acostumbrados como estábamos a que estas investigaciones mayoritariamente se dieran desde el centro a la periferia del país, la difusión de estas es también una llamada de atención que nos motiva a ver, a indagar y a comprender lo que en todo México se está gestando en materia de arte, política y memoria y cómo es que todo esto impacta en los procesos de cambio, transformación y adaptación de lo social en esta nueva realidad.

Hoy podemos afirmar que el interés por documentar lo que se hace en los distintos estados de la república se va acrecentando; es decir, toca ahora a los académicos encontrar las vías para organizar una serie de investigaciones que contribuyan a la preservación de la memoria y al conocimiento de nuestra historia desde distintos puntos del territorio nacional.

En el caso concreto de Oaxaca, dice Abraham Nahón que su complejidad sociocutural la ha convertido en un “territorio fértil para el surgimiento de mitos, fantasías y estereotipos que insisten en trivializar su historia profusa, avivada por una realidad heterogénea y contradictoria”. Agregaría que en cierto sentido, todo México es un territorio fértil para que estos mitos surjan y prevalezcan en el imaginario colectivo. ¿De qué manera hacemos para develar esos datos que nos ayuden a acabar con esa visión simplificada desde una perspectiva centralista? Precisamente con trabajos como este.

En Imágenes en Oaxaca, arte, política y memoria, se nos plantea primero un panorama de la cultura y las artes visuales en Oaxaca, en unos de sus capítulos aborda el tema de la “institucionalización y sacralización del mercado del arte” y nos habla, por ejemplo, del indígena oaxaqueño Miguel Cabrera nacido en 1695 y al que se refiere como “uno de los pintores más fecundos de su tiempo y más admirado”; no pude dejar de recordar que obras de este pintor son también exhibidas en el Museo de Guadalupe, en Zacatecas, dedicado al arte virreinal. Las pinturas de Cabrera son uno de los principales tesoros de este museo en Guadalupe… establecer esos vínculos entre los estados en la conformación de sus respectivos órdenes culturales, encuentran en investigaciones como esta el génesis de otras más en las que se establezca cuáles fueron las relaciones entres los pintores, los gestores y las instituciones de la época de diferentes estados.

De particular interés para mí resultó también la parte en la que se aborda en el texto el cómo “la práctica artística estética de algunos artistas ha evidenciado las contradicciones de un campo artístico atravesado por los intereses de una práctica capitalista” y aquí cito nuevamente a Abraham cuando afirma que en Oaxaca “la escasez del pensamiento crítico en el campo artístico está vinculada al dominio de la visión mercantil”. Esto da para un análisis más global que nos ayude a entender cómo es que funcionan los mercados de arte, los mecenazgos -si acaso los hay todavía- y el papel de las instituciones en la promoción o la no promoción de lo que se produce en los estados. Y es que ¿cómo pretendemos que se generen políticas públicas eficientes en materia de arte y cultura si no consideramos a nuestro país como uno en el que encontramos muchas coincidencias en sus distintas regiones, pero más divergencias y necesidades de las que imaginamos? Mi felicitación para Abraham Nahón y mi recomendación absoluta para que adquieran este libro.

Que disfrute su lectura.

 

 

* Nahón, Abraham, Imágenes en Oaxaca, arte, política y memoria, Segunda Edición, UABJO-BUAP, Oaxaca, 2020.

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ